Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 11 de Diciembre 2017

Ideas

Ideas |

País tasajeado

País tasajeado

País tasajeado

Junto con la explotación, la represión y el desprecio, el despojo es una de las cuatro ruedas sobre las que camina el capitalismo, han explicado con sencillez pero con contundencia los zapatistas. Cada una de esas ruedas de este sistema de dominación que es el capitalismo, tiene sus ritmos e intensidades.

Por ejemplo, las políticas económicas radicales de libre comercio impuestas por los gobiernos neoliberales han intensificado la explotación en México, especialmente a partir del Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN) como han demostrado varios economistas y sociólogos de México y el mundo.

Algo semejante ocurre con el despojo, es decir, las distintas dinámicas y estrategias de acumulación de capital que se despliegan con la apropiación y explotación del territorio y los bienes comunes nacionales.

Las cifras del despojo en México con enormes: se puede documentar que más de un tercio del territorio nacional está entregado en concesiones para explotaciones mineras, petroleras, gaseras, eólicas, boscosas, para megaproyectos hidráulicos o de infraestructura o para grandes negocios turísticos, industriales o inmobiliarios.

Hablamos de más de 600 mil kilómetros cuadrados del territorio nacional.

Aún así es difícil dimensionar lo que ello implica. Probablemente estos ejemplos ayuden a comprender mejor el enorme proceso de despojo que prácticamente ha tasajeado al país. Un ejemplo es el anuncio de que acaba de descubrirse un mega-yacimiento petrolero frente a las costas de Yucatán que se va a someter a licitación en la ronda 2.4 de explotaciones petroleras en enero de 2018. El yacimiento denominado área 30 de la Plataforma Yucatán, mide 4,440 km2, cuatro veces lo que mide la ciudad de Mérida, que tiene 858 km2. Y se va a concesionar a una sola empresa.

Carlos Slim es el mexicano más rico del mundo, pero también es uno de los empresarios que más propiedades tienen en el país. Una de sus minas, de nombre San Felipe localizada en Baja California, mide 1,276 km2, casi el mismo tamaño que tiene la Ciudad de México, con una extensión de 1,485 km2, según información aparecida en un reportaje de Periodistas de a Pie sobre los empresarios mineros en el país.

En esa serie también aparece el dato de que la mina en Cananea, es dos veces más grande que la misma población de Cananea: la mina mide 3,531 hectáreas, en tanto que el pueblo mide 1,468 hectáreas. Esa mina es del Grupo México, el consorcio minero más grande del país, y cuyo propietario es Germán Larrea.

El Grupo México tiene, tan sólo en Sonora, seis millones de hectáreas en concesiones mineras, unos 60,000 km2, extensión que equivale a una tercera parte del territorio sonorense (179,355 km2) y que es superior al total de la extensión de un estado como Michoacán (58,599 km2). Estos son sólo algunos ejemplos, pero la apropiación de tierras y bienes comunes en el país es mucho mayor. ¿Es razonable que una sola personas tenga concesionada una mina del tamaño de la Ciudad de México? ¿O que una sola empresa tenga sólo en Sonora concesiones cuya extensión superan a un Estado como Michoacán? No es razonable, por eso es necesario cuestionar y combatir el modelo extractivista irracional que promueve el capitalismo neoliberal.

Lee También

Comentarios