Lunes, 22 de Julio 2024

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

- ¿Mariguanadas...? (I)

Por: Jaime García Elías

- ¿Mariguanadas...? (I)

- ¿Mariguanadas...? (I)

La drogadicción, en nuestro medio, es un serio problema de salud pública; creciente, además. El tráfico de drogas es un gravísimo problema de seguridad, por la serie de delitos que suelen venir aparejados. Debatir, por tanto, sobre la pertinencia de tomar medidas tendientes a acotar y reducir gradualmente las adicciones y a contener la extensa gama de crímenes asociados con y derivados del narcotráfico, resulta imperativo.

-II-

La iniciativa del diputado local perredista Enrique Velázquez González —principal impulsor, por cierto, del debate que culminó, recientemente, con la incorporación de la figura legal de las sociedades de convivencia al Código Civil del Estado de Jalisco—, orientada a ponderar la conveniencia de reglamentar la comercialización y el consumo de mariguana con fines recreativos o medicinales (por gusto o por prescripción médica, pues), además de que demuestra que hay, al menos, una honrosa excepción a la regla de que todo está de dar vergüenza en el Congreso del Estado, debe aportar elementos de juicio para dar pasos firmes, en ese sentido, a favor de los mejores intereses de la sociedad.

Sería cuestión de tratar de dimensionar la amplitud del problema: qué niveles alcanza la adicción en nuestro medio; qué conductas —delictivas o no— se derivan de la misma; en qué medida la afición por la mariguana deriva en el consumo, primero, y en la adicción, después, a drogas más nocivas para la salud; qué tan eficaces han sido las acciones encaminadas a someter a tratamiento médico a los adictos y a reducir las cifras de ese fenómeno, en los países en que el Estado controla ya la producción, la comercialización y el consumo de ciertas drogas; saber si, donde ya está legalizado el consumo de la mariguana, no se ha saltado a las drogas sintéticas, por ejemplo...

-III-

El asunto es complejo. No es un tema que pueda reducirse, taxativamente, al sí o no. Ni debe equipararse a problemas como el consumo del alcohol o del tabaco. En el caso del alcohol, por ejemplo, está científicamente probado que su consumo, en dosis moderadas, es saludable; el exceso es lo que origina los daños a la salud y las tragedias que suelen ir asociadas a su ingesta. En cuanto al tabaco, aunque está demostrado que no hay dosis moderadas que lo vuelvan recomendable, su consumo no produce las alteraciones de conducta que sí ocasiona, en cambio, el uso de otras drogas... como la mariguana, precisamente.

(Continuará).
 

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones