Viernes, 24 de Mayo 2024

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Dos lados malos en la misma moneda

Por: Sergio Oliveira

Dos lados malos en la misma moneda

Dos lados malos en la misma moneda

Una de las cosas que aprendí de mi padre en los poco más de ocho años que tuve la fortuna de convivir con él fue la expresión: “Sólo un loco no cambia de ideas”. La sabiduría de esas palabras me ha acompañado toda mi vida y a cada día descubro que aferrarse a una idea no sólo es poco inteligente, es realmente insano. Por esto, cuando veo gente que se cierra ante los cambios, que se resiste a creer que alguien o una empresa son capaces de hacer las cosas de una manera diferente, me invade una sensación de pena, de lástima por lo que están dejando pasar. Lo peor de todo es que muchas veces las ideas de la gente ni siquiera son propias, sino copiadas de un familiar, amigo o vecino. Y en el mundo de los autos, esto pasa todo el tiempo. Que lo digan las marcas francesas, Renault y Peugeot.

La semana pasada, en la ocasión del lanzamiento de la SUV compacta 2008, Peugeot anunció una serie de medidas que buscan mejorar el servicio a sus clientes y con ello la aún desgastada imagen de la marca en México. Llamada “Peugeot Cumple”, la estrategia ofrece mayor rapidez y transparencia en los servicios otorgados por sus distribuidores, junto con un número telefónico para que los clientes denuncien cuando las promesas no sean cumplidas.

Sin embargo, el “termómetro” que hoy nos regalan las redes sociales, muestra un gran número de personas que rechazan la idea, que no cree y —peor— no quiere creer en las promesas. Claro, “la burra no era arisca”, dirán algunos, a los que habrá que contestar con un “que aviente la primera piedra quien nunca pecó”.

Sí, Peugeot tuvo problemas de calidad de sus productos y servicios en el pasado. Sobre el primer problema, entendieron lo que tenían que hacer y comenzaron a trabajar para mejorar. Hoy, los autos de Peugeot producidos de 2009 hacia acá, tienen mejores calificaciones en los estudios de medición de calidad que los que antes tenían. Nosotros mismos, que tenemos una camioneta 3008 de prueba desde hace nueve meses, somos testigos de esto. Y sobre el servicio —del que tampoco nos podemos quejar, dígase de paso— el primero e importantísimo paso fue dado la semana pasada. Aún así, para muchos mexicanos la imagen de Peugeot es de productora de autos poco confiables respaldados por un servicio de mala calidad.

El otro lado

Todos los autos que vende Peugeot en México hoy en día son fabricados en Europa. Curiosamente, pasa lo opuesto con la otra marca francesa en el país. Cuando Renault regresó a México luego de haber salido en 1986, trajo lo más reciente de su gama de productos. Aquí tuvimos Clio, Megane, Scénic y Laguna. Incluso produjeron Clio y Scénic en este país.

Los primeros años, como es común, fueron de luna de miel. Los “renoleros” estaban fascinados con sus autos y contentos con su regreso. Hasta que se acabaron las garantías y los autos se fueron haciendo viejos. La imagen de productora de autos “buenos pero delicados” se reforzó hasta reventarse, dejando sólo la palabra “delicados” en esa sentencia, para usar un término amable.

Y los mexicanos fueron dejando de comprar Renault. Tanto, que en 2009 la marca mandó a Olivier Murguet a México para arreglar las cosas o de plano cerrar las puertas. Murguet vio lo obvio -tan difícilmente visible- y descubrió que lo que había que hacer era poner en México autos resistentes, no “delicados”. La gama de Renault dejó de ser europea para llegar de Sudamérica o Corea. Con esto volvieron los clientes, que tal vez no sean los mismos “renoleros de hueso colorado” de antes, pero tienen muchos menos que reclamar de sus autos y de sus servicios, que también eran vistos con desconfianza por el consumidor mexicano.

Durante 2013, sin embargo, Renault perdió algo de terreno. Y lo perdió por la ausencia de un sedán subcompacto que generaba mucho volumen a la marca, el Scala. La búsqueda por un sustituto llegó a su fin y el Logan vendrá para ocupar ese tan necesitado espacio en su gama.

De nuevo, en las redes sociales, llovieron las críticas ante un anuncio hecho en mi página personal, sobre su inminente arribo. Muchas de las expresiones en su contra venían del hecho de que el origen del auto seguramente será sudamericano y no europeo.

“Duérmase con un ruido de estos”, se dicen en Brasil. Peugeot, con puros autos europeos, es criticada por su calidad. Renault, con autos coreanos o sudamericanos, es abucheada por no tener europeos, que supuestamente tienen mejor calidad.

Lo más curioso de todo es que la gran mayoría de los críticos seguramente ni siquiera habla por experiencia propia. Pero se aferran a ideas que por más que hayan sido ciertas en el pasado, no necesariamente lo siguen siendo hoy en día.

“Solo un loco no cambia de ideas”. Sí, padre. Tenías toda la razón del mundo. Qué pena que no muchos pudieron escucharte.

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones