Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 17 de Enero 2019

Ideas

Ideas |

Los “pachucos” de Octavio Paz

Por: Guillermo Dellamary

Los “pachucos” de Octavio Paz

Los “pachucos” de Octavio Paz

“Son bandas de jóvenes, generalmente de origen mexicano, que viven en las ciudades del Sur (de los Estados Unidos) y que se singularizan tanto por su vestimenta como por su conducta y su lenguaje. Rebeldes instintivos, contra ellos se ha cebado más de una vez el racismo norteamericano. Pero los ‘pachucos’ no reivindican su raza ni la nacionalidad de sus antepasados. A pesar de que su actitud revela una obstinada y casi fanática voluntad de ser, esa voluntad no afirma nada concreto sino la decisión —ambigua, como se verá— de no ser como los otros que los rodean. El ‘pachuco’ no quiere volver a su origen mexicano; tampoco —al menos en apariencia— desea fundirse a la vida norteamericana. Todo en él es impulso que se niega a sí mismo, nudo de contradicciones, enigma. Y el primer enigma es su nombre mismo ‘pachuco’, vocablo de incierta filiación, que dice nada y dice todo. ¡Extraña palabra, que no tiene significado preciso o que, mas exactamente, está cargada, como todas las creaciones populares, de una pluralidad de significados! Queramos o no, estos seres son mexicanos, uno de los extremos a que puede llegar el mexicano.

Incapaces de asimilar una civilización que, por los demás, los rechaza, los ‘pachuco’ no han encontrado más respuesta a la hostilidad ambiente que esta exasperada afirmación de su personalidad”.

Así nos regala su visión de algunos mexicanos que viven en aquel país, mexicanos que no voltean a su origen ni asimilan la nueva civilización. Una peculiar forma de reaccionar, que estamos seguros que aun sigue siendo parecida en las nuevas generaciones.

Las observaciones de Octavio Paz, nos arrancan un realismo puro, el mexicano reafirma su personalidad en el extranjero con su vestimenta, con conductas rebeldes y una obstinada voluntad de ser. Pero que acaba en un impulso que se niega a sí mismo. Se transforma en un nudo de contradicciones y acaba siendo un enigma.

Da la impresión de que el “pachuco” se queda impávido ante si mismo, no sabe qué hacer, su conducta es un nudo enigmático lleno de contradicciones.

Ciertamente, si se une en bandas, sabe crear un ambiente solidario y muestra un estilo peculiar de ser, pero que no es ni mexicano ni norteamericano. Es por eso que se habla del nacimiento de una nueva cultura, la chicana. Que ahora ya identificamos mas por su muy bien definida manera de ser y de preservar sus costumbres, aun a pesar de ya vivir perfectamente adaptado al american way of life.

El autor de El laberinto de la soledad pone el dedo justo en donde se puede estudiar nuestra manera de ser. Cuando el mexicano se sacude su territorio y se queda latente ante el suelo que pisa. No se define, no sabe exactamente qué hacer consigo mismo, pero sigue su lucha con voluntad y rebeldía, con determinación afirma sus diferencias, las hace notar, le gusta ser distinto, lo muestra en su atuendo y lo práctico lo hace estético.

Continuaremos con estas reflexiones.

Lee También

Comentarios