Viernes, 07 de Mayo 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Legado

Por: El Informador

Por Aurelio López

>

Con la F1 ya lista en la Ciudad de México para el Gran Premio de este fin de semana, no puedo ignorar los legendarios apellidos que están en la parrilla. Nico Rosberg tiene la oportunidad de asegurar el campeonato en nuestra tierra, de hacerlo se convertiría en el segundo piloto, detrás de Damon Hill, en ser campeón al igual que su padre.

>

Increíblemente cuando Keke ganó su campeonato mundial en 1982 solamente logró ganar una carrera en un año, que vio un récord de 11 diferentes pilotos subiendo a lo más alto del podio, la regularidad fue suficiente para que el finlandés se llevara la corona. Este fin de semana Nico llega a México con nueve victorias en el bolsillo y podría no ser suficiente.

>

En estas líneas lo que les quiero comentar es que nunca en la máxima categoría habíamos tenido pilotos con jerarquía generacional como ahora, tenemos tres pilotos que sus padres compitieron y uno que nació en la elite del deporte motor. Rosbeg, Verstappen y Magnussen nacieron dentro del circo y Carlos Sainz hijo del legendario dos veces monarca del campeonato mundial de rallies. El talento no está en duda, Nico puede llevarse el campeonato y ha demostrado que su asiento en la escudería teutona es más que merecido. Max, por su parte, en menos de seis meses cuando militaba en Toro Rosso logro más que su padre, Jos Verstappen,  en una carrera con más de 100 grandes premios disputados. Kevin desafortunadamente no ha contado con los fierros que demuestren su pertenencia en la fórmula Uno, pero si la escudería Sauber puede salir de los problemas financieros en los que vive probablemente brillará. Si hablamos de Sainz sólo necesitamos observar la increíble carrera que hizo durante el fin de semana pasado en Austin, llevando el poco competitivo Toro Rosso a una estupenda sexta posición.

>

La reflexión no es en contra de los pilotos sino del sistema para llegar a la máxima categoría, siendo un deporte en el cual necesitas importantes recursos económicos para competir, y con el inminente arribo del piloto canadiense Stroll, ¿estaremos negando o dificultando la entrada a jóvenes pilotos hambrientos por el triunfo? Hace un par de años mucho se mencionaba las categorías semilleras ¿hay el seguimiento adecuado? ¿Deberían de ser los constructores que hagan más accesible el ingreso al deporte?

>

Comentarios en @desdepista

>