Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 14 de Octubre 2019
Ideas |

Crucigramas

Por: María Palomar

Crucigramas

Crucigramas

Está por estrenarse una película cuyo título original es The Imitation Game (quién sabe cómo le pondrán en español), dirigida por Morten Tyldum y protagonizada por Benedict Cumberbatch (el Sherlock Holmes de la BBC) y Keira Knightley. Se trata de la historia de Alan Turing, matemático y pionero de la computación, y del equipo de excéntricos criptoanalistas que desempeñaron un papel fundamental en la decodificación de las comunicaciones del enemigo durante la Segunda Guerra Mundial. En Bletchley Park, una propiedad campestre de 23 hectáreas en Buckinghamshire, a unos 80 kilómetros al noroeste de Londres, el MI6 instaló desde 1938 el servicio llamado Government Code and Cypher School. Se calcula que gracias al trabajo de ese equipo, que logró descifrar los mensajes de los alemanes, italianos, japoneses y rusos, la guerra duró menos tiempo y las bajas de los aliados fueron menores.
Pero aunque se ha escrito mucho sobre Bletchley Park y acerca del personal de inteligencia que descifró el código de las máquinas alemanas Enigma, no es muy sabido que la mayoría de quienes trabajaron ahí eran grandes aficionados a los crucigramas. En los periódicos ingleses (en particular el Daily Telegraph, el Times, el Guardian) los seguidores de los crucigramas crípticos son una especie de secta de iniciados capaces de resolver las pistas más enrevesadas, complejas y dificultosas.


Lo que no capta la gente que no hace crucigramas es que se trata de un ejercicio parecido a la guerra. Es un combate mental entre el autor del acertijo y quien trata de resolverlo, y aunque existen ciertas reglas, dentro de ellas el autor hará todo lo posible por confundir y despistar al lector-descifrador. Por eso los crucigramas son superiores al sudoku: una computadora puede hacer un sudoku y otra puede resolverlo, pero el crucigrama es la pugna del ingenio humano contra el ingenio humano, donde intervienen elementos como el sentido común, la cultura general o el humor.


En 1942 el Daily Telegraph recibió quejas de lectores que consideraban que el crucigrama del periódico no era suficientemente difícil, pues podía resolverse en unos cuantos minutos. Entonces se ofreció un premio de cien libras a quienes pudieran hacerlo en doce minutos, cosa que lograron cinco de los candidatos reunidos en la sala de redacción del periódico. Al día siguiente (el 13 de enero de 1942) el crucigrama se publicó para que todos los aficionados probaran su pericia. Pero la cosa no quedó ahí: sin que lo supieran los editores del Telegraph, el Ministerio de Defensa estaba atento. Uno de los participantes en el concurso, Stanley Sedgewick, cuenta que recibió semanas después una carta confidencial en que se le invitaba a entrevistarse con un alto mando del ejército. Sedgewick y varios más de los que aquel día habían resuelto el crucigrama acabaron trabajando en Bletchley Park descifrando los mensajes encriptados.


Los crucigramas son un ejercicio de “pensamiento lateral”. Los crucigramas hacen que se busque entender el raciocinio del opositor. Quizá no sea exagerado decir que los crucigramas ayudaron a ganar la guerra.

Comentarios