Domingo, 19 de Mayo 2024

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Año Nuevo

Por: Luis Ernesto Salomón

Año Nuevo

Año Nuevo

En 2013 la incertidumbre económica en el mundo impactó en México. Las expectativas del inicio del año se diluyeron para convertirse en un magro crecimiento que redujo de forma muy significativa el ritmo de la actividad económica. El desafío más importante en esa materia es revertir esta tendencia para acelerar el crecimiento.

El 2014 puede ser un año que haga más ostensibles las diferencias en el desarrollo de las distintas regiones de México. Un ejemplo de ello es el impacto que en las fronteras tendrá la aplicación de la nueva tasa del Impuesto al Valor Agregado. Ahí pueden resentirse efectos negativos para el consumo y la producción. Por otra parte en las regiones en que se prospecta la producción petrolera la actividad se ha incrementado desde hace meses y es previsible que esa tendencia aumente de forma importante.

Estos efectos estimulantes también se esperan en los puertos del Atlántico y del Pacífico, en los que se registra un crecimiento de las actividades de cabotaje. Así, estados como Tamaulipas, Nuevo León, Coahuila, Colima, Veracruz y Campeche pueden esperar un incremento de su actividad económica importante.

Por otra parte, la actividad turística se ha visto muy seriamente afectada en los últimos años y su recuperación parece muy paulatina, por lo que, salvo Cancún y la Riviera Maya, los demás destinos pueden esperar un año similar al que terminó.

Las regiones industriales continúan su crecimiento de la mano de las manufacturas, encabezadas por El Bajío, en donde se espera un incremento en la inversión fija y una mayor oferta de empleo, así como en la zona Monterrey-Saltillo. Mientras que la Ciudad de México y su zona de influencia continúan su desarrollo siguiendo el impulso de las obras de infraestructura pública y privada.

Para otras entidades la situación es compleja, como Chiapas, impactada por los efectos fiscales; Oaxaca, Guerrero y Michoacán, en donde los problemas de inseguridad y la ancestral pobreza siguen acrecentado la brecha de la desigualdad.

En este panorama, Jalisco se mantiene en un punto intermedio dados su capacidad industrial y su potencial de desarrollo agropecuario y turístico. Las obras de infraestructura serán la clave para detonar una aceleración tanto en la Zona Metropolitana de Guadalajara como en otras regiones de la Entidad. Para nuestra ciudad, el inicio de las obras del tren eléctrico urbano, la continuación de obras viales y el inicio de proyectos inmobiliarios serán clave para revertir la ralentización vivida en 2013.

Las ciudades ahora compiten por estimular el desarrollo de proyectos para atraer inversiones que permitan condiciones de mayor bienestar para sus habitantes. En 2014 la ciudad requiere de medidas más profundas para atraer estas inversiones en el campo industrial del conocimiento, de la educación, el comercio y la vivienda.
 

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones