Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 22 de Enero 2019

Ideas

Ideas |

Gran victoria

Por: Augusto Pedrero

No cabe duda de que algunos de los golfistas profesionales se fijan en todo, en todo están, observando detalles. Y para muestra, un botón. Después de terminar la cuarta ronda del torneo WGC Bridgestone Invitational, uno de ellos le platicó a su entrevistador: “esta mañana caminé por la plataforma de práctica, y parecía muy seguro de sí mismo. Ahí supe que iba a ser muy difícil el ganarle hoy”, comentó el también australiano Jason Day, de 24 años de edad, sobre Adam Scott, de 31, quien le llevaba un solo golpe de ventaja, antes de iniciar la cuarta y última ronda del torneo.
Adam había liderado los tres días anteriores, de principio a fin, con scores de 62, 70 y 66, buenos para 12 golpes bajo par. Otra persona que lo vio con mucha confianza en su swing, fue el nuevo caddie de Adam, el neozelandés Steve Williams, quien había sido el caddie de Tiger Woods durante los últimos 12 años. “No tuve dudas esta mañana en la plataforma de práctica. Adam golpeó tan bien la pelota, que supe que iba a ser nuestro día”, le comentó Williams al reportero, cuando lo entrevistaron después de la contundente victoria de Adam con 17 golpes bajo par, cuatro de ventaja sobre sus más cercanos perseguidores, Luke Donald y Rickie Fowler. Normalmente, al finalizar los torneos, los comentaristas de televisión no acostumbran entrevistar a los caddies de los jugadores, pero en esta ocasión se trataba del ex caddie de Tiger Woods, con quien había ganado siete torneos en el mismo Firestone Country Club, y en 13 de los 14 Majors obtenidos. Obviamente que la experiencia y conocimiento del campo por parte de Williams fueron factores muy importantes en la victoria. Todavía, en el último hoyo del torneo, par 4 de 464 yardas, con tres golpes de ventaja, Adam pegó una madera tres de salida, con la que quedó en medio fairway, a unas 200 yardas del hoyo. Adam le comentó a su caddie que quería tirarse a medio green, a lo que Williams lo impugnó a que se tirara a la bandera (estaba atrás del lado izquierdo), con un seis de fierro. Y así lo hizo. Después de pegarle a la bola y ver que iba derecho a la bandera, Adam le habló a la bola diciéndole “be good, come on” (sé buena, vamos), y la bola pasó rodando como a un centímetro del hoyo y se paró a poco más de un metro. Por poco hace águila. Embocó el birdie y ganó el torneo con ventaja de cuatro golpes. ¡Qué tiro! Realmente fue una gran hazaña la de Adam el tirar esos scores en un super campo, muy bien “manicurado”, tan largo como la Cuaresma (7,400 yardas, par 70) y con unos fairways tan angostos que era muy difícil “atinarles” y que además, los delimitaban muchos árboles hermosos. Únicamente hizo cuatro bogeys en todo el torneo, 21 birdies y el resto, pares. Lo vimos jugar con ganas de ganar, de no permitir que se le acercaran. Si se puso nervioso, nunca lo demostró. Ahora lo vamos a ver en el último torneo Major de este año, el PGA Championship, el cual se jugará, a partir de este jueves, en un gran campo de golf, el Highlands Course del Atlanta Athletic Club. Sus compañeros de grupo en los primeros dos días serán dos chavos, el italiano Mateo Manassero, de 18 años y, de nuevo, el japonés Ryo Ishikawa, de 19. Con respecto a la Copa FedEx, sólo faltan dos torneos para que inicien los Playoffs, estos son el PGA Championship y el Wyndham Championship. Tiger Woods únicamente jugará el PGA, debido a que no puede jugar el otro, por “compromisos familiares”. Como Usted sabe, amable lector, al primer torneo de Playoff, The Barclays, sólo califican los mejores 125 jugadores. La posición actual de Tiger Woods es la 129, o sea que, en el PGA Championship, tiene que ganar los puntos suficientes para “colarse”, mínimo al lugar 125, y así poder jugar el primer torneo de los Playoffs. Si no lo logra, se tendrá que conformar con verlos por televisión. Hasta la próxima ocasión, procure mantener su bola En El Fairway.

Lee También

Comentarios