Lunes, 27 de Mayo 2024

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Beyoncé y la NASA

Por: Carlos Alberto Lara González

Beyoncé forma parte de mi lista de divas inspiradoras al lado de talentosas cantantes como Joss Stone, Julie Roberts, Laura Pausini, Solé Giménez y Shakira. Admiro de ellas, además de su originalidad y gran capacidad interpretativa, su hermetismo a la hora de hablar de ciertos asuntos de su vida privada, que poco o nada tienen que ver con su trabajo. En otras palabras, que tienen cabeza pese a moverse en el mundo del espectáculo y del show business.

Sin embargo, hoy siento la necesidad de hablar de la polémica de cierre de año que ha generado la primera, por comenzar a caer en estupideces propias de estrellas como Lady Gaga, cantantes con mucho mayor éxito pero meno talento, para mi gusto. Lo hago porque creo, y espero equivocarme, que se trata de una estrategia comercial basada en la  provocación, que no necesita y que en nada le beneficia.

Si la memoria no me falla, comenzó publicando en su cuenta de Instagram una fotografía sentada en una barra de bar, con la palabra “Juicy” (Jugoso) ante de la imagen de Jesucristo en el famoso cuadro La última cena, lo que irritó a cientos de seguidores (advierto que no fue mi caso), por mí como si hubiera dejado sin lugar al propio Judas Iscariote.

Lo que me parece lamentable es la osadía, estupidez o en el mejor de los casos, descuido de su parte y de parte de su equipo, al haber incluido en la canción “XO” la frase “falla total”, extraída de la grabación oficial del accidente del trasbordador espacial Challenger de 1986. Ya por sensación auditiva, por falta de memoria, exceso de frivolidad o lisa y llanamente por no haber encontrado un intertexto musical que encajara mejor en la canción, no deja de ser una lamentable y costosa ocurrencia para una artista que no necesita recurrir a los escándalos propios de la industria en la que se mueve.

Posterior al escándalo, en lugar de ofrecer una breve y sincera disculpa, hizo lo que cualquier asesor de comunicación recomienda en estos casos, emitir un comunicado. Un comunicado en el que enfatizó que su corazón estaba con las familias de los fallecidos en la explosión del Challenger, mismo que aprovechó para explicar la intención de la canción, algo que tampoco necesita una cantante como ella.

A ver, es como si un poeta se viera en la necesidad de explicar su poema para ser comprendido. Escribir una canción, o mejor aún, elaborar un poema es, como diría el poeta de Úbeda, Joaquín Sabina, como resolver un crucigrama. Aunque el también cantante reconoce que llega un momento en que las leyes de la rima te van llevando y así disimulas la falta de grandes ideas. Creo que es lo que pasó con Beyoncé, disimuló demasiado. El problema es que al parecer está dejando muchas cosas importantes en manos de la industria del entretenimiento y eso podría ser costoso para la carrera, insisto, de una cantante que tiene todo para seguir en vigente en los mejores escenarios mundiales.   

El Challenger explotó 73 segundos después de su despegue ante los ojos del mundo. Murieron siete astronautas. El audio utilizado por los compositores de Beyoncé es de seis segundos. Seis segundos que si bien son incapaces de acabar una carrera artística, pueden aboyar la imagen de la cantante que más vendió el último mes de 2013.

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones