Jueves, 23 de Mayo 2024

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

El empecinado PRI contra la consulta popular

Por: Vicente Bello

Con el inicio de esta semana, semana de víspera, todos los grupos parlamentarios se pusieron a mirar hacía sí mismos. Más allá de la oquedad manifiesta de sus almas, ¿descubrirán algo que realmente vaya a ser beneficioso para la mayoría de la población? Ya se verá cuando presenten sus respectivas agendas legislativas.

Verbigracia: El PRI, ayer, oteó hacia la reforma energética, hacia la reforma en telecomunicaciones y hacia la reforma política. En conjunto más de 50 leyes secundarias, según el recuento que hizo el senador priista Emilio Gamboa Patrón. El mismo coordinador parlamentario del PRI en el Senado de la República que advertía que su partido y quienes le acompañan —el PAN y PVEM, seguidos muy de cerca del Panal— no permitirán que la consulta popular eche para atrás la reforma energética.

A partir de este lunes, los grupos parlamentarios de ambas cámaras han comenzado a reunirse en distintas partes del país para la revisión de sus respectivas agendas legislativas. Y las agendas no son otra cosa que el enlistado de temas de orden político, económico y social que a sus diputados y senadores les habrá de interesar para fines legislativos.

La construcción de las leyes en México arranca, de hecho, en las agendas. Desde el plano individual, diputados y senadores pueden proponer al colectivo al que pertenecen cambios constitucionales y a leyes secundarias. Común es mirar cómo las agendas legislativas —sobre las cuales estarán trabajando en el transcurrir de esta semana, tirios y troyanos— se van transfigurando en mamotretos de docenas de propuestas de iniciativas, muchas de ellas con clarísimas intenciones sociales.

Algunas de éstas las cuajan, cuando el tema es coincidente en los intereses políticos de tirios y troyanos.  Otras no.

Los temas cruciales para el PRI, el partido de la voz cantante en México, están telegrafiados: aprobar las leyes secundarias de las reformas constitucionales recientes en las materias energética, telecomunicaciones y político-electoral.

Esto lo dijo ayer Emilio Gamboa Patrón, que de paso aprovechó para pintar la raya a partir de la cual el PRI y el gobierno de Enrique Peña Nieto pretenden comenzar su lucha parlamentaria para finiquitar la privatización del sector energético.

Dijo, con dejo de presunta contundencia, que en aras de “cumplir con la ley”, unas iniciativas secundarias de reforma energética serán turnadas al Senado de la República, como Cámara de origen, y otras a la Cámara de Diputados, como también Cámara de origen.

Con esto, el astuto Emilio Gamboa Patrón ha pretendido decir a la oposición —y a la gente que en México se opone a la privatización del sector energético—, que  el PRI, el Gobierno de Peña Nieto y todo el aparataje que le acompaña bajo las siglas del PAN, PVEM y Panal, no estarán nada dispuestos a reconocer cualquier procedimiento político y jurídico que eche para atrás la entrega del petróleo a manos extranjeras. Según la reforma hechiza que ellos construyeron en diciembre pasado, para la reforma energética, todo lo que tiene que ver con sector energético tiene que ver, por antonomasia, con los ingresos y gastos del Estado mexicano, y por lo tanto no podrán ser sujetos de consulta popular.  

Y, por consecuencia, todo acto legislativo que tenga que ver con ingreso y gasto debe iniciar su proceso en la Cámara de Diputados.  

De entrada, lo que Emilio Gamboa ha pretendido advertir es que su partido no aceptará la interpretación jurídica del Artículo 35 constitucional, que mandata que la consulta popular puede hacerse motivada por cualquier tema político, económico o social que vaya a incidir en la población.

Esta posición de Gamboa ha sido la respuesta más directa que el PRI hace a dos hechos acaecidos recientemente en la vida política del país:

Uno. Un grupo de intelectuales renombrados —encabezados, por cierto, por el poeta más grande de México, José Emilio Pacheco, quien acaba de morir sorprendentemente— presentó ante el Poder Judicial una demanda de amparo contra la reforma energética. En una primera instancia, la de distrito, ya se las hicieron tablas; es decir, se las rechazaron. Y han pasado a la segunda, y esperan llegar hasta la parte más alta del Poder Judicial de la Federación.

Dos. Este martes, un sector muy influyente de la izquierda mexicana, cercanísima a Andrés Manuel López Obrador, la del PT, presentará una demanda de amparo contra la reforma energética. La anunció el viernes, que para el lunes; pero la recorrieron para hoy.

A estas dos demandas Emilio Gamboa ha respondido seguramente, tratando de dar un golpe de peso, para desanimar a la gente que sigue de cerca estas dos opciones legales para anular una reforma, la energética, que en la historia de México quedará como un monumento grotesco y sucio a la forma como se construían las leyes en esta etapa de la historia del país.
 

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones