Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 16 de Enero 2018
Ideas |

Jóvenes Dreamers

Jóvenes Dreamers

Jóvenes Dreamers

En estos días no sabe uno para dónde voltear en materia de cobertura noticiosa.  Además de la violencia, los informes de gobierno y las cuestiones sociales que siempre nos ocupan, tuvimos una temporada particularmente intensa en cuanto a fenómenos naturales. En el Atlántico, los huracanes Irma, José y Katia jugaban a “la traes” encendiendo las alertas de los gobiernos de los sitios a los que se acercaban.

En nuestro país no sólo tuvimos que preocuparnos por el asunto de las aguas. También sufrimos a consecuencia de un sismo de 8.2 grados que afectó Oaxaca, Chiapas, Tabasco y Veracruz. La Ciudad de México revivió uno de los peores episodios de su historia con miles de viviendas afectadas y millones de personas atemorizadas que esperaban la siguiente réplica.

Y en medio de la catástrofe apareció otro factor que por momentos parece el más desesperanzador de todos: Donald Trump. Con tan solo un tuit, el presidente de los Estados Unidos le asestó un golpe definitivo al futuro de cerca de un millón de jóvenes. Más de la mitad de ellos son mexicanos que, gracias a la orden ejecutiva denominada DACA, han logrado estudiar y conseguir empleo. Tener una oportunidad que de otra forma nunca hubieran encontrado.

Lo mismo con los “Dreamers”, hijos de inmigrantes que crecieron en nuestro vecino del Norte y que hoy corren el riesgo de ser deportados a un país que tal vez no conocen. Del que ya no se sienten parte. En el que nunca echaron raíces y al que regresarán en el papel de extraños.

¿Qué pasará en caso de que esos jóvenes sean deportados a México? Los recibiría una nación que ya de por sí tiene problemas para darle una alternativa a los jóvenes que nunca han abandonado nuestro país. Aquí la deserción escolar sigue siendo escandalosa. Factores como la pobreza o la inseguridad impiden a los jóvenes concluir siquiera la educación básica. El 50% de los jóvenes que logran llegar al bachillerato no lo concluyen. E incluso, los pocos que logran convertirse en profesionistas no tienen garantizada la posibilidad de acomodarse en un trabajo bien remunerado.

Según el INEGI, casi la mitad de los desempleados mexicanos son menores de 30 años: la mayor tasa de desocupación juvenil en los últimos 11 años. México es el quinto país de la OCDE con mayor número de jóvenes ninis que buscarán sobrevivir en la informalidad.

El Presidente Trump olvida que estos jóvenes y estas familias inmigrantes también tienen un peso en la economía de su país. Que gobierna para todos, no sólo para sus votantes. No nos queda más que esperar que el Congreso funcione como contrapeso, pero si no, será momento de pensar una nueva estrategia. Una en la que nuestro gobierno pueda ofrecer a los jóvenes el lugar que tanto se merecen.

Lee También

Comentarios