Martes, 28 de Mayo 2024
Ideas |

Justicia y economía

Por: Celso Rodríguez González

Se dijo que Toluca se convirtió por unos días en la ciudad más segura del mundo, calificación que nadie replicó pues se desplegaron los operativos de seguridad más impresionantes para proteger a los Presidentes de México, Estados Unidos y Canadá que coincidían en nuestro país para sostener reuniones de trabajo vinculadas con el tema comercial entre estas tres naciones.

Se recordará que nuestra nación firmó el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, acuerdo que pretende aún crear un bloque regional consolidado que aproveche las ventajas de cada uno de los tres países integrantes y dada la cercanía entre ellos, flexibilizar el tránsito de mercancías por sus fronteras con reglas comunes que propicien el crecimiento simultáneo de sus economías y sostenga los niveles de competitividad que exige ahora  el comercio mundial.

Desde luego que las enormes diferencias  en tecnología, infraestructura, capacitación y productividad que existían y aún existen entre los conformantes del bloque, hacían considerar desventajas insalvables para México, lo que así se evidenció en algunos sectores productivos que a estas fechas están a punto de desaparecer.

Aún cuando fueron tratados otros temas en la llamada Sexta Cumbre de Líderes de América del Norte, la parte comercial ha sido siempre el eje sobre el que se desarrolla y en esta ocasión no fue la excepción, en ese sentido se acordó impulsar el intercambio de mercancías flexibilizando las cargas arancelarias y promoviendo la inversión especialmente ahora que debido a las reformas aprobadas en el congreso de la unión se abrirá a la inversión privada la producción, extracción y comercialización de los recursos energéticos.

En ese sentido parece ser muy alentador el panorama nacional a mediano plazo sin embargo aun quedan algunos pendientes que afinar que tienen relación directa con el éxito de este y otro acuerdos internacionales, entre ellos se encuentra como prioridad  el fortalecimiento del sistema de justicia mexicano que va desde la culminación de la implementación de las reformas ya aprobadas hasta la promoción de las que deberán actualizar el marco normativo que nos rige, así como la inversión en infraestructura para su modernización especialmente en la justicia local que para nadie es un secreto el tradicional abandono en que se encuentra  en cuanto a asignaciones presupuestales se refiere.

La justicia oportuna brinda seguridad jurídica a los empresarios nacionales y extranjeros  que deciden arriesgar sus recursos en proyectos productivos radicados en nuestro país  y al mismo tiempo promueve la convivencia armónica y pacífica de la sociedad convirtiéndose en un elemento determinante para la competitividad y el desarrollo, de ahí la urgencia de dignificar a los poderes judiciales estatales e incorporarlos siempre en la planeación de acuerdos como el Tratado de Libre Comercio, aún es tiempo de voltear la mirada y reconocer la importancia de la justicia como servicio público de urgente prioridad.

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones