Lunes, 15 de Julio 2024

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Romeo Anaya y Mandela

Por: El Informador

Por: Emilio Fernando Alonso

Gracias a su gran pegada el chiapaneco Romeo Anaya, se abrió paso en el boxeo y en Enero de 1973 fue a Panamá a disputarle el campeonato mundial de peso gallo a Enrique “Maravilla” Pinder.

Ante un repleto Gimnasio “Nuevo Panamá, miles de enfervorizados panameños, vieron como en el tercer asalto, los potentes ganchos de zurda del mexicano mandaban a  dormir a su compatriota, para arrebatarle en su feudo, el cetro mundial, logrando así el “lacandón,” una de las grandes sorpresas del boxeo, pues “Maravilla” Pinder estaba considerado como un sólido y buen campeón, con un boxeo elegante y era gran favorito para vencer al modesto Púgil mexicano, quien sin embargo confiaba en su gran pegada y corazón guerrero.

Pronto vino la revancha, unos meses después, en Los Angeles, California, Romeo Anaya volvió a noquear al panameño en el tercer round  y todo quedó listo para que viajara a Johannesburgo, Sudáfrica a enfrentar al local Arnold Taylor, un peleador blanco, que no contaba con las simpatías de la minoría  negra de su país. Fue en ese viaje que Romeo Anaya se encontró y pudo platicar un buen rato con Nelson Mandela (Madiba), líder moral de los desposeídos y la minoría negra en su país, quién había luchado contra la segregación racial. Ese detalle hizo que a la hora del combate, los sudafricanos negros  apoyaran en su mayoría al mexicano, quien gracias a su poderosa pegada había cortado de una ceja a Taylor. Quién no obstante el gran tajo sufrido con un potente volado de zurda del “lacandón” se batía con valentía en pos del cetro mundial gallo en poder del chiapaneco.

La pelea avanzó, y para ese entonces las peleas todavía duraban 15 asaltos cuando se disputaba un título mundial. Lejos estaba aún la modificación de hacer esos combates a 12 rounds, que introdujo José  Sulaimán, recientemente fallecido  y quien fuera por 39 años, Presidente del CMB (Consejo Mundial de Boxeo).

En el onceavo asalto Anaya prendió con uno de sus poderosos ganchos de zurda al sudafricano, quien cayó a la lona visiblemente lastimado, pero un conteo descaradamente lento y la campana lo salvaron del nocaut. En cualquier otro país el corte enorme que tenía Taylor en una ceja, hubieran provocado la detención de la pelea, y el triunfo por nocaut técnico del mexicano, quien por el contrario, pese a su fuerza  y  en casa de Nelson Mandela, defensor de las minorías, fue a perder  su campeonato mundial, cuando en el round 14 Taylor lo prendió cuando entraba buscando atacarlo, con una potente y letal derecha, para vencerlo por nocaut. Título mundial que tiempo después Taylor perdería con el surcoreano, Soo- Hwang Hong, quien a su vez fue noqueado por  Alfonso Zamora en Seúl, recuperando para México, el campeonato Mundial Gallo, que por años sería propiedad azteca.

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones