Domingo, 23 de Junio 2024

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

* Elogios

Por: Jaime García Elías

* Elogios

* Elogios

La destitución, el domingo, de Carlos Bustos como técnico del Morelia, obedece a la peculiar “lógica” del futbol: al consenso de que “Cuando un equipo se muere, el técnico es el culpable”.

Otros colegas suyos están peor. Bustos por lo menos ya había ganado un partido: el de la tercera fecha, sobre los “Tigres”. Mucho peor les han rodado las cosas a Rubén Omar Romano, del Puebla; Pedro Caixinha, del Santos Laguna; Tomás Boy, del Atlas, y Ricardo Ferreti, de los “Tigres”: ellos sí que, en cuatro fechas cumplidas del Torneo de Clausura --como dicen los comerciantes--, “aún no se persignan”.

*

Por cierto: en el juego de la pelota gallega hay dos cosas parecidamente difíciles: una, criticar a un equipo ganador; otra, elogiar a un equipo perdedor...

Los cuadros mandones en el tabulador del Torneo de Clausura, porque han impuesto condiciones (Cruz Azul, Toluca y América, para llamarlos por su nombre), no obstante los altibajos y las defecciones de los dos primeros en campañas recientes, forman parte, de manera permanente, del elenco de los equipos grandes. Lo mismo --o casi-- puede decirse de Santos Laguna y “Tigres”: habituales protagonistas de las competencias domésticas, es desusado que anden, como ahora, arrastrando --literalmente-- la cobija. La continuidad de sus técnicos, por tanto, está supeditada a la dosis de paciencia que decidan tenerles sus dirigentes, a la vista de la presión que seguramente debe haber de parte de sus simpatizantes.

*

Los elogios al equipo que pierde fueron generalizados, por no decir que unánimes, en el caso del Atlas. Que hubiera tomado ventaja en el marcador (“haiga sido como haiga sido”, dijo el clásico) sobre el América, y que hubiera tenido claras oportunidades de poner los números a su favor por 2-1 e incluso 3-1, si Millar hubiera tenido contundencia, son indicios de que el cuadro experimentó cierta mejoría.

Sin embargo, como las actuaciones precedentes habían sido poco convincentes, queda la duda de si la transformación fue consecuencia de la motivación que significa jugar contra un equipo que de ordinario es protagonista de los campeonatos, y si esa metamorfosis --amén de la aportación que pueda hacer el recién desempacado José María Ortigoza-- se manifiesta también en partidos como los de las siguientes jornadas, ante rivales de mucho menos prosapia, como son Pachuca y Morelia.

(Como dicen que dijo José Feliciano: “Ya veremos...”).
 

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones