Lunes, 22 de Julio 2024

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Prudencia y condescendencia

Por: Carlos Cortés

Prudencia y condescendencia

Prudencia y condescendencia

El tránsito por la era industrial hacia la tecnológica vale, por no decir exige, seria reflexión para vivir  sus consecuencias: la simplificación aunada a la precisión afecta sin excepción a quienes habitamos el Planeta.

Lo irónico es la aparente comprensión  por parte de los infantes con significativo contraste por los adultos. En los primeros surge la exasperación, mientras a los mayores aún no alcanza la humildad para darle justo valor al  conocimiento; puesto que es el conocimiento el impulsor imprescindible para operar y disfrutar de instrumentos emergentes e imprescindibles desde los años noventa a la mañana de este día, puesto que para la tarde habrá surgido algún sustituto con elementos adicionales y aplicaciones que para unos son facilidad de acceso al mundo contemporáneo sin fronteras y para otros desafío de comprensión.

Seguramente algunos hemos hecho tales consideraciones al respecto, pero pocos habrán encontrado la prodigiosa fusión de experiencia y conducta portadora de beneficio sinérgico con las nuevas generaciones jóvenes, infantiles, con aquellas pasadas súbitamente convertidas en seniles con poco qué aportar a la tecnología; como no sean recuerdos generalmente estériles o incompletos ante la comparación extraída de una fuente electrónica portadora de información enriquecida por múltiples fuentes del saber.

El saber ha sido durante los últimos 500 años, motivador del pensamiento y reacciones humanas por medio de la imprenta, como ahora apunta ser la electrónica, donde la distancia es un elemento intangible y de simultáneo acceso potencial para siete mil 500 pobladores de la tierra, potencializados al descubrimiento y creatividad generadora de intercambios de proporciones inimaginables.

El desempeño del simple espectador es inadmisible y reclamo exigente de incorporación al conocimiento creativo, a su vez conducente a ser parte de la innovación. En ese contexto la Ciudad Creativa Digital  —CCD— es mucho más que el aprovechamiento de espacios y edificaciones. La Ciudad Creativa Digital obedece al imperativo de la modernidad visionaria, con la cual acceder al desarrollo de mentalidad visionaria en los habitantes de Guadalajara y es toda una vertiente amplia de posicionamiento de México, como lo ha manifestado el presidente Peña Nieto en sus comparecencias públicas dentro y fuera del país .

El punto de partida es el enunciado: CCD, hasta ahora sujeta a la obtención de recursos económicos. A cambio, abundan los elementos factibilidad: ubicación geográfica, reconocimiento internacional, conectividad, universidades potenciales aportantes de recursos humanos y muchos elementos más de promoción para el convencimiento de inversionistas de cualquier sitio del mundo; el proyecto alcanza internacionalidad.

Desde todo punto de vista, 2014 es año crucial. La visión local sólo es concebible con óptica de gran angular. Cualquier reducción es punible miopía. Comprender y hacer entender los principios que hoy rigen al mundo es un deber compartido por la sociedad y deber de la autoridad. El egocentrismo político es inadmisible, así como la ambición limitada al partidismo triunfador del año 2015.

Dios nos guarde de la discordia.

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones