Martes, 28 de Mayo 2024
Ideas |

* Violencia

Por: Jaime García Elías

* Violencia

* Violencia

Sería, teóricamente, un encuentro anodino; incoloro, inodoro e insípido, como el agua. Un partido típico de Copa, en suma.

Y, venido a ver...

*

Los simpatizantes más furibundos de los “Tigres”, desentendidos de que el martes es un día laborable, viajaron a San Luis para acompañar a su equipo en el primer partido de la edición 2014 de la Copa MX... El primero, subrayémoslo. No un encuentro decisivo; ni, mucho menos, la Final, que habría justificado el interés y aun el entusiasmo de cientos de fanáticos.

El caso fue que, ya en San Luis, en el descanso, hubo detonaciones en la tribuna ocupada por los porristas reyneros. Muchos aficionados --la televisión y las fotografías publicadas en la prensa lo demuestran-- decidieron “refugiarse” en la cancha. Los que permanecieron en las gradas fueron agredidos por los porristas locales. La trifulca se generalizó. El partido debió suspenderse durante media hora, y sólo se reanudó tras la advertencia, en el sonido local, de que, de ocurrir más hechos violentos, se suspendería.

*

Incidentes así, por desgracia, se han vuelto recurrentes en las canchas mexicanas... Hace casi un año, en Neza, grupos de porristas del América, antagonistas entre sí, tuvieron enfrentamientos directos, y, ya encarrerados, con policías del Estado de México. Hace mes y medio, frustrados por la eliminación ante el Toluca, seguidores del Cruz Azul armaron el borlote que derivó en el veto de cancha que se cumplió --precisamente-- el sábado pasado. Los porristas del Querétaro han tenido enfrentamientos con seguidores de Atlas y Cruz Azul...

En Europa, el “hooliganismo” ameritó medidas drásticas tanto de los clubes como de las autoridades civiles, para contener la violencia que aun en países con fama de civilizados --Holanda, Inglaterra, Italia...-- se había vuelto sistemática. En Sudamérica suelen tomarse medidas similares para evitar la presencia de “barristas” y “torcedores” en partidos “de alto riesgo”.

En México se tiene en la mira a simpatizantes de ciertos equipos (América, Tigres, Pumas... y ocasionalmente Atlas y Guadalajara), que han hecho del desorden, la agresividad y el vandalismo una costumbre. Sin embargo, es evidente que las medidas de control aplicadas hasta ahora han sido insuficientes, por lo que queda la duda de si habrá la energía y la prudencia necesarias para apretar clavijas... o la incógnita de cuántos niños tendrán que ahogarse para que, quienes deben y pueden hacerlo, tapen ese pozo.
 

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones