Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 24 de Mayo 2019
EFE / C. Goulding
Tecnología

Enfermedad que mata a los corales de Florida acecha al Caribe

De las aproximadamente 50 especies de corales del área, unas 20 están afectadas y entre ellas están las más comunes y las que más contribuyen a crear las estructuras de los arrecifes, señala especialista

EFE

Los arrecifes de coral de Florida están en peligro de desaparecer en un "futuro cercano" si no se gana la batalla a una enfermedad que los está matando y que, según los científicos, puede haberse ya extendido a otras zonas del Caribe.

Los corales de las Islas Vírgenes estadounidenses, la península de Yucatán, Jamaica y las islas Caimán están en peligro por esta enfermedad que destruye el tejido de los corales (el animal en sí) y hace que se despegue de la estructura sólida que es su esqueleto y quede suelto en el agua, dice a la especialista Erinn Muller.

La especialista Erinn Muller mientras muestra su investigación sobre las enfermedades de coral.  EFE / C. Goulding

"No he oído nada por ahora que indique que la enfermedad haya llegado a Cuba", subraya la directora científica y administradora del Centro Internacional, Elizabeth Moore, para la restauración e investigación de los arrecifes de coral (IC2R3), que forma parte del Laboratorio Marino Mote de Sarasota (Florida).

Se sabe que la enfermedad, que parece ser nueva, bacteriana y originada en el agua, apareció en 2014 en Cayo Virginia, en Miami, y se extendió rápidamente desde allí hacia el norte y el sur.

Actualmente está presente en un tramo de unos 430 kilómetros (más de 266 millas) de largo en la costa este de Florida, que va desde el condado Martin hasta cayo Hueso, extremo sur del estado.

El índice de mortalidad supera el 80 % en algunos arrecifes, señala el Laboratorio Marino Mote en un artículo colgado en su web.

Fotografía cedida por el Laboratorio Marino Mote donde se observa unos corales atacados por una enfermedad que destruye el tejido de los corales.  EFE / C. Goulding

"No hay nada que detenga el curso de esta plaga. Es altamente improbable que nuestras devastadas colonias de coral puedan ser capaces de llevar a cabo una recuperación natural por si mismas", dice el presidente y director gerente de Mote, Michael P. Crosby.

El especialista descarta que solo con medidas conservacionistas se pueda revertir lo que no duda en definir como un "desastre medioambiental".

La enfermedad no solo amenaza el importante ecosistema de la barrera coralina del sur de Florida, la tercera más grande del mundo, sino también a una "locomotora económica" de 8.500 millones de dólares en la que se sustentan 74.000 empleos relacionados con el turismo, según un documento publicado por Mote Marine Laboratory.

Erinn Muller señala que el origen de esta enfermedad "devastadora y sin precedentes" es todavía un "misterio" que otros científicos están tratando de aclarar para dar con una solución.

Erinn Muller mientras toma muestras en el tracto de arrecifes de Florida.  EFE / C. Goulding

La situación es crítica, "hemos perdido el 99 % de nuestros corales en los últimos 50 años", dice la especialista en "restauración" de los arrecifes.

Por ese término se conoce la tarea de recoger pequeños fragmentos de coral y criarlos en viveros especiales para cuando alcanzan el tamaño adecuado trasplantarlos a los despoblados arrecifes.

El índice de supervivencia de los corales con los que los científicos del Mote repueblan los arrecifes -han colocado unos 43.000 hasta ahora- es del 95 %, dice orgullosa Muller.

Actualmente está enfocada en identificar especies que sean resistentes a la enfermedad que mata a los corales.

Un motivo de esperanza -dice Muller- es que "tenemos la capacidad de hacer restauración a gran escala" y que la respuesta de las autoridades y las universidades y entidades sin ánimo de lucro de Florida, así como las agencias federales, está siendo "fuerte".

El Laboratorio Marino Mote ha puesto en marcha una iniciativa para dar respuesta a esta y otras de las "múltiples amenazas" que acechan a los corales, animales de la familia Cnidaria.

La genética tiene un gran papel en la Iniciativa de Restauración y Respuesta a la Enfermedad del Coral en los Cayos de Florida lanzada por Mote en conjunción con otras muchas instituciones como el Departamento de Protección Medioambiental de Florida y organismos de la Administración Nacional de la Atmósfera y los Océanos (NOAA).

De hecho, uno de los proyectos de Mote a largo plazo es crear un banco genético que pueda "acoger los genotipos representativos de cada especie de coral que exista en Florida" y luego ampliarlo a todos los corales de EE.UU., según Crosby.

En los próximos tres años los socios de la iniciativa se proponen "plantar" aproximadamente 70.000 fragmentos de coral de variedades diversas y endémicas, especialmente de las que se haya probado que son mas resistentes a la enfermedad y al cambio climático, "otra amenaza grave y extendida" para estos seres vivos.

Además, se ocuparán de avanzar en las investigaciones para identificar las especies endémicas más resistentes y "cruzarlas" de una manera que se cree una diversidad genética saludable.

Actualmente, hay un proyecto de ley a discusión del Congreso de Florida para financiar parte de la iniciativa y se busca introducir a nivel federal una extensión de cinco millones de dólares en el presupuesto de NOAA con el mismo fin.

Frente a los científicos que consideran imposible reemplazar en una década a corales muertos después de 50 o 100 años de vida, Crosby dice que sí es posible si se invierte tiempo y recursos.

Los científicos de Mote han desarrollado una nueva técnica que permite "volver a la vida" a los corales en solo "uno o dos años en lugar de los centenares de años que emplearía la naturaleza para reconstruir un arrecife".

Es algo como un "efecto Lázaro" en los corales, dice Muller.

OB