Martes, 28 de Mayo 2024

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Madero en Guadalajara

Por: Alfredo Sánchez

Gustavo Madero, el presidente nacional del PAN, declaró hace unos días que con la reforma energética se había logrado enterrar “el mito cardenista”.  Más allá de que mi mente se revolvió tratando de entender a qué se refería con esa frase, también pensé en cómo algunas personas pueden cambiar de carril en su vida de un modo tan sorprendente.  

Gustavo Madero, a pesar de que nació en Chihuahua  y desarrolló su carrera política en el Distrito Federal, tiene una historia en Guadalajara. A mediados de la década de los setenta estudió la carrera de Ciencias de la Comunicación en el ITESO.  En aquel entonces llegaban a nuestra ciudad muchos norteños en busca de la opción educativa que no hallaban en sus estados de origen. Llegaron así a la universidad jesuita muchos chihuahuenses, sonorenses, tamaulipecos, bajacalifornianos, duranguenses, sinaloenses, coahuilenses, que se acomodaron principalmente en las carreras de comunicación y arquitectura. Como no tenían familia por acá, varios de ellos se unieron para vivir juntos y así compartir los gastos de su estancia tapatía.  Recuerdo una casa en la avenida Unión, donde vivieron un tiempo algunos de ellos: el reconocido monero Manuel Falcón, proveniente de Nuevo Laredo, quien estudiaba comunicación, se la pasaba metido en la biblioteca y a veces asaltaba los muros de la escuela con sus ingeniosas caricaturas de maestros y compañeros itesianos; el chihuahuense Alberto Aziz Nassif, a quien apodaban “el chato”,  hoy destacado académico miembro de CIESAS y editorialista de varios medios,  y quien a la menor provocación se cantaba alguna de Silvio Rodríguez; el artista plástico Armando Meléndez, entonces estudiante de arquitectura originario de Torreón, quien causaba furor entre las chicas por su atractivo físico;  el citado Madero, entre los que vienen a mi memoria.

Eran conocidas las sesiones de discusión en aquella casa donde los inquilinos y sus invitados debatían sobre temas políticos desde una óptica abiertamente de izquierda. Y sí, en aquellos años don Gustavo participaba con abierto entusiasmo en aquellas reuniones, mientras que en la escuela era conocido por defender un pensamiento progresista, marcadamente de izquierda y cercano al que asumían varios integrantes de la Compañía de Jesús en aquellos tiempos.  

Pero los tiempos cambian y Madero, años después, se ha convertido en el presidente nacional de la institución que representa a la derecha nacional.  Más aún, se anima a hacer declaraciones como esa del “mito cardenista”, que probablemente habrían hecho sonrojar al joven estudiante que alguna vez fue en Guadalajara.
 

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones