Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 19 de Septiembre 2019
Ideas |

— Numeritos

Por: Jaime García Elías

— Numeritos

— Numeritos

Su carta de salida llevaba implícito el mensaje: “Con ésta, gano...”. Cuando se autodestapó como aspirante a la candidatura a la Presidencia de la República por el Partido Acción Nacional, el que seguirá siendo gobernador de Jalisco (“si Dios no lo remedia...”, diría, acariciando enigmáticamente su relicario, la Tía Eme) hasta después de los Juegos Panamericanos, habló del paraíso de bienestar económico en que Jalisco está convertido. No quedó claro, aquella noche, si el arribo anticipado de los jaliscienses —en masa, además— a la Tierra Prometida, obedece a la eficacia del susodicho para cumplir con la honrosa encomienda que le confirió el pueblo, o a que la Virgen de Zapopan tuvo a bien incorporar ese asunto a su agenda de tareas, como tantos otros menesteres que sus hijos, desencantados de tantos falsos profetas que han visto desfilar por este Valle de Lágrimas, han puesto en sus manos. —II— Enterado de que el bolsillo es el órgano más sensible del ciudadano común, el precandidato en cuestión se sacó un as de la manga: afirmó que los jaliscienses que se honran en tenerlo como gobernante, perciben, en promedio, ingresos por 42 mil pesos trimestrales: 17 mil mensuales —en números redondos—, según alguien se tomó la molestia de sacar las cuentas... En lo que el Tío Teo se hacía cruces preguntándose qué pecado cometió en su vida anterior para ser, en ésta, uno de los pocos cuyo salario estaba muy por debajo de la generalidad, se complementó la información: el más reciente informe del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) señala que sólo uno de cada cinco jaliscienses puede hacer suyo el adagio de que “La buena vida es cara; hay otra más barata... pero no es vida”. Cuatro de cada cinco jaliscienses fluctúan entre el rango de “limitados” y la pobreza extrema, y uno de cada tres jaliscienses, según la misma fuente, vive en condiciones de pobreza; es decir, que tiene ingresos por menos de dos mil 114 pesos mensuales. —III— Al respecto, el secretario general de Gobierno afirma que él tiene “datos que hablan de otras realidades”... Ha de ser secreto de Estado. Lo cierto es que, mientras el funcionario no se digne poner las cartas boca arriba, cuatro de cada cinco jaliscienses tendrán derecho a sospechar que la carta de triunfo que el precandidato arrojó aquella noche en la mesa, es más falsa que un billete de dos pesos. JAIME GARCÍA ELÍAS / Periodista y conductor radiofónico.

Comentarios