Jueves, 22 de Febrero 2024

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

* Zopilotes

Por: Jaime García Elías

* Zopilotes

* Zopilotes

Pues sí: los patos le tiraron a las escopetas.

La victoria del Atlas sobre el América, la noche del sábado en el Jalisco, nada tiene que ver con la justicia. Ni con la lógica... Es, simplemente, un hecho consumado. Es el clásico “palo dado”, que ni Dios quita.

*

Las circunstancias en que se dio el resultado quedan grabadas a fuego en la memoria de los espectadores...

Al descanso, ganaba el América por 1-0. Lógico, se diría... Empezando el segundo, un tiro de Millar, que quizá no llevaba etiqueta de gol, se desvió en un tobillo de Diego Reyes (el autor del gol americanista, por cierto), se alejó de las tenazas de Muñoz, pegó en la base del poste... y terminó su viaje en la red.

El América echó mano de su artillería pesada, decidido a restablecer, a cualquier precio, el dominio de la lógica. Benítez, solo contra el portero Pinto, voló un gol cantado. Otros remates, de Mosquera, Mina y Sambueza, pegaron en los palos. Robles y Martín salvaron providencialmente a su marco en sendos lances... Del otro lado, Bravo, en un alarde de colmillo, fabricó un penalty.  Si esa jugada fue de crack, la ejecución fue de llanero: patadón con fuerza, sin malicia... pero con suerte, en su acepción de “encadenamiento casual, azaroso, de los hechos”, favorable para unos y adverso para otros. El balón pegó en el pie derecho de Muñoz... y se escurrió a la registradora.

El sábado, sin duda, puesto que el América perdió un partido que debió haber ganado y el Atlas ganó uno que debió haber perdido, Dios fue rojinegro.

*

Sin embargo, la historia aún no acaba de escribirse. El Atlas, que hace una semana era sotanero en el tabulador del cociente, heredó esa incómoda posición al Querétaro, porque éste sí tuvo un resultado a tono con las previsiones: como el propio Atlas una semana antes, perdió ante los “Tigres”.

Lógico o ilógico, justo o injusto, normal o disparatado, pues, el resultado es incuestionable, porque así es este negocio del abarrote. Como es incuestionable que el Atlas respira, porque la victoria debe ser un alimento sicológico para los rojinegros... y porque es un indicio de que hay cosas que se están haciendo bien.

Y, sobre todo,  porque no es lo mismo que los zopilotes estén revoloteando alrededor de uno, a que lo hagan alrededor de otro.
 

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones