Miércoles, 22 de Mayo 2024
null
Estilo

El Teide, un titán eterno

Descubre una de las mayores bellezas que tiene Tenerife, una de las islas canarias, para el viajero mexicano

FranciscoGonzález

Aunque en el mapa podría lucir pequeña, Tenerife -una de las Islas Canarias, España-, es inmensa al momento de recorrerla. Lo mismo encontramos fascinantes playas moldeadas por la lava, que hermosos pueblos históricos listos para ser recorridos. También, cuenta con bosques frondosos cuyo silencio se rompe con el canto de las aves y a la vez sus puertos donde podemos disfrutar de maravillosa fauna marina.  

Pese a esta diversidad escénica y humana, hay algo que los une a todos y podemos observarlo en un día despejado o de nubes suaves: El imponente Pico del Teide. 

En el corazón del parque nacional al que le da nombre, el volcán es también el pico más alto de España, con sus 3 mil 718 metros de altura. Al observarlo por primera vez será difícil que tus ojos no sean seducidos por la curiosa forma de su caldera y el entorno sembrado de conos, promontorios rocosos, coladas y cuevas. 

La extensión del parque es de 19 mil hectáreas y se puede llegar por el Norte o Sur. Al hacerlo por la primera ruta sortearás frondosas y empinadas montañas en un clima húmedo y fascinante, mientras que al tomar la ruta sureña te encontrarás con un entorno seco, con bosques de pino canario en eterna vigilancia del aventurero. 

Hoy, PASAPORTE te lleva a una aventura por el tiempo, los escenarios y las emociones. Así es el Teide, ¿qué te parece si exploramos el lugar?

Pino canario. Famoso por su resistencia, crece cómodo en el suelo volcánico. CORTESÍA

Un ambiente mágico

Si bien nuestro país es rico en zonas naturales, vale la pena reconocer que como el Parque Nacional del Teide no hay dos. El horizonte de la isla se rompe abruptamente ante la aparición del Pico del Teide y las montañas y volcanes que durante millones de años han nacido a su lado. 

De la mano de un buen guía o mapa podrás admirar la belleza de formaciones como el Alto de Guajara con su anfiteatro natural, La depresión del Llano de Ucanca, Las Siete Cañadas, La Fortaleza, los espectaculares Roques de García (una foto a sus pies es infaltable) y el Pico Viejo, el segundo volcán más alto de Tenerife con sus 3 mil 129 metros de altura.

Es verdad que la mayor parte de las rocas ofrecen un aspecto rojizo y marrón durante el día, pero al acercarnos a las vetas notamos ribetes violáceos e incluso piedras verdes, lo que nos brinda una idea de la riqueza paisajística que ofrece.

A primera vista silente y solitario (a excepción por los 3 millones de turistas que recibe cada año), el Teide está lleno de vida. A las afueras del Parque encontramos un rico cinturón vegetal estelarizado por el Pino Canario, pero al entrar en la zona nos encontramos flora única, como los cónicos arbustos tajinastes rojos, el alhelí, la retama y para quienes suban el pico encontrarán la Violeta del Teide, que crece a 2 mil 400 metros.

También hay fauna, en especial pequeños lagartos y pájaros, como el pinzón azul, que es endémico de la zona. 

Arbustos tajinastes. Uno de los habitantes frecuentes de la zona. CORTESÍA

Las actividades

Ideal para senderistas, una de las rutas más famosas y desafiantes es la que te lleva a la cima del volcán. El desafío que implica la subida se ve recompensado con una vista (en días despejados) de cuatro de las Islas Canarias: La Gomera, El Hierro, La Palma y Gran Canaria, además de la propia Tenerife que estará a tus pies.

Ojo, que si quieres ascender, debes sacar un permiso en la página www.reservasparquesnacionales.es que es gratuito, aunque se recomienda obtenerlo con antelación mínima de 60 días, por la alta demanda para hacer esta ruta.

También es posible pernoctar en el Refugio de Altavista, a 3 mil 270 metros de altitud. Desde aquí puedes también ascender al Teide, en este caso sin reserva. Solamente te puedes hospedar una noche con tarifas que van de los 10 a los 20 euros.

Pasar la noche en el Parque Nacional abre la puerta a otra experiencia, que es disfrutar del firmamento nocturno del Teide. Su cielo, plagado de infinitas estrellas, es poesía pura para el viajero y todo un Edén para los astrónomos. 

Antes de terminar la aventura, un detalle más: La sombra del Teide es tan grande que llega hasta las playas e incluso a las islas de la Gomera y Gran Canaria durante las tardes.

Hora de los manjares

Hay diversas opciones para disfrutar de una buena comida cerca del Parque Nacional. Una gran opción es en el Hotel Spa Villalba (https://www.hotelvillalba.com/), en cuyo interior se encuentra el restaurante La Vendimia.

Su menú ofrece un recorrido por lo más selecto de las carnes, quesos y vinos que tiene Tenerife, con platillos que sacan buen provecho de los ingredientes de temporada. Puedes observar su carta y toda su oferta  culinaria en su red social: www.facebook.com/spavillalba.

Ensalada con gambas al estilo thai, wakame y mango. CORTESÍA

El A, B, C de la aventura

Si te hospedas en Puerto de la Cruz toma la guagua (autobús) línea 348. Si te estás quedando en costa Adeje viaja en la línea 342. 

Para el viajero que rente automóvil, si llegas desde el Norte toma la carretera TF-21 la Orotava-Granadilla o por la TF-24 LA Laguna-El Portillo. Desde el Sur toma la carretera TF-21. ¿Una recomendación? Llegar por una ruta y abandonar el parque natural por otra. 

Al Teide, en primavera y verano, hay que ir con ropa ligera, bien cubierto de la cabeza y al menos una chamarra para protegernos de las corrientes de aire al ascender. También, vale la pena llevar tú celular para atrapar buenas fotos, pero ojo, que está prohibido el uso de drones sin previa autorización. Tampoco puedes llevarte piedras del lugar.

Viaja desde Guadalajara

Para llegar a Tenerife desde nuestra ciudad puedes tomar un vuelo con Aeroméxico a la Ciudad de México. Desde la capital, aerolíneas como Iberia te permiten viajar en la ruta Madrid-Santa Cruz de Tenerife (vuelo de 3 horas). Ya allí te será fácil llegar al Teide, al que incluso verás en el Centro de la isla al momento de aterrizar.