Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 16 de Enero 2019

Ideas

Ideas |

Los protoindignados

Por: Luis Jorge Cárdenas Díaz

Los protoindignados

Los protoindignados

Lenta pero inexorablemente aumenta el número de ciudadanos indignados, invadidos de la cólera y el desprecio que generan las injusticias que cometen los señores del Gobierno. En efecto, 35 años de reforma política y electoral no han devenido en mayor bienestar a la población. El alto costo de la democracia no ha logrado conseguir que nos gobierne la gente que quisiéramos. Investigadores, economistas y ciudadanos pensantes, están aterrados, postrados, abatidos ante lo escaso de las protestas y sólo aquellos que se sienten directamente afectados por la inseguridad y el crimen salen a la calle a tratar de conseguir la reivindicación mediante el diálogo, el debate y la protesta pacífica. Sobran motivos para salir a la calle, el más importante: la pobreza extrema, generada por la impunidad financiera, la banca que nunca pierde, la creciente brecha salarial, los monopolios, los duopolios, oficiales y privados; la consagración de la ortodoxia neoliberal que le quita al pobre en beneficio del rico; la falacia del liberalismo que preconiza la eficiencia internacional de los mercados financieros que en realidad provocan una fuerte inestabilidad y sacrifican el gasto social para salir del atolladero; los paraísos fiscales propiciados por un ordenamiento regulatorio obsoleto, incompleto, manipulado, que hace indispensable acudir a leyes, reglamentos, resoluciones misceláneas cambiantes y criterios no vinculativos —según el derecho—, pero sí vinculativos en la realidad; digno ejemplo del surrealismo mexicano. El sistema tributario que fomenta que el gran peso de la recaudación gravite en el sector más desfavorecido de la sociedad, mientras la clase dominante, poderosa y dueña de la riqueza nacional goza de canonjías y prebendas. Es una realidad que los que pagan más impuestos son las persona físicas; ya que las personas morales son las grandes empresas con sobrados recursos económicos para pagar especialistas que les diseñan planeaciones fiscales para eludir los impuestos y pagar menos, sin cometer infracciones. Por el contrario, el sistema recaudatorio se asegura de retener a las personas físicas los impuestos que en muchos casos resultan en demasía, utilizando a las personas morales como agentes del fisco para retener y enterar los impuestos. En lugar de poner más énfasis en la forma de ampliar la base de contribuciones, se han elevado las tasas, haciendo lo contrario que recomiendan y lo han demostrado las leyes económicas y la experiencia en México y otros países en donde, a mayores tasas, menor recaudación. La indignación es en contra del atontamiento moral de nuestros gobernantes, la pérdida de valores, la codicia con que manipulan el presupuesto en contra del desarrollo facilitado por la técnica y el dominio económico y sus funestas consecuencias. Los indignados sienten que todo lo que está mal puede mejorarse mediante el diálogo. Lo primero que se requiere es que los gobernantes dejen de pintar de color de rosa el negro panorama y reconozcan lo que está mal: que no se requiere un parche fiscal más, sino el rediseño de una política tributaria que permita ser la base del crecimiento y desarrollo de la economía mexicana.

Comentarios