Miércoles, 22 de Mayo 2024

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

“¡Gulp...!”

Por: Jaime García Elías

“¡Gulp...!”

“¡Gulp...!”

Los políticos, de todos los colores, en esta “Tierra de Dios y de María Santísima”, podrían hacer suyo el más feliz de los aforismos marxistas (de Groucho Marx, no de Carlos): “Éstos son mis principios; si no le gustan.., tengo otros”.

-II-

La semana pasada, cuando se trató de votar en el Congreso de Jalisco sobre la pertinencia de hacer obligatoria o no la rendición de cuentas con respecto a la partida presupuestal de casi 100 mil pesos mensuales que los diputados tienen para sus “casas de enlace” —y que sería, según todos los indicios, un sobresueldo disfrazado que prácticamente duplica las llamadas “dietas” de los “representantes populares”—, quedó la sensación de que en la fracción priista se votó, por consigna (sería ofensivo decir que “en manada”), por mandato de la superioridad, en contra de que el asunto se transparentara...

Empero, una vez que se tomó nota de las casi unánimes reacciones de reprobación que la resolución generó en el ánimo de los ciudadanos, el alto mando del tricolor, por demás sensible con respecto a la temperatura a la que hace ebullición el líquido en que se cuecen los tubérculos (“tanteándole el agua a los camotes”, pues), decidió que lo más sensato sería meter reversa.

Con la exquisita perspicacia que caracteriza a los profesionales de la política, los pastores de la grey tricolor intuyeron que la frase “Nos vemos en las próximas elecciones”, reiterativa en los comentarios de los ciudadanos, implicaba una amenaza: la de pasar factura, en las urnas, por lo que se consideró un abuso, una desfachatez y un asalto en despoblado de los dizque “representantes populares”, en las próximas elecciones.

-III-

No precisamente por convicción, pues; sí, en cambio, por cálculo político, se emitió la declaración que hoy es noticia: que, en consonancia con el sentir de los ciudadanos, y respetuosos de que el ejercicio de la política debe inspirarse en los más elevados principios de la ética —¡oh, sí...!—, los diputados de la fracción tricolor en el Congreso del Estado decidieron —¡gulp...!— “renunciar y no hacer uso de dicha partida presupuestal, y pedir a las instancias correspondientes que dicho presupuesto sea reorientado para atender otro tipo de necesidades que aquejan al Congreso”, etcétera.

(“Gulp”, por si alguien lo ignora, es la onomatopeya de la acción de deglutir, aplicable para el caso de que se ofrezca, por ejemplo, tragar camote... tanto en sentido literal como metafóricamente hablando).
 

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones