Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 23 de Noviembre 2017

Ideas

Ideas |

Si yo tuviera 30

Si yo tuviera 30

Si yo tuviera 30

Reto e interrogación rodean la mentalidad humana en torno al tiempo y el tránsito que todos ejercemos con particular aprecio, desperdicio, aprovechamiento o inutilidad. Esta es la esencia del tema en tono de comedia.

La narración fílmica ubica a la niña de 13 años, Jenna Rink, sola y soñando en dar sentido a su innata vocación hacia música y el baile de moda en la segunda mitad del Siglo XX. Su procedimiento es intransigente, aún hacia su amigo de similar edad quien sucumbe al desprecio y sólo el paso de 17 años producirá cambio.

Como te veo me vi, apunta una frase popular generando lección de vida. Para Jenna sorprende su imagen reproducida en el espejo, la de una mujer en plenitud, pero carente de un sentido productivo que ahora busca en aquel jovencito de la infancia convertido en adulto próximo a contraer nupcias y con ello perder. (Quedan en el vacío fantasioso los 17 años transcurridos).

La conversión física de la niña adolescente en mujer es evidente, pero no así su mentalidad aferrada a los principios de Terpsícore, diosa de la danza, a través de los cuales intenta rescatar los sentimientos de amistados diluidas y al menos disminuidas, en el cercano lapso a dos décadas.

El fondo de esta comedia intrascendente reclama al aprecio por el tiempo con la adecuada transformación de cuerpo y mente que darán sentido a la vida en el adulto en su contemporaneidad y el entorno. El tiempo es irreversible y con él las huellas, no necesariamente fatales, pero imprescindibles para los individuos, que sin distinción sexual, señala irrenunciables senderos con sus propias bondades, atracciones y cambios que darán sentido en el destino individual. Finalmente, cada quien moldea su vida.

Dios nos guarde de la discordia.

Lee También

Comentarios