Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 15 de Octubre 2019
Ideas |

Los que sí saben

Por: Armando González Escoto

Los que sí saben

Los que sí saben

“Sabiondo” o “sabelotodo” son las expresiones coloquiales con las cuales la percepción social expresa su juicio sobre aquellas personas que presumen saber, que dicen saber todo, o que afirman ser las únicas que saben el cómo, el por qué y el a dónde se ha de ir en infinidad de temas.

>


A diferencia de otras sociedades, en México el “saber” ha originado sobre todo estatus y poder, aún más, los ya casi doscientos años de su historia han sido en buena medida resultado de una especie de dictadura de “los que sí saben” sobre el resto considerado ignorante y analfabeta. Esta élite ha conducido todas nuestras guerras desde la independencia hasta la revolución, donde con frecuencia se enfrentaron “los que sí saben”, con “los que sí sabían”.

>


Esta postura será eventualmente matizada por la incursión de un paternalismo patético y discriminatorio bastante bien declarado en frases como “nuestros indios”, “nuestros campesinos”, “nuestros obreros”, “nuestros pobres”, es decir, esa suma de gente anónima, víctima de la ignorancia que debe ser redimida por el franco liderazgo de los de arriba, es decir, de los que sí saben, desde luego sin pedirles opinión, sin tomarlos en cuenta, sin hacerlos parte activa del proceso.

>


La dictadura de “los que sí saben” ha sido una constante hasta el día de hoy que solamente va cambiando su ropaje, sus temas, sus objetivos, para seguir anulando, pisoteando la genuina democracia, ese estado ideal de libertades y derechos del que tanto se habla pero en favor del cual es muy poco lo que se hace. Evidencia contundente de esta realidad la hemos visto con lamentable sorpresa a la hora de leer, escuchar y ver las reacciones de “los que sí saben” frente a las diversas marchas que ocurrieron en el país a propósito de la polémica actual sobre la familia.

>


Desde luego no analizo en este espacio las múltiples aristas que el tema familia y matrimonio ofrece, sino más bien las reacciones antidemocráticas que suscitaron estas marchas en quienes piensan o creen de otra manera. Olvidan estas personas e instituciones que en una sociedad de libertades y derechos hasta quienes están en contra de las libertades tienen el derecho de manifestarlo por los medios que las mismas leyes permiten, ¿cómo entonces entender la cacería de brujas que quisieron desatar los adalides del progreso y de la democracia?

>


Y sin embargo la acción más penosa fue la desempeñada por el Presidente de la República, pues olvidó que su función como jefe del ejecutivo no le permite tomar partido, a fin de poder seguir siendo el árbitro de la nación, un árbitro respetable, que sabe mantener la distancia para poder también intervenir de manera confiable, neutral y acertada una vez que se han escuchado atentamente todas las voces. Esto significa que antes de enviar iniciativas de leyes, como parte de su función, debe primero formarse e informarse, incluso promoviendo el verdadero debate de las ideas, no los seudo debates donde los que participan piensan todos igual produciéndose solamente monólogos compartidos.

>


Sin duda que un debate exige preparación y sobre todo honestidad intelectual, y tal vez eso no se dé todavía en ninguna de las partes en contienda.

>

 

armando.gon@univa.mx

>

 

Lee También

Comentarios