Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 21 de Octubre 2019
Ideas |

Recetas para tragar la Independencia

Por: Diego Petersen

Recetas para tragar la Independencia

Recetas para tragar la Independencia

Además de la alegría del día de asueto, lo héroes de la Patria nos heredaron, quizá sin querer, otras alegrías casi tan importantes como la Independencia: comida y bebida. Y no porque hagamos menos la Independencia, que debe ser importantísima, aunque cada día nos quede menos claro qué es eso de ser independientes y por qué cada vez que un político sale a defenderla acto seguido nos meten un gol en contra, normalmente con nombre de “reforma”. ¿La pregunta obligada es entonces con qué se come y con qué se traga la independencia? He aquí algunas recomendaciones.

Lo obvio y más rico son los chiles en nogada. Este platillo que, dice la leyenda, inventaron las madres agustinas del convento de Santa Mónica para festejar a don Agustín de Iturbide, (que no es el padre de la patria sino la madre, porque realmente él la parió) lleva los colores de la bandera. El problema es conseguir las nueces de castilla frescas para que la nogada quede realmente blanca, pues en general la encontramos hecha con nuez madura que tiende a ser un color más cafesoso. Y si de casualidad encuentra las nueces de castilla frescas el problema será pelarlas, pues meterle la uña a esas bellotas es un verdadero sacrificio sólo apto para monjas de encierro (la receta original de nogada lleva sólo nuez, queso fresco, azúcar, jerez y leche apenas suficiente para rebajar). La granada de preferencia dulce y en vasito, porque es una lata desgranarla, y el perejil sólo para completar los colores de la bandera.

Otro platillo totalmente tricolor es el pozole. Ya dijeron los ingleses de Top Gear lo que los extranjeros imaginan cuando ven un plato de pozole, y no lo vamos a repetir para no cortar el hambre de nadie. Pero un buen plato de pozole tiene que ir coronado de harto pasto, sea col o lechuga, ahora sí que depende la región, rábano y cebolla, lo cual completa la mezcla tricolor. Todo platillo coronado por lechuga y rábano (que es como la mitad de la comida mexicana, dijo otro extranjero) califica para el día de la Independencia.

En cuestión de bebidas la cosa es más simple: para festejar a la patria no hay como el tequila o el mezcal y que para la ocasión deberán de ser blancos. Los chilangos inventaron que el tequila se acompaña con limón y gestos como de Tin Tan (cuando uno los ve tomar tequila en una película juraría que lo hacen por penitencia); los tapatíos decidimos que es con sangrita. Para no pelearnos y por ser día de la Independencia, lo mejor es tomarlo a manera de bandera: un caballito de limón, uno de tequila o mezcal blanco y uno de sangrita (el Melox va de postre). Eso sí, que por favor alguien les explique a los barmen de este país que el rojo de la sangrita no es ni jugo de tomate ni salsa tabasco, sino granadina, un menjurje horroroso que se consume por estos lares pero que, combinado con jugo de limón, jugo de naranja y chile hace la famosa sangrita de La Viuda.
 

Lee También

Comentarios