Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien

Ideas

Ideas |

¿Actitudes esperadas o inesperadas de Trump traerán a México nuevas oportunidades?

¿Actitudes esperadas o inesperadas de Trump traerán a México nuevas oportunidades?

¿Actitudes esperadas o inesperadas de Trump traerán a México nuevas oportunidades?

El año 2016, al que el consenso de analistas le proyectaban a México un crecimiento económico de 2%, terminó con uno de 2.43%, año en que la actividad agrícola también respondió con un incremento de 12.6% y la Bolsa Mexicana Valores, el principal indicador bursátil, llegó cerca de su máximo histórico. Fue también el año en el que más empleos se crearon en el país, en las últimas dos décadas. Esos hechos esperanzadores contrastaban con la incertidumbre ante 2017, que también se esperaba por el potencial adverso efecto Trump.

Y dicho y hecho: llegó al que un letrado definió como “lo contrario a un refinado, falto de cortesía, de educación, de buen gusto, de modales; el que desea fastidiar al otro, falto de respeto a todo, y la antítesis de la cultura: O sea, lo naco”.

La presión del nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ya ha intimidado a tres empresas productoras de vehículos y a sus inversionistas estadounidenses de cerrar sus operaciones en México, para invertir e iniciar producción de automóviles en Estados Unidos, y los convenció.

Ahora, el Presidente Peña Nieto ha prometido hacer frente a las presiones de la Casa Blanca; porque dado que el TLCAN es la columna vertebral de la economía mexicana que se centra en las exportaciones, México tiene más que perder de la conversación que viene —igual que Estados Unidos— porque son seis plantas exitosas que no quieren abandonar México.

Por tanto, esperamos que sea más difícil para Trump lograr esa jugada, como lo hizo con lo de la construcción del costoso muro. Además, el Presidente mexicano ya le contestó, con toda claridad a Trump: que México no va a aceptar su presión de financiar el muro. Fue su decisión construirlo. Estará del lado americano de la frontera. No nos gusta, pero está en todo su derecho.

En todo caso, Tanto nuestro secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, como el secretario de Comercio, Ildefonso Guajardo, ya han dicho que dejar el TLC es la última opción, porque siempre existe la posibilidad de abandonar dicho Tratado, e iniciar operaciones a partir de las reglas de la Organización Mundial de Comercio. Es un hecho también que México utiliza 40% de productos estadounidenses en su producción, de ahí el posible interés de Trump de no impedir el asunto.

“Dejar el TLC por completo, para nosotros implica un alto costo” —afirmó el canciller—, “porque millones de empleos mexicanos dependen de nuestra capacidad de producir y exportar libremente a Estados Unidos miles de autos, que produzcamos en México, por lo que no deja de ser nuestra primera opción”.

Por otra parte, en la reciente reunión anual del Foro Económico Mundial (WEF), el foro mundial en Davos Suiza, que representa el globalismo que Trump ha prometido destruir, el proteccionismo prometido por Trump es un atentado contra la premisa central de Davos, que afirma que el comercio y la inversión a nivel internacional son fuerzas para el bien.

El llamado de Trump por establecer una prohibición temporal a la entrada de todos los musulmanes en Estados Unidos es lo opuesto al llamado por un “dedicado diálogo multicultural” que se escuchó este año en la presentación preliminar de la WEF. El presidente Trump también ha argumentado que “el concepto del cambio climático” fue inventado por los chinos, como parte de un complot para destruir la industria estadounidense.

Simbólicamente, el último día del foro este año, el 20 de enero, la principal estrella del foro fue Xi Jinping, el presidente de China. La decisión del líder chino de participar por primera vez en el foro fue debido a la ausencia física y espiritual del nuevo presidente estadounidense.

Es posible que el presidente Xi, haya decidido presentarse para la clausura como “líder responsable y receptivo” del sistema económico internacional, porque el contexto político de la reunión anual de la WEF este año estaba marcado para la inauguración de Donald Trump. El lema del foro es, “comprometidos a mejorar el estado del mundo”. Sin embargo este año hubiera parecido “defendámonos de un mundo hostil”.

Con los países miembros del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, Trump cumplió el lunes pasado una promesa de campaña y firmó una orden ejecutiva para retirar a Estados Unidos del acuerdo TPP, distanciando a Washington de sus aliados de Asia.

Firmado por 12 países, de ambas orillas del Pacífico (Estados Unidos, Australia, Brunei, Canadá, Chile, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Perú, Singapur y Vietnam, y ahora todo indica que China podrá formar parte. Dicho país está invitado por todos.

Buscaron salvarlo o crear uno nuevo en el que se incluyera al país asiático, pero tras la decisión del presidente Donald Trump, de retirar a Estados Unidos, que estaba inscrito para ser parte, China recibió muchas invitaciones en su estadía como orador en Davos, el día 20 de enero.

Lee También

Comentarios