Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien

Ideas

Ideas |

Después del festejo

Después del festejo

Después del festejo

El  Guadalajara le dio una gran satisfacción a sus parroquianos al ganar la Copa MX, torneo que ha resultado un traje a la medida para el Rebaño, que a su vez le ha caído como anillo al dedo, ya que las Chivas por su poder de convocatoria se han convertido en el detonante promocional que el torneo necesita. La Copa sin Chivas no sabe igual.

Los rojiblancos se coronaron en un torneo que no debieron de haber jugado debido a que originalmente su destino era la Copa Libertadores, evento en el que ya estaban matriculados, como ya se sabe la cancelación de los clubes mexicanos frustró que el Guadalajara disputara el prestigiado torneo sudamericano habiéndose ganado el derecho a competir.

El título conquistado por las Chivas tiene varias aristas positivas: el primer campeonato que gana en su  nuevo estadio, que después de 20 años se volvieron a coronar en la capital de Jalisco, Matías Almeyda suma su segundo título como técnico, algo que no ocurría desde la época del Ing. Javier de la Torre, se confirma que ha recuperado el protagonismo que había perdido.

Como suele suceder, los detractores del Guadalajara minimizan su logro esgrimiendo que la Copa MX es un “torneucho” de poco valor y nula trascendencia, en contraste la parcialidad del Chiverío sobrevalora la importancia del certamen.

No hay vuelta de hoja, la Copa MX es un torneo oficial, esta vez lo ganaron las Chivas que presumen en sus vitrinas un trofeo que los otros equipos no pudieron adjudicarse. Más que festejos, un equipo grande debe de acostumbrarse a levantar trofeos en los torneos que disputa sin importar la jerarquía de la competencia.
Paulatinamente se ha venido hablando más de lo que hacen las Chivas en la cancha que de lo que acontecía en su entorno fuera de ella, lo que se le debe atribuir a Matías Almeyda y a sus jugadores.

Los aficionados están enganchados con su equipo; atrás han quedado la poca asistencia al estadio, las críticas a Jorge Vergara y las exigencias de que vendiera el equipo, los problemas de descenso, lo que en términos coloquiales se llama la época de “vacas flacas”.

Almeyda, los jugadores y la directiva tienen plena conciencia que la conquista copera no es suficiente paliativo que amaine la ilusión de ganar la Liga, que es el objetivo más deseado, si no se consigue, el júbilo copero tendrá fecha de caducidad.

Concluido el torneo de Copa, el Guadalajara buscará asegurar esta tarde su calificación a la Liguilla en su visita a lo que queda del Cruz Azul, que ha sumado otro torneo acumulando frustraciones.

Los Cementeros, virtualmente sin posibilidades de calificar, buscarán en la Liga abollarle la corona de la Copa a las Chivas para tener algo que presumir en el presente torneo, así de raquíticas están las cosas para el equipo de Jémez, que ya no siente lo duro sino lo tupido.

Si el Guadalajara la “Cruzazulea” seguramente causaría dudas de cara a la Liguilla, de que el equipo intratable de la Copa no se le asemeja en la Liga.

Lee También

Comentarios