Domingo, 05 de Diciembre 2021
null
Internacional

El calentamiento global y sus impactos en la salud

Un documento de Naciones Unidas expone consecuencias para los próximos años; las decisiones políticas que se tomen sobre este tema tendrán resultados en el futuro 

El Informador

El hambre, la falta de agua y las enfermedades afectarán a decenas de millones de personas suplementarias en las próximas décadas, según el borrador de un informe de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) que expone las consecuencias del cambio climático sobre la salud.

Si bien las decisiones políticas que se tomen ahora podrían reducir estos impactos, muchos de ellos son inevitables a corto plazo, indica el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU en su informe preliminar del que se obtuvo una copia.

Este alerta de los efectos en cadena que provocarán las cosechas infructuosas, la pérdida del valor nutricional de los productos básicos y el aumento constante de los precios de los alimentos entre las poblaciones más vulnerables.

Así, un bebé nacido hoy podría verse confrontado a múltiples amenazas climáticas antes de cumplir 30 años, en función del nivel de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

El IPCC afirma por ejemplo que hasta 80 millones de personas suplementarias sufrirán hambre en 2050, año en que por ejemplo hasta el 40% de las regiones de arrozales de India podrían haber perdido en productividad.

Los cultivos de maíz en el mundo declinaron un 4% desde 1981 debido al cambio climático, cuyos efectos en África Occidental redujeron los de mijo y sorgo de 20% y 15%, respectivamente.

En los últimos 50 años, también aumentó de forma constante la frecuencia de las pérdidas repentinas de cosechas.

“La base de nuestra salud se apoya en tres pilares: los alimentos que comemos, el acceso al agua y la vivienda”, dijo María Neira, directora del Departamento de Salud Pública y Determinantes Medioambientales y Sociales para la Salud de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“Los tres son totalmente vulnerables y están al borde del colapso”.

AFP

Nutrición

ESPECIAL

El valor nutricional de los alimentos básicos también está en declive.

La cantidad de proteínas contenidas en productos como el arroz, la harina y las papas caerá entre 6% y 14%, por lo que casi 150 millones de personas más sufrirán una deficiencia.

A medida que suban las temperaturas, también se acrecentará la falta de micronutrientes esenciales.

En cuanto a la inflación, los precios de los alimentos aumentarán casi un tercio hasta 2050, lo que situará a otros 183 millones de personas al borde del hambre crónica.

El 80% de la población con riesgo de sufrir hambre se halla en África y en el sudeste de Asia. En estos dos continentes, el número de niños con malnutrición y problemas de desarrollo aumentará de 10 millones para mediados de siglo.

Agua

EL INFORMADOR/G. Gallo

Actualmente, la mitad de la población mundial no tiene un acceso garantizado al agua.

Esta lacra causará los desplazamientos internos de entre 30 millones y 140 millones de personas en África, sudeste de Asia y América Latina en 2050.

El deshielo de los glaciares montañosos, fuente esencial para dos mil millones de personas, “ya alteró significativamente el ciclo del agua”, y podría “crear o exacerbar tensiones” para el acceso al agua, según el informe.

Los costos de este impacto climático reducirán el PIB mundial de medio punto porcentual para 2050.
La falta de acceso al agua potable provocará “desplazamientos y migraciones masivas: tenemos que tratar estos problemas en su conjunto”, según Neira.

Enfermedades

ESPECIAL

El informe del IPCC estima que la mitad de la población mundial podría verse expuesta a patógenos como el dengue, la fiebre amarilla y el zika en 2050, a medida que el calentamiento amplía las zonas habitables para mosquitos y otras especies vectoras de enfermedades.

La malaria y la enfermedad de Lyme podrían volverse más graves y el número de muertes infantiles por diarrea podría aumentar.

También aumentarán “de forma sustancial” las enfermedades asociadas con la calidad del aire y la exposición al ozono.

PARA SABER

Regiones más expuestas

Entre las regiones del mundo más expuestas, figuran el sur y el sureste de Asia, el Golfo, el Golfo de México y algunas regiones del continente africano.

En 2015, dos canículas de alrededor 30 ºTW dejaron más de cuatro muertos en India y Pakistán. En cambio, la temperatura húmeda permaneció bajo ese techo durante la gran canícula que dejó más de 50 mil muertos en Europa en 2003.

AFP

EFE/L. Torres

Las “fallas” del sistema de salud

El informe subraya a la vez que mientras la pandemia del COVID-19 mostró los beneficios de la cooperación internacional, también evidenció la vulnerabilidad de muchos países a la hora de hacer frente a futuras catástrofes ligadas con el cambio climático.

“El COVID-19 ha puesto al descubierto las fallas de nuestro sistema de salud”, según Stephanie Tye, del World Resources Institute’s Climate Resilience Practice, que no participó en el informe del IPCC.

“Los efectos y choques climáticos aumentarán todavía más la presión sobre los hospitales y por periodos mucho más largos”, agrega.

Las olas de calor, creciente amenaza: Grupo de Expertos sobre el clima

Las olas de calor en el mundo serán probablemente cada vez más mortíferas al superar los límites de resistencia del organismo humano, según el borrador de un informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU consultado por la AFP.

No se trata tanto del calor extremo en términos de temperaturas elevadas, cada vez más frecuentes, sino de su combinación con una humedad alta. Este fenómeno llamado “temperatura húmeda” se mide con un termómetro de bulbo húmedo y se expresa con el valor TW.

En concreto, sirve para determinar la humedad relativa ambiente y sus posibilidades de evaporación. Puesto que el cuerpo humano no puede perder calor si la TW exterior es superior a la suya, los científicos coinciden en que el ser humano no puede sobrevivir mucho tiempo por encima de 35 ºTW.

“Hay tanta humedad en el aire que la sudoración no permite rebajar la temperatura excesiva. Tras una media docena de horas, si no hay manera de refrescarse artificialmente, los órganos empezarán a fallar hasta producirse la muerte”, según Colin Raymond, investigador de la NASA.

Raymond es el autor principal de un estudio publicado en mayo de 2020 que identificó dos lugares en el Golfo donde ya se alcanzaron los 35 ºTW. Hasta entonces los científicos creían que esta temperatura no se daría hasta mediados de siglo.

AFP

¿Te gustó este contenido?

Te invitamos a descargar la aplicación de EL INFORMADOR en donde tendrás acceso a este y otros contenidos de INFORMAPLUS. Prueba 10 días de manera gratuita ingresando a este link para la descarga https://bit.ly/3mHhcdK.
INFORMAPLUS ofrece una experiencia de lectura única, jerarquizada y editada como en nuestra versión impresa, pero con los valores y herramientas de una versión digital hojeable como leerlo en formato de página o por nota, marcar o compartir tus favoritos, copiar contenidos e incluso, si lo prefieres, escucharlos.
Además de materiales exclusivos, la suscripción incluye acceso a las ediciones de EL INFORMADOR, Gente Bien, Aviso de Ocasión y Suplementos.
Con INFORMAPLUS además formarás parte de CÍRCULO INFORMADOR, el programa de beneficios exclusivos para suscriptores de EL INFORMADOR.