Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 21 de Enero 2019

Ideas

Ideas |

Homenaje a Nacho Silva, maestro del boxeo elegante

Por: José Rodolfo Castro

Homenaje a Nacho Silva, maestro del boxeo elegante

Homenaje a Nacho Silva, maestro del boxeo elegante

Su humanidad soportada sobre la punta de los pies, caminando con elegancia cada centímetro del tinglado, lanzando el jab con la velocidad de una efímera centella, preparando el gancho al hígado, el volado de derecha con la intensidad de un rayo; caminando hacia atrás, hondeando la cintura, para contragolpear, el arte de la defensa y el ataque que enseñó el manager Nacho Silva a sus boxeadores, para erigirse en el mejor maestro del pugilismo tapatío, y colaborar en gran medida, para convertir a Jalisco en potencia de la especialidad.
Un estilo tan completo, que raya en lo exquisito, como el de Mario Díaz, el de Ocotlán, cuentan los antiguos que vieron boxeo en la Arena Coliseo local en los años 1960. Una selección interminable de estilistas de otras tantas épocas, Alfonso Ibarra, Rodolfo “Dorado” Martínez, Óscar “Negro” Bejínes. Nacho Silva, ya finado, debió seguir en más de una oportunidad las maneras de hacer boxeo de Ulises “Archi” Solís, y aunque no fue su alumno, seguramente le aprobó su desempeño, el que se acercaba demasiado a su escuela boxística, principios que empezó a aprender con las trompadas “que nos dábamos Juan Zurita y yo, en un gimnasio que estaba por las calles de 5 de Mayo y Aldama, a finales de los años 1930”, recordó alguna vez el amigo en la niñez del primer campeón mundial que dio Jalisco. “Es mejor maestro Nacho Silva que Arturo “Cuyo” Hernández (también jalisciense)”, llegó a decir más de un enterado del boxeo; dos managers emblemáticos, de los fundadores de las bases del pugilismo mexicano, al que encaminaron para vibrar con Jorge Vaca, sorprendernos con Rubén Olivares, con “Alacrán” Torres, y vivir la carrera de uno de los boxeadores más completos, Ricardo “Finito” López, reciente ejemplo de la exquisita y contundente escuela boxística mexicana, y última creación del “Cuyo” Hernández. Técnica y elegancia, como la que presumió infinidad de veces Omar “Maestrito” Niño, la que exhibió en grados superlativos Salvador Sánchez en cada una de sus peleas, y que alcanzó el reconocimiento mundial ante el puertorriqueño Wilfredo Gómez, por su temperamento, por la precisión dibujada en cada uno de sus golpes, por el poder de nudillos. Salvador Sánchez es una de las máximas expresiones de la reconocida escuela boxística mexicana, el púgil de tales dimensiones que añoran los aficionados mexicanos, en esta época de televisión abierta, para verlo detener, como debe ser, con técnica, pegada y elegancia a Manny Pacquiao… Y por ahí estaré atisbando.

Lee También

Comentarios