Domingo, 03 de Marzo 2024

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Coeficientes en la nutrición

Por: El Informador

Citando pues algunos ejemplos para manejar coeficientes, decíamos en la próxima pasada colaboración que mucho tienen que ver peculiaridades biológicas de los cultivos. Así, por ejemplo, el coeficiente de aprovechamiento de la materia nutritiva del abono disminuye con el aumento de dosis del fertilizante que se aplica, con el aumento del contenido del nutriente dado en el suelo, con el aumento de la acidez del suelo y con el método de esparcimiento del abono en comparación con la colocación local. Con frecuencia “saturamos” el suelo aplicando dosis a criterio que, aun siendo valedero para e interesado, sin embargo la saturación puede ser una consecuencia de interpretación equivocada en el diagnostico de deficiencias; debemos tener siempre presente que los fertilizantes minerales tienden a ser residuales en forma tan crítica para los sistemas radiculares, que se puede llegar a la intoxicación. Un trabajo de campo para paliar un tanto la salinidad resultante es remover el suelo para llevar oxigeno a los estratos radiculares, y también mantener la humedad correspondientes a las necesidades de nuestro vegetal abarcando con el riego una superficie que corresponda al desplazamiento de las raicillas. Por otro lado lo mismo hay que tener presente la tendencia hacia la acidificación, con lo que deja de haber balance de la reacción correspondiente, a suelo-planta-agua.
 
Para uso práctico exponemos los coeficientes medios de aprovechamiento de la materia nutritiva lo expresamos en por cientos: de los fertilizantes orgánicos.
 
Primer año nitrógeno 20 a 25; fosforo 25 a 30; potasio 50 a 60.
 
Segundo año nitrógeno 20; fosforo 10 a 15; potasio 10 a15.
 
Tercer año nitrógeno 10; fosforo 5; potasio 0.
 
En toda la rotación nitrógeno 50 a 55; fosforo 40 a 50; potasio 60 a 65.
 
De los fertilizantes minerales.
 
Primer año nitrógeno 50 a 60; fosforo 15 a 20; potasio 50 a 60.
 
Segundo año nitrógeno 5; fosforo 10 a 15; potasio 20. Tercer año nitrógeno 5; fosforo 5; potasio 0.
 
En toda la rotación nitrógeno 60 a70; fosforo 30 a 40; potasio 60 a 80.
 
El ejemplo de los coeficientes antes mencionados se refiere pues al aprovechamiento de la materia nutritiva de los fertilizantes por años y en general por una aconsejable rotación de cultivos de cosechas logradas en condiciones normales.
 
Estamos haciendo mención de los coeficientes únicamente en el manejo de los tres primeros fertilizantes que encabezan la lista de otros varios, conocidos como medianos que son tres o cuatro y los llamados menores o de traza. Es lógico que cada uno tiene su importancia, por ello, estaremos exponiendo el comportamiento en las funciones de todos ellos, para llevar cabalmente la información a nuestros amables productores, lectores interesados en nuestros temas.
 
Adelantaremos por lo pronto la importancia de las tres etapas del ciclo biológico de los vegetales. Con ello como futuro, continuemos con el tema de hoy.
 
La influencia de los restos de rastrojos y raíces de cultivos intercalados sobre el régimen de nutrición del suelo.
 
Anteriormente ya se ha hablado que parte de los elementos nutritivos de la extracción biológica queda en parte como remanente de la cosecha. La mayor acción posterior sobre la nutrición de cultivos que se suceden la producen pues los restos de rastrojos y raíces de plantas leguminosas sobre todo. Esto lo debemos tener en cuenta en primer lugar al organizar el sistema de empleo de fertilizantes en la rotación de cosechas. En los restos de raíces y rastrojos de leguminosas, en comparación con otros cultivos observamos la más estrecha correlación entre el carbono y el nitrógeno que se aproxima a la de buen estiércol.
 
Debido a esto la mineralización de los restos de raíces y rastrojos de yerbas leguminosas y leguminosas para grano sucede intensamente; los coeficientes de aprovechamiento de las materias nutritivas de los restos de raíces y rastrojos del cultivo predecesor o anterior a la planta leguminosa son, aproximadamente, los mismos que para los abonos orgánicos.
 
Dejamos para próxima colaboración, el tema no sin antes, insistir en la conveniencia de barbechar la tierra inmediatamente después de levantada una cosecha.
 
El autor es productor asesor-consultor Correo ing.sierra@yahoo.com.mx

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones