Viernes, 23 de Febrero 2024

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

* Bufón

Por: Jaime García Elías

* Bufón

* Bufón

Criticar es una cosa; tirar la piedra y esconder la mano..., otra muy diferente.

“Tuca” Ferretti, por ejemplo: cuando abrió la boca, tras la derrota de sus “Tigres” ante el América —por goleada, además— en la primera jornada del actual Torneo de Clausura, para endosar al árbitro la factura de los platos rotos, más que criticar, despotricó: lo primero implica juzgar —lo mismo para aprobar que para censurar— a partir de criterios objetivos y conocimiento de los cánones del asunto de que se trate; lo segundo es simplemente hablar de los demás, sin consideración y sin argumentos válidos.

*

Citado por la Comisión Disciplinaria de la Federación Mexicana de Futbol a raíz de sus diatribas contra el silbante, el técnico de los “Tigres” pudo haber hecho dos cosas: una, disculparse; otra, probar sus dichos.

Cualquiera de las dos actitudes lo hubiera honrado: lo primero, por ejemplo, fue lo que hizo Miguel Herrera al día siguiente de las declaraciones con que evidenció su frustración por la derrota del América en la reciente Final ante el León; lo segundo hubiera incorporado un ingrediente muy valioso, muy útil, dadas su experiencia y su indudable conocimiento del tema, tanto para sancionar al silbante como para reducir el riesgo —latente siempre— de que otros árbitros repitan los errores que “Tuca” señalaba.

*

Aun cuando sólo lo hubiera hecho para evitarse una suspensión o para reducir el monto de la sanción pecuniaria que ameritaban sus declaraciones (que, como establece el Reglamento de Sanciones”, implican “ofensa, menosprecio o agravio” en contra de los árbitros), Ricardo pudo haberse hecho responsable de sus dichos... y, como ya se apuntó, disculparse por ellos.

Hubiera sido preferible a la salida con que puso el colofón de la historia: un parlamento cantinflesco en que da a entender que sus declaraciones se mal interpretaron; que no quiso decir lo que evidentemente dijo (porque todo mundo oyó aquello de que “el América juega con 12”, y su recomendación a sus colegas de pitar contra su equipo en los entrenamientos previos a sus partidos contra los “Cremas”, para que se vayan acostumbrando a las puñaladas traperas de los silbantes, etc.).

*

“Tuca”, gran futbolista y excelente entrenador, puso una mancha en su envidiable historial: se portó como un fanfarrón de taberna en sus declaraciones... y como un bufón de carpa en el corolario de las mismas.
 

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones