Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 16 de Enero 2019

Ideas

Ideas |

Créditos: ¿Política contra interés común?

Por: Alfonso Zárate

Los forcejeos políticos no cesan y, como tenía que suceder, las consecuencias sociales y económicas no se han hecho esperar. Uno de los daños más graves está, precisamente, en la obra pública y, especialmente, la destinada a atender necesidades básicas de la población más marginada de la Entidad. De manera ya francamente inentendible, se niega incluso el registro de créditos acordados y aprobados como es el caso del planteado para el municipio de Zapopan. Es muy cierto que cualquier endeudamiento debe ser objeto de meticuloso análisis para justificar su procedencia pero, que se sepa, no hay fundamento para cuestionar el promovido por las autoridades zapopanas, máxime que se tiene en cuenta fundamentalmente la realización de obras orientadas a colonias muy populosas y con carencias ancestrales. Se dirá que hay cierto paralelismo entre el crédito otorgado a Guadalajara para el programa de pavimentación de arterias citadinas y que finalmente llegó a destrabarse en fechas recientes y, surge la interrogante, entonces ¿por qué no ha sucedido algo similar con Zapopan, sobre todo cuando el programa de acciones es eminentemente de tipo social? O bien la tramitología entre los niveles de Gobierno va de mal en peor o, lo que es más creíble, en esa estructura vertical de poder y de manera egoísta, simple y llanamente partidista, se niegan autorizaciones o se demoran al máximo para evitar que los de un color parezcan lucir más que los de otro. Tal vez, podrá pensarse así, en el caso de Guadalajara valieron no tanto los buenos criterios, sino las presiones que naturalmente ejercieron no solamente las autoridades, sino la fuerte empresa que hace cabeza en los trabajos, o los propios constructores y, también claro está, los ciudadanos que no comprenden cómo por cuestiones políticas se detienen las obras de interés comunitario. Pero esto no ha acontecido aún en el caso de Zapopan que tiene interés en promover un programa de realizaciones para el que ya lleva bastante retraso y que no se ha lanzado a iniciar –como sí pasó en Guadalajara-, ya que no se quieren correr riesgos innecesarios, hasta no contar con los recursos en firme. Si el mencionado crédito pasa por un deliberadamente aletargado trámite, deberá asegurarse que el único perjudicado es el pueblo. Los tiempos políticos ya han emprendido su marcha, y esto no hay quien lo dude, así que en lo que termina dicho crédito de autorizarse y de acometerse las obras, ya se perdió mucho, incluyendo dinero. Sin embargo, lo mismo valdría para insistir en la cuestión del crédito planteado por el Gobierno de la Entidad y que, por más que nos digan los legisladores locales que no es justificado, bueno pues quizá haya algunas cosas que cuestionar o simplemente cancelar pero ¿y el resto de acciones involucradas, las que no tienen o no pueden tener objeción alguna? La verdad, ya no hay parámetro para comparar quiénes son los que mayor injusticia social cometen entre los que de manera evidente se están dedicando a bloquear inversiones que sí urgen, y más a los que menos tienen. Ante estas actitudes negativas, perjudiciales en alto grado, francamente no queda sino un llamado a que las autoridades de distintos niveles, otra vez, para que dejen de pensar en 2012, se dediquen a su trabajo y, por encima de todo, dejen de impedir que fluyan los recursos indispensables para que avancen las obras y servicios programados en el Estado y en los municipios. Ojalá y caigan en la cuenta, ya que, de otra forma, creeremos que para ellos la política se antepone a la conciencia social y al interés colectivo. Por Miguel Zárate Hernández (Presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción en Jalisco)

Lee También

Comentarios