Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 20 de Septiembre 2018
Aunque el alcalde Pablo Lemus y los regidores emecistas se bajaron el sueldo, los ediles de oposición tienen percepciones totales por 104 mil pesos mensuales. ESPECIAL
Jalisco

En rezagos y ocurrencias, cada regidor de la ZMG cuesta más de 2.5 millones

Entre los altos costos que representan conjuntos de regidores de cada administración municipal, destacan los de Zapopan, con el más elevado del estado. Además hay desacato a la cantidad de sesiones que deben de tener y pocas iniciativas discutidas

El Informador

Durante las administraciones 2015-2018, los plenos de los cinco principales Ayuntamientos metropolitanos acumulan un gasto de más de 244 millones de pesos en su nómina. Esta cifra, dividida entre los 97 regidores que conforman los Cabildos de Guadalajara, Zapopan, Tlaquepaque, Tonalá y Tlajomulco, arroja que cada uno costará 2.5 millones de pesos en promedio en la gestión que está por terminar.

Lo anterior, sin tomar en cuenta los aguinaldos que se reparten en Guadalajara, Zapopan y Tlajomulco, que no los publican en Transparencia. Tampoco sin considerar el salario de sus equipos de trabajo, secretarios, asesores y consultores de comunicación social. Son sólo sus percepciones salariales de los ediles.

A pesar del gasto millonario, hay atraso de varios años en la dictaminación de iniciativas, decretos o puntos de acuerdo. En Guadalajara, por ejemplo, se han discutido en el pleno iniciativas presentadas cuando Alfonso Petersen era presidente municipal. En Zapopan se han resuelto expedientes de 2011.

De acuerdo con la administración zapopana, a la fecha existen 186 iniciativas pendientes. Mientras que en Guadalajara, hay 47 en trámite. En total, el Cabildo tapatío ha aprobado 971 asuntos, rechazado 406, retirado 25, regresado a comisiones 19 (también archivó uno). Mientras que sus regidores han presentado 584 iniciativas durante el trienio.

Zapopan da cuenta de mil 30 asuntos que pasaron por el pleno y 282 iniciativas presentadas. Tlajomulco sólo informó que han aprobado 616 iniciativas y puntos de acuerdo.

Tonalá y Tlaquepaque no proporcionaron datos, aunque una revisión de la información edilicia disponible revela algunos problemas con el desempeño de los regidores, como inasistencias o el incumplimiento para que sesionen las comisiones.

Por otra parte, dentro de las iniciativas presentadas hay ocurrencias o dictámenes improcedentes, desde exhortos a dependencias federales para la promoción de productos de higiene femenina, solicitudes para declarar alimentos como bienes culturales, peticiones para imprimir papelería y modificaciones al Reglamento de Policía y Buen Gobierno, entre otros.

Con un costo cercano a los tres millones y medio de pesos en promedio al trienio, los regidores de Zapopan son los más caros del estado. ARCHIVO / EL INFORMADOR

Zapopan paga a los regidores más caros 

Con un costo de 71 millones 667 mil pesos en la nómina durante lo que va de la administración, el Gobierno de Zapopan tiene los regidores más caros de la zona metropolitana. Cada uno de los 21 ediles que conforman el Ayuntamiento ha costado a sus ciudadanos tres millones 412 mil pesos en este trienio (el promedio en la metrópoli es de 2.5  millones).

El gasto en la nómina de los regidores de Zapopan es mayor que el de Guadalajara, la capital de Jalisco. En la Perla Tapatía, que también cuenta con 21 ediles, se erogó por cada uno tres millones 260 mil pesos durante esta administración. Suman una bolsa de 68 millones 476 mil pesos hasta agosto.

Sin embargo, Zapopan no informa sobre los aguinaldos en sus nóminas quincenales publicadas en Transparencia, mientras Guadalajara sólo proporcionó información de 2015 al respecto, por lo que esta diferencia podría ser mayor.

La nómina edilicia en Zapopan se distingue de los demás municipios no sólo por ser la más costosa, sino porque hay regidores que tienen un salario superior al del presidente municipal Pablo Lemus.

Mientras que el alcalde gana un sueldo mensual de 96 mil 98 pesos, los ocho regidores de oposición del PAN, PRI y Verde perciben cada mes ingresos por 104 mil pesos  brutos. Esto se debe a que los ediles de oposición no aceptaron la propuesta de reducirse el sueldo que se hizo efectiva desde enero del 2016. El resto de la fracción edilicia de Movimiento Ciudadano, incluyendo el síndico, cuesta 88 mil 829 pesos cada uno.

En concreto, las percepciones del alcalde  Pablo Lemus se redujeron en 28% y en 15% para los regidores naranjas.

Comparados con otros municipios,  los regidores de oposición de Zapopan ganan más que el resto de los alcaldes metropolitanos, incluyendo en su momento Enrique Alfaro, presidente municipal de Guadalajara, quien topó su salario en 96 mil 45 pesos mensuales brutos.

Aunque los ediles del PAN, PRI y Partido Verde se comprometieron a donar el 15% del salario que reciben para apoyar el programa de austeridad impulsado por Lemus. Este monto, sumado al generado por la reducción de salarios de Movimiento Ciudadano, se destinó para la creación de una bolsa de 30 millones de pesos para destinarla al programa de Apoyo de Retorno Económico a las Familias Zapopanas.

En Tonalá, el gasto promedio por regidor ha sido de dos millones 13 mil pesos. En Tlaquepaque, un millón 905 mil pesos. Mientras que en Tlajomulco asciende a un millón 841 mil pesos. Estos dos últimos municipios no informan sobre la erogación de aguinaldos.

A pesar de lo elevado de las cifras, muchas de ellas no consideran aguinaldos. ARCHIVO / EL INFORMADOR

Incumplen con sesionar

Aunque los reglamentos las obligan a sesionar periódicamente, las comisiones edilicias incumplen su obligación de hacerlo. Cada municipio determina cada cuánto tiempo deben sesionar sus comisiones. En Zapopan y Tonalá deben reunirse cuando menos una vez al mes.

Tlaquepaque establece como mínimo una vez cada dos meses. Mientras que en Guadalajara es una vez al mes, siempre y cuando existan turnos pendientes de dictaminación. En Tlajomulco, las veces que sea necesario.

En Guadalajara, no hay una sola de las 23 comisiones existentes que sesionara una vez cada mes. Inclusive, hay algunas que han pasado largos periodos sin reunirse, como Espectáculos Públicos y Actividades Cívicas, que no sesionó ni una vez en 10 meses (de diciembre de 2015 a septiembre de 2016), o la de Cultura, que no se reunió por seis meses (de diciembre de 2015 a mayo de 2016).

Aunque hay comisiones que si bien no han sesionado todos los meses, en algunos periodos se reúnen varias veces al mes para resolver los asuntos pendientes, como Hacienda Pública y Gobernación y Reglamentos, entre otras.

En Zapopan sólo tres de las 21 comisiones han cumplido con su obligación de sesionar cada mes. Se tratan de Participación Ciudadana, Reglamentos y Puntos Constitucionales y Transparencia.

En Tonalá se desconoce si las 44 comisiones han cumplido con sesionar una vez al mes, pues algunas dejaron de publicar las actas de sesiones en la página de Transparencia desde enero.

Mientras que en Tlaquepaque, de sus 29 comisiones edilicias, apenas seis han sesionado cada dos meses como lo estipula el reglamento. Son las de Hacienda, Derechos Humanos, Movilidad, Salubridad, Calles y Calzadas, así como Taurina.

Por su parte, en Tlajomulco sólo tienen la obligación de sesionar cuando sea necesario. La Comisión de Promoción Económica, por ejemplo, sólo se ha reunido 10 veces en toda la administración.

LA VOZ DEL EXPERTO

Luis Antonio Rocha Santos (profesor de la División de Estudios Jurídicos del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades).

Falta evaluar desempeño

Con el objeto de crear un mecanismo que permita evaluar el desempeño de los regidores, Luis Antonio Rocha Santos considera que se deben hacer modificaciones a la Ley de Gobierno y Administración Pública Municipal.

El profesor de la División de Estudios Jurídicos del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), acentúa que este mecanismo debería incluir varios indicadores, como sus asistencias, el uso de la palabra en comisiones y en el pleno, así como  sus iniciativas.

“Es importante establecer mecanismos para la evaluación de su productividad. No se trata sólo de presentar iniciativas, sino de participar en las comisiones y en el pleno discutiendo iniciativas de otros regidores. Tendrían que adecuar las leyes para medir la productividad de los regidores porque hay algunos que, por ejemplo, presentan una sola iniciativa en los tres años que estuvieron. Es muy poco tomando en consideración los sueldos que tienen y sus responsabilidades”.

Remarcó que los ediles deberían presentar informes de trabajo internos o públicos para que la ciudadanía los pueda consultar y así estar al tanto de su trabajo y para evaluarlos.

“Debemos de ir perfeccionando progresivamente nuestro sistema democrático para que, cuando se hable de una elección, podamos ver primero el desempeño que tuvieron en la responsabilidad que están terminando y que la gente conozca cuántas iniciativas presentaron y si fueron procedentes o no. También en qué discusiones participaron. Así nos vamos a ir acostumbrando a evaluarlos también a ellos”.

 

 

Acumulan rezago

En las comisiones edilicias y en los plenos de Guadalajara y Zapopan se acumula un retraso en la discusión y aprobación de asuntos de varias administraciones.

Durante el presente trienio municipal, en la Perla Tapatía se han dictaminado iniciativas presentadas cuando Alfonso Petersen era presidente municipal; en Zapopan han llegado al pleno expedientes iniciados en 2011.

El retraso es tal que varios proyectos han tenido que ser rechazados porque se quedaron sin materia. Un ejemplo de ello es Guadalajara: en febrero de 2016 apenas se resolvieron distintas propuestas sobre el inmueble de la Cruz Roja y su posible reubicación por la celebración de los Juegos Panamericanos de 2011, algunas presentadas desde 2009.

Zapopan no se queda atrás. En octubre de 2017 se votó en el pleno un dictamen marcado con el expediente 104/11 para desincorporar dos inmuebles del dominio público en Santa Ana Tepetitlán y concretar una enajenación a favor de un particular. En este caso, sí fue aprobado.

Juan Carlos Márquez, regidor independiente de la Comisión de Gobernación y Reglamentos de Guadalajara, atribuyó el retraso en la dictaminación de iniciativas a la falta de “voluntad” política de algunos regidores y hasta por flojera. Explicó que otras comisiones incumplen la obligación de sesionar al menos una vez al mes.

Márquez recibió la comisión en marzo de 2017, cuando el regidor de Movimiento Ciudadano Marco Valerio Pérez pidió licencia para irse a la Agencia Metropolitana de Seguridad.  “Yo recibí un rezago de alrededor de 400 expedientes de iniciativas por dictaminar. Ahorita tenemos unas 47 por dictaminar. Creemos que las vamos a desahogar en esta administración”.

El secretario general de Zapopan, Rafael Martínez, respondió que al inicio de la administración sí recibieron trabajo rezagado en las comisiones de iniciativas presentadas por Gobiernos anteriores. Indicó que muchas se quedaron en comisiones porque no tienen viabilidad o porque las reemplaza una nueva que sí tiene vigencia. “Sí recibimos mucho rezago, pero tenemos una productividad de seis iniciativas por sesión (de Cabildo) y traemos un promedio de 21 asuntos por sesión. La productividad de las áreas de dictaminación y de los asuntos turnados a comisión es algo alta”.

Consideró que algunas iniciativas se rezagan porque tratan temas de forma poco objetiva, son mediáticas o porque no llegan a un consenso a falta del cabildeo necesario para sacarlas adelante.

El alto gasto de presupuesto no se ha visto reflejado en desempeño ya que han pocos dictámenes concluidos y no se ha sesionado tanto como mandan las normativas

Sí recibimos mucho rezago, pero tenemos una productividad de seis iniciativas por sesión (de Cabildo) y traemos un promedio de 21 asuntos por sesión. La productividad de las áreas de dictaminación y de los asuntos turnados a comisión es algo alta.

Telón de fondo

Guadalajara aprobó en septiembre de 2017 reformas al Reglamento del Ayuntamiento para que los regidores que no acudan a las sesiones sean sancionados económicamente si no pueden justificar dichas faltas.

A la propuesta se agregó la petición de Alfonso Petersen, del Partido Acción Nacional (PAN), y contempla descontar el salario a los ediles que falten por razones no relacionadas con asuntos de trabajo.

Si los regidores no cuentan con una justificación, se notificará a la Secretaría General para que ésta avise a la Dirección de Recursos Humanos y les pueda descontar el día. El pleno es la instancia que da el visto bueno a la explicación, que debe incluir elementos de prueba. Además, la Dirección de Transparencia publicará esta información en el portal de internet de la administración.

Este año, los regidores acumulan 14 faltas injustificadas a las sesiones del pleno. Los que suman más inasistencias son: Ximena Ruiz Uribe, del PRI, con cuatro, y Bernardo Macklis, del Partido Verde, con tres. Mientras que los ediles Sergio Otal (PRI), Ángeles Arredondo (PRI), María Eugenia Arias (MC), Jeanette Velázquez (PRI), Rosalío Arredondo (MC), Roberto Delgadillo (Independiente) y Juan Carlos Márquez (Independiente) tienen una cada uno.

 

Ocurrencias, pifias y polémicas

- Por el pleno del Ayuntamiento de Guadalajara han desfilado ocurrencias, pifias e iniciativas controversiales. Exhortos a dependencias federales para la promoción de productos de higiene femenina, solicitudes para declarar alimentos como bienes culturales, peticiones para imprimir papelería y modificaciones al Reglamento de Policía y Buen Gobierno han dado de qué hablar.

- En Guadalajara no es necesario que los regidores notifiquen a la Secretaría General que desean presentar iniciativas antes de la sesión. Pueden hacer sus propuestas mientras transcurren. En junio de 2016, Bárbara Casillas, titular de la Sindicatura, presentó una iniciativa para exhortar a la Cofepris para la promoción de productos de higiene femenina responsables con el medio ambiente, luego que la dependencia federal lanzó una alerta sanitaria contra la copa menstrual.
 
- La priista Ángeles Arredondo también presentó una iniciativa para declarar a los buñuelos del Santuario como patrimonio cultural y apoyar a las personas dedicadas a su venta y elaboración con un subsidio por las afectaciones de la construcción de la Línea 3. Ya fue aprobada en 2016.
 
- En 2017, el regidor de Movimiento Ciudadano, Enrique Israel Medina Torres, propuso al pleno la impresión de separadores de libros con el himno de Jalisco. Su propuesta fue enviada a comisiones para su análisis y dictaminación.
 
- Este año se aprobó una propuesta de la regidora Guadalupe Morfín para modificar el Artículo 14 del Reglamento de Policía y Buen Gobierno para que los elementos sólo detengan a las personas que sostengan relaciones sexuales en la vía pública si existe una denuncia de por medio. Argumentó que la modificación se hacía para proteger los derechos humanos y evitar abusos. Esta reforma generó críticas y la noticia inclusive llegó a un portal nacional de sátira, así como a un medio de Hong Kong.