Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 21 de Noviembre 2017

Ideas

Ideas |

Spectre

Spectre

Spectre

Las crisis emocionales que presenta frecuentemente mi hija Martita, por su condición de  discapacidad, es uno de los retos sofocantes que la han perseguido los últimos diez años, crisis en las que evidentemente se ven afectivamente involucrados su mamá y su papa, que por cierto soy yo. Son muchos los tratamientos médicos y no médicos que se le han practicado a fin de aliviar estos dolorosos y sufrientes periodos, pocos han dado resultado y este resultado ha sido siempre parcial. Recientemente su maestra de danza nos recomendó un tratamiento “sui generis” por estar sustentado en LA MÚSICA, ese inigualable arte de combinar los sonidos para producir armonías. Apropiado el nombre “spectre” ya que para Martita, la escucha de esa música quizás le produzca imágenes ir (reales), un espectro de cualidad fantástica.

El programa “spectre” ha hecho una cuidadosa selección de conciertos de piano de cuatro verdaderos genios, curiosamente cada uno de ellos, de diferentes nacionalidades: El alemán BACH (1685-1750) el austriaco MOZART (1756-1791) el polaco CHOPIN (1810-1849) y el italiano VIVALDI (1678-1741). Consta de quinientas sesiones diarias de quince minutos cada una en las que progresivamente se van escuchando los conciertos.

Se afirma que la música, en este caso y así diseñada, estimula las células del sistema nervioso —neuronas— de tal manera que impulsa el lenguaje y la motricidad y los  sentidos en general. No se trata de un nuevo descubrimiento en cuanto al beneficio de escuchar música sino de la combinación apropiada que garantice la estimulación ya señalada. Hasta ahora Martita ha respondido muy bien a este gozoso ejercicio.

La condición de discapacidad intelectual de mi hijita representa un misterio insondable en cuanto a la percepción que tiene del mundo que la rodea, sin embargo y sin tener pruebas científicas estoy cierto que su naturaleza espiritual es única, de ahí la notable reacción positiva a una manifestación que sensibiliza el espíritu como es la música. Tal vez en Martita se genere la aspiración de estos genios musicales, a la manera de Unamuno,  consistente en la utopía de una plenitud inmortal.

Quiero pensar que en cada sesión musical mi hija genera espacios etéreos donde habitan las almas que en la tierra fueron mensajeros de paz, de caridad y de inclusión. Cuando subrepticiamente  la miro extasiada en sus sesiones musicales la imagino como un ser mágico lleno de partículas misteriosas de amor, de un amor muy parecido al que nos convoca Dios hacia el prójimo, sobre todo al prójimo en desamparo.

¿“Spectre” curara a Martita?, rotundamente NO, simplemente porque mi hija no esta enferma, su naturaleza es diferente, es una naturaleza que ilustra la gloria, mezcla de sabiduría no visible pero presente.

El que esto escribe se ha deleitado con “spectre” y compruebo que la ciencia apoyada en la maravillosa música de cuatro grandes genios se ha convertido en una soflama purificadora, escuchar cada sesión es una experiencia de conmoción, de emoción, de sorpresa, persuade y la mismo tiempo asombra, inerva la inspiración que conduce a una especial forma de paz….que maravilla. Que maravilla que después de tantos años, estos grandes genios de la música se hayan instalado en la mente de mi hijita; un “laus deo” como un eterno agradecimiento.

Lee También

Comentarios