Martes, 21 de Mayo 2024

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Se construyen leyes al mejor postor

Por: Vicente Bello

El Ejecutivo Federal entregó ayer a la Cámara de Diputados su propuesta de leyes secundarias en materia de competencia económica. Es la primera de 85 iniciativas de normas secundarias que, han presumido los priistas, aprobarán durante el periodo ordinario en curso, al que, por cierto, cada día se le reduce más el tiempo porque deberá concluir el 30 de abril y casi ha concluido el primer tercio.

A las otras iniciativas, pendientes de su llegada a cualesquiera de las dos Cámaras del Congreso General,  en realidad ya las han estado revisando; pero no en los territorios del Poder Legislativo, como mandata la Constitución, sino en sitios no conocidos todavía, adonde, en conciliábulos, son revisadas y decían ayer que hasta desflemadas por la gente del PRI que comandan Emilio Gamboa Patrón en el Senado y Manlio Fabio Beltrones en la Cámara de Diputados.

A tales conciliábulos —entendidos éstos como reuniones ocultas, oscuras, entre personas que no tendrían por qué decidir sobre las leyes, por la sencilla razón de que no son miembros del Poder Legislativo— estarían llegando, además de uno o dos legisladores priistas, funcionarios del gobierno de Enrique Peña Nieto y representantes de poderes fácticos que tienen un gran interés en los cuatro grandes temas que el Congreso mexicano tocará en sus procesos legislativos de las ochenta y tantas leyes secundarias. Las leyes secundarias en la materia energética, en la materia de telecomunicaciones, en la político-electoral y en ésta de la competencia económica.

Esto de las reuniones secretas no es una novedad. El mismo Manlio Fabio Beltrones admitió que existen.  Y, de acuerdo con su parecer, son legales;  aunque ilegítimas y desprovistas de toda ética, según opositores como Ricardo Monreal Ávila.

La tremenda tardanza en la entrega, por parte de Enrique Peña Nieto de las iniciativas de leyes secundarias, tiene como propósito partirle el eje al proceso legislativo, y retorcerlo de tal modo que los diputados y senadores de la oposición no puedan incidir en los dictámenes más allá de lo que al PRI, a Peña Nieto y a esos poderes fácticos conviene.

Al final de cuentas, el PRI se atiene a que en ambas cámaras tiene la mayoría absoluta suficiente (251 diputados federales como mínimo y 65 senadores) para aprobar cualquier ley secundaria. Entre el PRI, el PVEM y el recién incorporado Panal a la órbita priista fácilmente les sobran votos para aprobar lo que quieran y como quieran.

Diputados y senadores del PAN se quejaban ayer  de la tardanza de la llegada de las leyes de marras. Y advertían, en voz de Jorge Luis Preciado Rodríguez, que un motivo del frenado de las iniciativas es el reclamo que hace la iniciativa privada al gobierno por las leyes secundarias. Y es hora en que el Ejecutivo Federal y un sector empresarial muy poderoso están chocando.

El diputado Ricardo Monreal les latigueó el lomo ayer mismo, cuando dijo: “El señor Preciado tiene un arrepentimiento tardío porque la afectación ya se hizo con la privatización de PEMEX y la modificación constitucional al 25, 26, 27 y 28 constitucionales, con la reforma hacendaria y otras leyes que han afectado al país, le han afectado a otros sectores. Entonces, el que achiquen las leyes o el contenido de las mismas no implica que el daño se resarza, el daño está causado por este afán de pillaje y saqueo contra el país, contra la nación, y hoy Obama viene a brindar de plácemes por la entrega anticipada del patrimonio nacional. Viene a felicitar a todos estos vende patrias por este acto indigno que cometieron en perjuicio de su patria”.

Preciado se refería a las leyes fiscales que el PRI reformó con apoyo del PRD, atacado estos días por un ataque de amnesia y cinismo. De súbito recordó que se dice partido de izquierda, cuando la reforma aquella, en la que crearon nuevos impuestos y aumentaron otros, se transfiguró en el paso telegrafiado para recalar, semanas después, en la reforma energética, para cuya aprobación el PRI fue auxiliado por el PAN.

Quienes argumentaron contra la privatización energética, han dicho hasta el cansancio que México dejará de percibir ingresos petroleros por unos 650 mil millones  pesos anuales; la utilidad equivalente a la renta que percibirán ahora las compañías petroleras trasnacionales que han comenzado a llegar. Y señal de que ya vienen ha sido la visita oronda del presidente estadounidense Barack Obama y el primer ministro canadiense Stephen Harper, en Toluca, adonde los ha recibido Enrique Peña Nieto.

Por la tarde, se supo en el Congreso lo que en Toluca hubo dicho Obama, a propósito de las reformas: tildó de “prometedoras” las reformas del primer año de Gobierno de Peña, entre las cuales está, obviamente, la energética.

En San Lázaro, Monreal dijo al respecto: “Es una postración indigna” de Peña ante Obama, quien ha venido “solamente a confirmar la entrega del patrimonio nacional y a festejar el que el PRI y el PAN hayan sucumbido a sus caprichos de tener energía barata privándole del patrimonio nacional a los mexicanos”.
 

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones