Lunes, 26 de Julio 2021
null
Jalisco

Hospitales de Guadalajara reactivan servicio tras baja de internados por coronavirus

Algunas áreas de los hospitales civiles y el IMSS vuelven a dar consultas generales

El Informador

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Hospital Civil reactivaron servicios tras la baja de casos de COVID-19.

Jaime Andrade, director del Civil, dice que con la reconversión hospitalaria sumaron 750 camas para atender contagiados, pero en días pasados el promedio fue de 13 personas, por lo que reactivaron las consultas generales de otros padecimientos relacionados con Fisiología Pulmonar, Hematología, Reumatología, y Ortopedia, entre otros. Indica que los servicios pausados no eran de carácter urgente. 

En el Viejo, los infectados se recibirán en el piso de Infectología. Y en el Nuevo, en la zona de Medicina Interna.

Por otro lado, el IMSS pide a los derechohabientes que acudan a sus consultas de medicina familiar, de especialidad, cirugías y otros servicios médicos que ya se están recuperando después de la disminución de contagios. “Algunas de las especialidades que ya se encuentran en operación normal son Traumatología y Ortopedia, Oftalmología, Medicina Interna, Cardiología, Neumología, Neurología, Urología, Gastroenterología, Endocrinología, Pediatría, Psiquiatría, Nefrología, Angiología, Dermatología, Reumatología y Cirugía General, entre otras”, compartió.

Hace un mes cerró el Hospital Ángel Leaño, exclusivo para COVID-19, tras 10 meses de operación. Se buscó entrevista con la Secretaría de Salud estatal para conocer qué le regresarán al Gobierno de Jalisco. No respondió.

Señalan atención deficiente por la saturación en las clínicas. El IMSS pide reportar los casos. EL INFORMADOR/F. Atilano

Por saturación, sobreviviente de  infarto se queda sin rehabilitación 

María del Carmen Ruiz suma dos infartos en menos de un mes. El problema es que, debido a la saturación por las atenciones del nuevo coronavirus, en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) todavía no les dieron cita para las rehabilitaciones que necesita para recuperar la movilidad, además de que han tardado muchos días en hacerle los estudios que necesita. Ante la urgencia de las terapias y  pese a que la señora de 59 años es derechohabiente, la familia está pagando servicios por fuera. Han gastado más de siete mil pesos.

Alicia Correa explica que el primer evento de su mamá ocurrió el pasado domingo 25 de abril. Sus familiares la llevaron al área de urgencias del Centro Médico y  de allí la trasladaron al hospital número 110. “Le  harían una tomografía, pero no servía el tomógrafo. En la clínica 110,  la jefa de urgencias no se daba abasto...  tenía que atender a  más de 30 pacientes y sólo la ayudaban pasantes. Y hasta el martes la mandaron a la clínica 14 a hacerle la tomografía. Duró tres días el traslado porque no había cupo ni ambulancia”.

Menciona que, tras dos días en urgencias, la pasaron a piso. “Primero no la subían porque no servía el elevador…  y  arriba, no tenían ni cobijas. Hablé con los encargados para que nos dejaran pasar una cobija, porque la primera noche mi mamá tuvo mucho frío”.

Alicia señala que la realización de los estudios complicó el alta de la paciente, ya que no existió coordinación entre los tres hospitales (Centro Médico y las clínicas 110 y 14) para compartirse los resultados de los análisis que ya habían elaborado y tuvieron que repetirlos.

Luego, el 15 de mayo, mientras María del Carmen seguía su recuperación en casa, sufrió otro infarto. Sus familiares la llevaron de nuevo a la unidad 14 del IMSS, pero ante la saturación y por la experiencia anterior, prefirieron trasladarla a un particular,  aunque con la intención de que las terapias posteriores sí las recibiera en el Seguro Social. “Porque sabemos que los doctores son buenos y nos dijeron que ellos podían dar las rehabilitaciones, pero que esperáramos a su cita. Y luego esperar cita para los estudios. Pero ahorita estamos haciendo las acciones por fuera porque no nos ha tocado cita con el neurólogo, el cardiólogo ni nada…  dicen que porque están saturados”, lamenta Alicia.

Destaca que en el primer infarto le quedaron secuelas de movilidad en el brazo y también en la pierna, además de memoria de mediano plazo. “A mi hermana y a mí nos decía que teníamos seis años menos…  pero con los días fue mejorando”. 

Después del segundo evento, la mano de María del Carmen sigue sin movilidad. Y del pie, que ya había avanzado, otra vez no lo puede mover.  “Las rehabilitaciones físicas las estamos pagando porque no podemos esperar. Además, es urgente hacerle los estudios para prevenir otro evento”, remarca Alicia.

El IMSS pide acudir a las áreas de atención para recuperar servicios

El área de Comunicación Social del IMSS afirmó que buscarán a la señora María del Carmen para apoyarla con la atención que necesita. Mientras que en los casos parecidos, indicó que la recomendación es que acudan al área de Atención y Orientación al Derechohabiente antes de retirarse de las unidades.

Se compartió que el Seguro Social cuenta con mil 699 Técnicos de Atención y Orientación al Derechohabiente (Taod) distribuidos en mil 014 módulos de atención  en todo el país. 

“Su principal función es orientar y apoyar a los derechohabientes en los diversos trámites que ofrece el instituto, así como guiar a familiares y pacientes en el proceso de recuperación de servicios médicos diferidos por la pandemia del COVID-19”.

Las personas aseguradas  que busquen acceder al  servicio de salud deben tramitar su cita de manera habitual en el segundo y tercer nivel de atención. 

Para el caso del primer nivel, a través de la aplicación “IMSS Digital”, en el apartado de citas de Medicina Familiar, mediante el teléfono 800-623-2323 o acudir directamente a su Unidad de Medicina Familiar (UMF) con la asistente médica.

Destaca que algunas especialidades que se encuentran en operación normal son Traumatología y Ortopedia, Oftalmología, Medicina Interna, Cardiología, Neumología, Neurología, Urología, Gastroenterología, Endocrinología, Pediatría, Psiquiatría, Nefrología, Angiología, Dermatología, Reumatología, Cirugía General, entre otras.

“En caso de que algún derechohabiente haya perdido o se suspendió su cita para estudios o consulta durante la pandemia, es necesario que acudan nuevamente a reagendarla, según el nivel de atención requerido; ante algún síntoma importante o deterioro de salud, deben ir a urgencias de su unidad médica”.

Al  igual que para los procedimientos quirúrgicos, “es importante que acudan nuevamente a su médico para que se actualicen los estudios preoperatorios y la valoración para su nueva programación de la cirugía”. 

En cuanto a las enfermedades crónico-degenerativas, como la diabetes y la  hipertensión, los pacientes deben acudir a la brevedad, ya que la falta de control de sus padecimientos puede propiciar una complicación mayor o avance de su enfermedad. 

Por último, para los adultos mayores en el Estado que tienen alguna enfermedad crónica, la recomendación es que continúen sus tratamientos y en la primera oportunidad acudan con su médico familiar bajo las medidas sanitarias recomendadas, con la finalidad de que se hagan ajustes en su tratamiento si así lo requieren.

Al bajar la incidencia de la pandemia, los hospitales atienden todo tipo de enfermedades. ESPECIAL

HOSPITAL CIVIL

“Todos los servicios están funcionando”

Jaime Andrade Villanueva, director de los Hospitales Civiles de Guadalajara (HCG), afirma que tras la baja de las hospitalizaciones por COVID-19, están reactivando las áreas que tenían antes de la pandemia. 

“Todos los servicios están funcionando. Ha sido paulatino, tenemos 10 días que empezamos con esta desconversión a raíz de que se mantuvieron el número de hospitalizados bajos. Está reactivado todo al tope, principalmente cirugías que las personas tenían rezagadas por esa situación”.

Recuerda que las áreas no cierran en su totalidad y que están preparados para volver a la reconversión en caso de que se suban las hospitalizaciones. En el Antiguo Hospital Civil las personas se recibirán en el piso de Infectología, mientras que en el Civil Nuevo en la zona de Medicina Interna.

“Bajó el número de los  casos activos…  y el número de positividad en las pruebas, lo cual hace necesario que esos espacios ocupados para atender COVID-19 se reactiven. Por otro lado, pese a la pandemia, recalca que se mantuvo la realización de cirugías de emergencia.

“Celebramos, nos da gusto que no haya llegado esa tercera ola que se dio en muchas partes del mundo. Yo espero que la vacunación sea relevante para que en tiempos invernales o de alta concentración, no se generen estos picos que observamos en enero y febrero de este año”.

Este medio publicó que en un año, en los Hospitales Civiles de Guadalajara fueron hospitalizados cuatro mil 022 pacientes por el nuevo coronavirus (con corte al 5 de marzo pasado). Fueron personas sin seguridad social o sin recursos económicos para pagar una institución privada.

La unidad de Transparencia del Antiguo Hospital Civil “Fray Antonio Alcalde” reportó que en éste se documentaron mil 375 ingresos, mientras que el Nuevo Hospital Civil “Dr. Juan I. Menchaca” registró dos mil 647 ingresos, de los cuales, cuatro de cada 10 fueron personas de 50 a 69 años, y 167 fueron menores de nueve años de edad.

Las consultas

  • Consulta externa para los adultos en el Antiguo Hospital Civil “Fray Antonio Alcalde”.

Más información en: http://www.hcg.udg.mx/

  • Si desea  recibir orientación o reprogramar  su cita en los Hospitales Civiles, llame  al  conmutador      33-3942-4400 o al 33-3883-4400.

REGISTRO

En el IMSS, mayoría de hospitalizaciones

  • En Jalisco, hasta el 23 de mayo,  habían 126 hospitalizados por el nuevo coronavirus en las unidades del IMSS, de la Secretaría de Salud del Estado y del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE). De las hospitalizaciones, el 82% eran en el Seguro Social, lo que podría explicar la saturación de los servicios.
  • Actualmente reportan dos mil 318 camas habilitadas para atender a los pacientes del nuevo coronavirus, por lo que las hospitalizaciones representan el 5.4% de lo habilitado.
  • El 26 de enero de 2021, cuando fue la mayor cantidad de hospitalizaciones, se registraron mil 854 personas hospitalizadas, que representaban el 61.1% de las tres mil 033 camas desdobladas en ese momento.
  • De acuerdo con el plan de reconversión hospitalaria, se podían habilitar hasta cuatro mil 068 camas. Los hospitales contemplados fueron el General de Occidente, el Hospital Civil de Guadalajara “Dr. Juan I. Menchaca” y el Hospital Civil “Fray Antonio Alcalde”. También 10 hospitales regionales y el Hospital de Colotlán. Además de la habilitación del  Ángel Leaño y los hospitales del IMSS e ISSSTE bajo jurisdicción federal. Se buscó entrevista con la Secretaría de Salud, pero no hubo respuesta a la solicitud de información.

Niegan información sobre bienes del Ángel Leaño

Tras 10 meses de operación, el pasado 28 de abril, el Hospital Ángel Leaño cerró sus operaciones para atención a pacientes del nuevo coronavirus debido a que no renovó el comodato que se tenía con el Gobierno del Estado. De acuerdo con el segundo convenio modificatorio, el contrato firmado entre la Universidad Autónoma de Guadalajara y el Poder  Ejecutivo de Jalisco se amplió hasta el 30 de junio de 2021, aunque se especificó que las áreas “comodatadas” se debían devolver en un plazo de 30 días naturales.

“El equipamiento será entregado a hospitales del OPD Servicios de Salud Jalisco”, afirmó la institución,  pero no brindó más información solicitada durante varios días.

La  unidad comenzó a funcionar el 30 de junio pasado y atendió casi dos mil 500 casos graves

Este medio publicó que se le invirtieron 262 millones de pesos: 177 del Gobierno del Estado y 85 millones de las donaciones de actores privados.

De acuerdo con el contrato, el Gobierno del Estado se comprometió a realizar las reparaciones preventivas y correctivas del inmueble, propiedad de la Universidad Autónoma, aunque éstas quedarían a favor del comodante, “sin que sea obligación del comodante indemnizar por este concepto al comodatario”.  

En un anexo se detalló que las áreas comodatadas del inmueble no se encontraban adaptadas ni actualizadas para las necesidades requeridas, “se pueden apreciar afectaciones y desgastes naturales de las instalaciones fijas del mismo, considerándose importante que se realice una rehabilitación integral de las áreas. Se debe estimar la realización de trabajos en las instalaciones desmanteladas o fuera de servicio, como las instalaciones eléctricas, iluminación, contactos, transformador, instalaciones hidráulicas, sanitarias, plafones, trabajos de carpintería, gases medicinales, herrería, bombas,  plantas de tratamiento, impermeabilización, aires acondicionados, pintura, elevadores y limpieza fina en general”.

Sin embargo, el Gobierno estatal sería propietario de los bienes muebles y equipos especiales que instale y opere con sus propios recursos, “y podrá retirarlos en cualquier momento, durante o la conclusión”.

La Universidad otorgó en comodato las áreas de estacionamiento, planta baja, nivel 1,  nivel 2, nivel 3 y nivel 4 de la Torre Hospital, así como los quirófanos, el jardín, la zona de los pasillos y el consultorio de medicina integradora con superficie y  cuarto de máquinas con superficie.

Sigue #DebateInformador

¿Qué opina de la atención médica ante la pandemia?

Participa en Twitter en el debate del día @informador