Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 11 de Diciembre 2017

Ideas

Ideas |

La esencia de la calandria

La esencia de la calandria

La esencia de la calandria

La calandria es por esencia un coche tirado por caballos. En eso radica su valor, su permanencia y su atractivo. Es el recuerdo de los tiempos idos hecho realidad permanente en una ciudad que se jacta de apreciar y conservar sus tradiciones.

Pero de pronto aparece de no sabemos que coto residencial extramuros de nuestra ciudad un grupo de activistas pro “derechos” de los animales que se lanza a la defensa solamente de los  caballos de las calandrias, y con todo tipo de sinrazones logran que aún la misma autoridad caiga en su extraño juego y pongan en entredicho la sobrevivencia de este uso tan típico de nuestra ciudad, y desde luego, la única tradición que  conservamos en lo que mira a este tipo de  transporte público que ha logrado ya permanecer y convivir  por más de cien años con tranvías primero y automotores después.

¿Acaso es Guadalajara la única ciudad “primitiva” que conserva esta valiosa tradición? Ahora resulta que Londres, Nueva York, Roma, Viena y Varsovia, entre tantas otras, son entidades anticuadas, enemigas de los caballos porque conservan, y lo seguirán haciendo, el uso de carruajes tirados por estos nobles animales.

Por supuesto que los caballos no son mascotas, son animales de trabajo, lo han sido siempre y gracias a eso han logrado sobrevivir al mundo de la tecnología, en el medio agrícola, en el deporte, y desde luego, en el transporte. Que se deba velar, agradecidos, por su salud y buen trato es exigido, pero de eso a suprimirlos y destinarlos al rastro la diferencia es mucha. Los caballos se ganan su comida trabajando, en estrecha relación con los seres humanos, hasta las mascotas lo hacen sirviendo de compañía, o ¿habrá que esperar que de pronto surja otro colectivo proclamando la libertad de todo animal doméstico? “Animales del mundo, uníos” ¡no cambien su preciada libertad por comida segura y correa sujeta¡.

En una sociedad tan plural y cambiante como la nuestra pueden surgir y lo hacen todo tipo de iniciativas, de grupos, de causas, y en esa dinámica aparecer igualmente contrastes y divergencias, toca a la autoridad poner los límites, establecer los acuerdos y los equilibrios, conservar el sentido común y hacerlo valer, en lugar de tomar partido y banderas que acaban lesionando a la mayor parte de la ciudadanía, a cambio de quedar bien con “x” o “z” colectivo.

No vamos por buen rumbo, hay una gran divergencia entre los tapatíos que saben integrar el pasado y el presente, y entre otros tapatíos para los cuales sólo importa el momento, lo cual los está llevando a arrojar a la basura todo el patrimonio tangible e intangible que hemos recibido y que es condición esencial de la identidad, pues esta, la identidad, no se inventa cada día, se descubre y se asume como parte integrante de una proyecto social que no nació hoy por la mañana, en el “after”. Toca a la autoridad, si la hay, conciliar las edades y las épocas, conservar y defender los referentes, y las calandrias de caballos, con todo lo que se pueda decir, son también un referente tapatío que no se debe perder ni deformar.

 

armando.gon@univa.mx

 

Lee También

Comentarios