Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 21 de Octubre 2018
null
Jalisco

Hospitales amplían cobertura con Seguro Popular

Centros hospitalarios, públicos y privados, ya pueden iniciar el proceso para extender la atención de más padecimientos
 

El Informador

Tras el anuncio en enero pasado de la ampliación de coberturas en el Fondo de Gastos Catastróficos del Seguro Popular, Jalisco se declara listo para comenzar con los trámites para que los hospitales se acrediten y puedan brindar la atención a los pacientes, señaló el director del Seguro Popular en Jalisco, Héctor Raúl Maldonado Hernández.

Las nuevas coberturas son cáncer de esófago, trasplante de hígado, corazón y pulmón, para lo cual el fondo cuenta con presupuesto federal necesario para abarcarlas.

Para que un hospital o instituto pueda atender las enfermedades que están en la lista de Gastos Catastróficos, debe acreditarse para cada una de ellas. Esto avala que cuentan con la infraestructura, equipo y personal especializado para tratarla.

“Todos los hospitales, tanto públicos como privados, tienen que estar acreditados para las atenciones, contar con la infraestructura adecuada para hacer una intervención de este tipo con seguridad y certeza para el paciente; en Jalisco, el que está buscando acreditarse es el Hospital Civil, y tenemos un hospital privado ya acreditado, pero que todavía no está en convenio con Seguro Popular”, señaló Maldonado Hernández.

El director del Hospital Civil de Guadalajara, Héctor Raúl Pérez Gómez, refirió que la institución levanta la mano, por lo pronto, para iniciar este mismo año el proceso de acreditación para atender cáncer de esófago y trasplante hepático, “sin perder de vista el cumplimentar las demás necesidades para, en el futuro, someter también trasplante pulmonar y trasplante cardíaco”.

El proceso consiste en hacer una autoevaluación y entregarla a la dirección de Calidad de la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ), la cual la hará llegar a la dirección general de Calidad y Educación federal. A partir de esta petición, se programa la visita de evaluación, y en un par de meses se notifica si se otorga la acreditación o no.

Actualmente el Antiguo Hospital Civil “Fray Antonio Alcalde” está acreditado para atender 11 patologías de Gastos Catastróficos, más otras 10 en el Nuevo Hospital Civil “Dr. Juan I. Menchaca”.

El Instituto Jalisciense de Cancerología (IJC) también buscará una acreditación para poder atender a pacientes con cáncer de esófago, que ya se atienden, pero a través de cuotas de recuperación y no con gastos solventados por el Seguro Popular.

A la espera
De acuerdo con el Centro Nacional de Trasplantes (Cenatra), en materia de trasplante cardiaco en todo el país hay 51 personas en lista de espera por un corazón. Si se contrasta con quienes esperan un trasplante renal, la cifra es completamente distinta: 14 mil 091 buscan un nuevo riñón.
A nivel local, tres mil 264 personas esperan por un riñón, mientras que 32 personas aguardan por un hígado, una por corazón y ninguna por pulmón.

El Hospital Civil se dice listo para reabrir unidad de trasplante hepático

El Hospital Civil de Guadalajara levanta la mano para iniciar este mismo año el proceso de acreditación. EL INFORMADOR/Archivo

El Hospital Civil de Guadalajara se declara preparado para iniciar con el proceso de acreditación y poder reabrir el programa de trasplante de hígado, luego de que se anunciara la ampliación de la cobertura de enfermedades en el Fondo de Protección de Gastos Catastróficos, con el que las personas no pagarán por este procedimiento.

El programa de trasplante hepático no funciona desde hace casi 10 años en el hospital debido a problemas administrativos y presuntas irregularidades en la unidad, lo que derivó en su cierre. Antes de eso, el hospital hacía más de 50 trasplantes de hígado anuales.

El director general de la institución, Héctor Raúl Pérez Gómez, indicó que con este agregado en Gastos Catastróficos se abre la puerta para reactivar este programa, ya que eso ayudaría a contar con más recursos a utilizarse en la atención de la gente que lo necesita.

“Creo que aunque voy a requerir la contratación de personal, estaríamos en posibilidades de hacerlo porque ya tenemos un equipo de trasplantólogos expertos en hígado, y probablemente el otro equipo implicaría la contratación de un trasplantólogo; ya tenemos puesto el ojo en una persona para llevarlo a cabo”.

Para poder brindar atención a un padecimiento dentro del catálogo de Gastos Catastróficos, el hospital interesado debe cumplir con una serie de requisitos de infraestructura, equipo y personal capacitado.

Primero, el hospital debe someterse a una autoevaluación de sus alcances y áreas de oportunidad, para después poder ser evaluados por el Fondo de Gastos Catastróficos.

“Tendríamos la posibilidad de contar con un recurso de origen federal por paciente atendido, y eso nos puede ayudar a que nosotros solventemos, sobre todo, la necesidad de pago de personal especializado, que a veces esa es la limitante. Tú puedes tener un quirófano y equipamiento, que representa una inversión inicial, pero luego la más importante es la de pago de sueldos a personal especializado”.

Además del trasplante de hígado, el Fondo de Gastos Catastróficos agregó el cáncer esofágico, que está en los primeros 10 lugares por causa de cáncer en el adulto, el cual está siendo cada vez más frecuente.

El Hospital Civil también buscará la acreditación del Seguro Popular para atender pacientes con este mal.

El Instituto de Cancerología da atención integral por mal esofágico

El Instituto Jalisciense de Cancerología (IJC) atiende a pacientes con cáncer de esófago, las cuales reciben una atención integral de parte de un grupo médico multidisciplinario, por lo cual pagan cuotas de recuperación de acuerdo a su capacidad económica.

Con el anuncio de que este tipo de cáncer ya se podrá atender de manera gratuita a pacientes del Seguro Popular, el instituto ya analiza la posibilidad de acreditarse.

La encargada del área de Gastos Catastróficos del instituto, Laura Hernández Guzmán, informó que hace un par de semanas se tuvo una reunión con personal del Seguro Popular, donde se habló de esta nueva cobertura.

“Primero tiene que haber una evaluación de protocolos y tabuladores para poder hacer una evaluación; hasta que el Seguro Popular no nos indique que ya están, nos van a avisar qué fecha hay para la acreditación”.

Los requisitos que se piden para que un hospital pueda acreditarse y atender a pacientes por medio del Seguro Popular, tienen que ver con que se cuente con la infraestructura necesaria, el personal calificado y el equipo, lo cual ya está completamente cumplimentado por parte del IJC.

“Ya nada más estamos a la espera de que nos den la fecha para iniciar las acreditaciones y postularnos para esta acreditación, en cuanto a los requisitos, el instituto cuenta con lo necesario”.

Cada año, el IJC atiende entre 25 y 30 casos nuevos de cáncer esofágico, de los cuales, 65% se diagnostican en etapas dos y tres; sólo una mínima parte llegan en etapas tempranas, lamentó el cirujano oncólogo del instituto, Guillermo Flores Ayala.

Esta situación hace que el abordaje de esta enfermedad sea más difícil y costoso para el paciente y su familia.

“Lo primero que se necesita es un equipo multidisciplinario, endoscopistas con entrenamiento oncológico para ver las características de la lesión, la toma de la biopsia, en algunas ocasiones, teñir; necesitamos oncólogos quirúrgicos, médicos oncólogos, equipo del dolor, radio oncólogos, equipo de soporte psicológico y cuidados paliativos. Nosotros en el IJC contamos con todo esto”.

El cáncer de esófago tiene una alta tasa de mortalidad y afecta principalmente a hombres, en una relación de dos por una mujer, sobre todo en la sexta y séptima etapa de la vida.  

Gastos Catastróficos 

Atendidos en Hospital Civil

Unidad Fray Antonio Alcalde:

  • Atención a infarto al miocardio, pacientes con VIH/Sida, neonatos con insuficiencia respiratoria y prematurez, trasplante renal en paciente pediátrico, trasplante de córnea, cáncer de mama, cáncer de colon y recto, trastornos quirúrgicos congénitos del aparato digestivo, urinario, de columna vertebral y cardiovasculares.

Unidad Dr. Juan I. Menchaca:

  • Trastornos quirúrgicos congénitos y adquiridos cardiovasculares, linfoma no Hodgkin, diagnóstico y tratamiento de enfermedad lisosomal, neonatos con insuficiencia respiratoria y prematurez, VIH/Sida adultos, VIH/Sida pediátricos, tumores sólidos fuera del sistema nervioso central, hematopatías malignas (cáncer infantil), tumores sólidos del sistema nervioso central y trasplante de médula.

Atendidos en el Instituto Jalisciense de Cancerología

  • Cáncer de mama, cérvico uterino, colon y recto, ovario, linfoma no Hodgkin, próstata y testicular.
La ampliación del Fondo de Gastos Catastróficos del Seguro Popular incluye tratamiento para el cáncer de esófago, trasplante de hígado, corazón y pulmón. EL INFORMADOR/Archivo

Contra Enfermedades costosas

El titular del Seguro Popular, Héctor Raúl Maldonado Hernández, indicó que el Fondo Gastos Catastróficos cubre el diagnóstico, manejo, medicamento y rehabilitación, si el tratamiento de la patología lo requiere, en pacientes que estén afiliados al Seguro Popular.

Aunque las nuevas coberturas incluyen padecimientos o necesidades médicas que afectan a una mínima parte de la población en México, son muy costosos y representan un gran gasto de parte de los pacientes y familiares.

“Son padecimientos que todavía no son un gran problema en número; sin embargo, son muy importantes por el costo que tienen en su manejo. El cáncer de esófago es muy caro, más que algunos de los cánceres de los más comunes, por lo tanto significa una catástrofe para el paciente que lo llega a padecer, los trasplantes de hígado, corazón y pulmón no se diga, son bastante costosos”.

Por ejemplo, un trasplante de corazón, hígado o pulmón puede llegar a costar en el ámbito privado entre dos y cuatro millones de pesos, mientras que un tratamiento quirúrgico y manejo integral de un caso de cáncer de esófago puede costar desde 500 mil a un millón de pesos en una etapa avanzada, que es como generalmente se diagnostica.

Si existe la necesidad de atención y todavía no hay hospitales acreditados, el paciente puede buscar una institución que sí lo esté, aunque se encuentre fuera de Jalisco. Como se trata de recursos federales, pueden aplicarse en cualquier lugar.

“Puede hacer uso del Seguro Popular en otro Estado, el hecho de ser afiliados al Seguro Popular nos permite ser tratados en cualquier lugar del país que se cuenta con Seguro Popular”.

Los afiliados
Jalisco tiene alrededor de cuatro millones de personas afiliadas al Seguro Popular, por lo que cualquiera puede acceder al Fondo de Gastos Catastróficos, incluyendo las nuevas patologías.
El Seguro Popular, con sus programas como Gastos Catastróficos, Cauces (enfermedades comunes) y Siglo XII, cubre alrededor de mil 800 padecimientos en el país.
Cuando arrancó el programa inició con cerca de 300 padecimientos y ha crecido de manera paulatina.
El trasplante renal, una de las necesidades más urgente, está fuera del Fondo de Gastos Catastróficos del Seguro Popular. EL INFORMADOR/Archivo

LA VOZ DEL EXPERTO

Se dejan fuera de la cobertura las necesidades más urgentes

Felipe Lozano Kasten (El investigador del CUCS de la Universidad de Guadalajara)

Aunque puede considerarse positiva la ampliación de padecimientos en el  Fondo de Gastos Catastróficos del Seguro Popular, tales como el cáncer de esófago y los trasplantes de corazón hígado y pulmón, se deja fuera una de las necesidades más urgentes y actuales: el trasplante renal.

El investigador del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Felipe Lozano Kasten, lamentó que se dejen de lado las enfermedades crónicas, pues se supone que las ampliaciones de cobertura deben estar basadas en un estudio epidemiológico de incidencia y prevalencia en la población afiliada, así como el costo que implica para una familia el tratamiento de estas patologías.

“Si ponemos en una báscula el trasplante cardiaco contra el trasplante renal, el cardiaco no pesa en comparación con la necesidad y la demanda en el país por trasplante renal; entonces, cuando ves trasplante cardiaco en sus ofertas de atención, pues uno dice ¿qué impacto va a tener en la salud de la población?”.

“No estamos ofreciendo lo que la población necesita, porque cuesta mucho, entonces, lo veo no trascendente, necesario sí porque habrá gente que lo requiere, pero no como un impacto realmente a la enfermedad, al desarrollo humano o al bienestar de la población”.

El investigador mencionó que cada día se tienen más personas con una enfermedad crónica en México, como muchos tipos de cáncer, que todavía no están incluidos en el Fondo de Gastos Catastróficos, así como enfermedades mentales.

Sin embargo, las enfermedades crónico-degenerativas provocan complicaciones que representarán gastos importantes para el paciente en el futuro.

“Debe de ir incorporando algunas otras cosas, tenemos un serio problema de salud mental en el país, enfermedades que van para arriba. Entonces, yo creo que parte del financiamiento y de sus políticas deberían abarcar más enfermedades mentales, más degenerativas y mejorar la calidad de la atención hospitalaria de tipo mental”.