Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien

Ideas

Ideas |

Filosofía del respeto…

Una de las asignaturas que más atractivo e interés tuvo para mí en los ya lejanos años de estudiante, era Filosofía.

¿Motivo..?  Porque no se puede concebir la vida, en su esencia y fondo, sin ella, que estudiándola, a más de que va dando sabiduría, ya en la cotidianeidad, las experiencias que se van viviendo, son las que siendo buenas, nos dan el aprendizaje que nos permite asimilar el disfrute de saber más, en un afán substancial de superación por intentar ser cada día mejor y…

Y, cuando son malas, de una forma o de otra hacen que padeciendo el dolor de los errores y las equivocaciones, vamos, lo que es irse curtiendo en la existencia, si se toman en el mejor de los sentidos, nos lleva a no volver a cometerlos, o de hacerlo, que sean las menos veces posibles.

La filosofía es meditación; es reflexión; es pensar a fin de comprender más la vida para disfrutarla con intensidad mayor o…  O, para muchos otros, dadas sus circunstancias, padecerla lo menos posible soportando con carácter y determinación, los avatares que se presentan.

La filosofía es reflejo de inteligencia derivado de un intelecto que precisamente, reflexiona y medita de la ejemplificación que la vida misma ofrece, sea para bien o sea para mal.
En la actualidad, con los espectaculares avances tecnológicos y los adelantos científicos que en muchos aspectos van convirtiendo al humano casi en una máquina insensible, el sentido y la práctica misma de la filosofía se mira a distancia, a mucha distancia.

Las nuevas generaciones apuestan por lo práctico, por lo ya digerido enmarcado en lo electrónico, en lo mecánico, mostrándose distantes a pensar, meditando y reflexionando sobre el sentido mismo de la vida que, se quiera reconocer o no, insensibiliza o hace menos sensible a la concepción esencial del humano.

No se desconoce la pérdida de valores que al paso generacional ha hecho que la vida vaya cambiando, transformándose en conductas que distancian con mucho normas de comportamiento en las que la honorabilidad, el fundamento de seriedad y el cuidado del prestigio, —lo que antaño se conocía como “buena fama”—, hayan ido perdiendo vigencia en detrimento de algo que debe ser básico como valor, y que se conoce con el nombre de RESPETO.

En hoy día, se juega displicentemente con el prestigio de la gente, no se le da importancia porque no se valora el alcance de las consecuencias.

En la Grecia antigua, Sócrates, el gran filósofo se encontró a un conocido que de inmediato le comentó: —¿Sabes lo que acabo de oír sobre tu amigo..? —
El sabio determinante le replicó: —Un momento, antes de que me lo cuentes quiero hacerte la reflexión de los tres tamices…

—¿De los tres tamices..?—, le respondió el conocido.

Sí, respondió Sócrates.  —Antes de contar cualquier cosa sobre los demás, es sano y bueno tomar el tiempo de filtrar lo que se quiere decir.—

—El primer tamiz es LA VERDAD…—

—¿Has comprobado si lo que me vas a contar es verdad..?—

—Pues, no.  Es lo que me dijeron…—  contestó.

Bien, prosiguió el sabio, —así que no sabes si es verdad—

Vamos pues con el segundo tamiz que es el de LA BONDAD.  —Lo que quieres decirme sobre mi amigo ¿es algo bueno..?—

—¡No, todo lo contrario! – espetó el contante.—

—Entonces quieres contarme cosas malas acerca de él sin siquiera estar seguro de que son ciertas…—

—Tal vez todavía puedas pasar el tercer tamiz que es el de LA UTILIDAD…—

—¿Es útil que yo sepa qué me habría hecho este amigo que me dices..?—

—Bueno, pues creo que no, terminó por aceptar.—

Si es así, —concluyó el griego sabio—, lo que querías decirme no es ni cierto, ni bueno, ni útil; ¿Por qué querías contármelo..?—

Y…  PENSÁNDOLO BIEN.

Y…  PENSÁNDOLO BIEN, vale sacar conclusiones; y filosofando, comprender si son acertadas o…  O, no.

Lee También

Comentarios