Jueves, 15 de Abril 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

De religión y tauromaquia

Por: El Informador

Por Xavier Toscano G. de Quevedo

>

Estamos viviendo en estos días la Semana Santa, que en este año las circunstancias y el calendario la han colocado en un período más adelantado con relación a otros años. Es nuestra Semana Mayor, como también se le conoce, y es la principal fiesta religiosa que tenemos los católicos durante todo el año, y que culmina precisamente en el Domingo de Resurrección o de Pascua, fecha que nos lleva al prólogo de una de las tradiciones más ancestrales en el mundo de nuestro mágico Espectáculo Taurino: la Feria de Abril Sevillana.  

>

En ella los empresarios del coso Maestrante se esmeran hasta donde les es posible conjuntar a los mejores toreros del momento, así como también a las ganaderías —aunque aquí existen sus bemoles, pero sabemos que algunos toreros así lo exigen— que han alcanzado un prestigio y que logran dar con sus astados realce a esta magna feria.

>

Así, los aficionados sevillanos y los que acuden de otros países año con año a la Real Maestranza, muestran como característica principal una simpatía o casi devoción especial por los toreros de su tierra, de los cuales Curro Romero durante muchas décadas ha sido el predilecto; sin embargo, después de su retiro, el báculo de mando lo lleva indiscutiblemente Morante de la Puebla, situación que se enmarcará con sus cuatro apariciones en esta feria, iniciando en el Domingo de Resurrección; Sevilla lo exigía y así lo entendió el torero y los empresarios.           

>

Regresando de nuevo a nuestro preámbulo de la Semana Santa y acorde con ella, debemos hablar del lance fundamental del toreo, “la verónica”; el lance rey de nuestra fiesta, no sólo es el fundamental, es inclusive el lance natural cuando se torea con el capote, y de él se derivan el resto de las suertes, en donde encontramos el repertorio más variado del toreo.

>

La historia y los tratadistas parecen ponerse de acuerdo en asignar la paternidad de “la verónica” a Joaquín Rodríguez “Costillares” —obviamente torero sevillano—  inventor también de la suerte del “volapié”. ¿Pero, por qué este nombre? La historia refiere que este lance tiene semejanza con un momento en el pasaje del Vía Crucis de Nuestro Señor al Calvario, y nace de la inspiración del noble acto de la Verónica cuando limpia la sangre y el sudor del rostro de Cristo, éste queda impreso en el paño y Verónica lo muestra a la multitud con sus dos manos, este acto que veneramos en la tradición católica, sirvió para bautizar el lance fundamental de nuestra fiesta.

>

Cuando un torero ejecuta una “verónica” de verdad, con las manos bajas, cargando la suerte y acompañando con la cintura, la plaza se cimbra, al admirar el más bello de todos los lances, y ahí estará Morante.  

>

Únicamente esperamos contar con la presencia del auténtico toro bravo, situación un poco difícil de asegurar, ya que habrá ganaderías que nos producen muchas dudas, porque conocemos la mentalidad de sus dueños, y otras que seguramente presentarán al eje de la fiesta: su Majestad, El Toro Bravo.

>