Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 21 de Agosto 2019
null
Internacional

El “Chapo”, aislado de por vida en prisión de EU

Juez de Nueva York lo condena a cadena perpetua por narcotráfico, lavado y uso de armas; sus abogados apelarán la sentencia 

El Informador

Joaquín el “Chapo” Guzmán pasará el resto de su vida aislado en una prisión de Estados Unidos, después de ser condenado a cadena perpetua. El juez Brian Cogan, quien presidió el mediático caso contra el líder del cártel de Sinaloa, dictó la sentencia tras ser declarado culpable de 10 cargos por narcotráfico. También le dictaron 30 años de cárcel por el uso de armas de fuego, que según la acusación utilizó para mantener su imperio de las drogas, así como otros 240 meses por el blanqueo de dinero procedente de la venta de narcóticos, en una sentencia que sus abogados apelarán.

El juez ordenó la confiscación de 12 mil 600 millones de dólares en compensación al tráfico de miles de toneladas de drogas entre México y Estados Unidos, tal como pidió la Fiscalía, después de que calculó que el mexicano transportó 528 mil 276 kilos de cocaína, 202 kilos de heroína y 423 mil kilos de mariguana durante más de dos décadas.

Ayer, el “Chapo” lució su conocido bigote negro y contó con la presencia de su esposa, Emma Coronel. Incluso, pudo dirigirse al juez durante 15 minutos, poco antes de conocer la condena, y le reclamó que “no hubo justicia”, además de lamentar la “tortura” que padece en el penal de Manhattan. “Ha sido una tortura física y mental… la situación más inhumana que he vivido”. Y agregó: “Cuando fui extraditado (enero de 2017) esperaba un juicio justo, donde mi fama no fuera determinante para administrar justicia, pero pasó lo contrario”.

Durante el juicio, la Fiscalía llevó al estrado a 56 testigos cooperantes. Contaron desde cómo operaba el cártel, sobre la corrupción en los gobiernos mexicanos, la lucha entre pandillas, la vida personal del acusado y las más escalofriantes historias de torturas y asesinatos para mantener la hegemonía de su empresa criminal.

Guzmán Loera, de 62 años, deberá estar otros 60 días en Manhattan y se prevé que pase el resto de su vida en una cárcel ADX de máxima seguridad en Florence, Colorado, de la que nadie ha escapado. Las celdas son paredes de cemento, a prueba de sonido para evitar la comunicación con otros reos. Algunos cuartos no tienen ventanas y los reclusos pasan 23 horas a solas.

Alberga hasta 405 presos y, entre los que estuvieron allí, figuró Timothy McVeigh, condenado a pena capital y ejecutado en 2001 por el atentado contra el edificio federal en Oklahoma (1995), que costó la vida a 168 personas. Aún están presos Mahmud Abouhalima, por el atentado contra las Torres Gemelas en 1993, así como el franco-marroquí Zacarías Moussaoui, por su conspiración en los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Emma Coronel, pareja del narcotraficante, se presentó en la Corte para acompañar a su esposo. AFP/D. Angerer

Aquí no hay justicia: El “Chapo”

Joaquín el “Chapo” Guzmán, uno de los narcotraficantes más célebres del mundo, fue condenado a cadena perpetua, más 30 años simbólicos adicionales en un tribunal de Nueva York.

La decisión no fue una sorpresa: Brian Cogan, el juez federal de Brooklyn que presidió su caso, recordó en la audiencia su “crueldad abrumadora”. Y dijo que debía sentenciarlo por ley a prisión de “por vida”, como solicitaba el Gobierno.

El “Chapo”, de 62 años y exjefe del Cártel de Sinaloa, llegó a ser el hombre más buscado por Estados Unidos tras la muerte de Osama Bin Laden y es el mayor capo del narcotráfico extraditado y enjuiciado por Estados Unidos.

Serio, vestido con un traje gris y por primera vez luciendo un espeso mostacho en la corte, el “Chapo” se dirigió al juez y le subrayó en español: “Ya que el Gobierno de Estados Unidos va a enviarme a una prisión donde nunca más van a escuchar mi nombre, aprovecho para decirles: Aquí no hay justicia”.

El Gobierno estadounidense celebró la sentencia de quien considera el mayor narcotraficante del planeta desde la muerte del colombiano Pablo Escobar. “Nos aseguraremos de que pase cada minuto de cada día del resto de su vida en prisión”, acentuó a periodistas el fiscal federal de Brooklyn, Rihard Donoghue. “Con la sentencia se separa el mito del ‘Chapo’ del hombre Joaquín Guzmán, y para el hombre es el final de la cuerda… es una realidad de la cual no podrá escapar”, sostuvo Ángel Meléndez, agente especial del Departamento de Seguridad Interior para Nueva York.

El “Chapo” fue acusado de traficar miles de toneladas de drogas a Estados Unidos a lo largo de un cuarto de siglo.

En sus palabras, el exjefe del Cartel de Sinaloa también se quejó de sus condiciones de reclusión. “Ha sido una tortura las 24 horas, emocional, psicológica, mental…”.

También lamentó amargamente no poder abrazar a sus hijas mellizas, que no acudieron al juicio.  Tampoco recibió visitas de su esposa, Emma Coronel.

Cuando entró y salió de la sala, sólo lanzó besos a Coronel y se tocó el corazón. Ella hizo lo mismo.

Durante el juicio, la acusación presentó pruebas de que Guzmán ordenó la muerte o torturó y mató a, por lo menos, 26 personas o grupos de personas, incluidos supuestos informantes, narcos rivales, policías, socios y hasta familiares.

Luego de un juicio de tres meses, lleno de momentos escabrosos y surrealistas, el 12 de febrero un jurado lo declaró culpable de 10 delitos de narcotráfico, lavado de dinero y posesión de armas de fuego.

“Un millón de dólares”

Durante la sesión de ayer, los presentes pudieron escuchar a una de las víctimas que sobrevivió a un intento de asesinato del “Chapo”: Andrea Fernández Vélez, quien leyó llorando su testimonio.

Fernández, exasistente y amiga del narco colombiano Alex Cifuentes, tenía una agencia de modelos en la Ciudad de México, una empresa fachada que en realidad ofrecía prostitutas a funcionarios mexicanos, todo pagado por el “Chapo”, quien “ofreció un millón de dólares a los Hells Angels (una pandilla de motociclistas) para acabar con mi vida. Eso me causó un daño psicológico, afortunadamente me enteré y escapé con la ayuda del FBI”.

Relató que sus  “captores” le “recordaron que si me iba, sólo podía hacerlo en una bolsa de plástico y con los pies por delante”.

En el juicio, Alex Cifuentes contó que, a pedido del “Chapo”, Fernández Vélez ofreció a un general mexicano no identificado 10 millones de dólares para que dejara de perseguir al capo.

Pero el militar rechazó la oferta y el “Chapo”, furioso, decidió matarla porque creía que ésta lo había traicionado.

El “Chapo”, protagonista de dos espectaculares fugas de prisión de cárceles mexicanas y extraditado a Estados Unidos en enero de 2017, está detenido desde entonces en aislamiento casi total, en una cárcel de máxima seguridad de Manhattan.

Probablemente cumplirá su sentencia en la cárcel de Colorado ADX Florence, conocida como la “Alcatraz de las Montañas Rocosas” y considerada la más segura de Estados Unidos.

El juicio fue un viaje a uno de los mayores y más despiadados carteles de la droga.

Involucrados

La Fiscalía convocó al proceso a 56 testigos, incluidos 14 exsocios, amigos y hasta una amante del “Chapo” que se escapó con él desnudo corriendo por un túnel, así como a elementos del FBI, la Agencia Antidrogas (DEA) y otras dependencias del Gobierno.

Tras el dinero

El Gobierno estadounidense pretende requisarle entre 12 mil 600 millones y 14 mil millones de dólares en bienes, una suma que habría amasado. Hasta ahora no han podido incautarle al “Chapo” ni un centavo.

“Fue un show”

Como “un show” e “injusto”, calificó la defensa de Joaquín Guzmán el juicio y sentencia contra el narcotraficante.

Su abogado Jeffrey Lichtman aseguró que van a solicitar una audiencia, al insistir que el juicio contra su cliente no fue “justo”. Acusó que todo fue un pacto con el Gobierno de Estados Unidos y enfatizó que apelará la sentencia, dado que no se cumplieron las condiciones de equidad para el mexicano. “Me hubiera gustado un proceso justo”.

Dijo que la esposa del mexicano, Emma Coronel, está “destrozada”.

En su turno, otro abogado del líder del Cártel de Sinaloa, José Luis González Meza, afirmó que tanto el “Chapo” como su familia sufrieron “tortura sicológica”. Remarcó la denegación de visa a la madre del acusado, doña Consuelo viuda de Guzmán.

Como otra de las “injusticias” mencionó el que no se permitiera a Coronel ver a su esposo. Y anunció que ya se inició en México el proceso para intentar repatriar al capo.

Sobre los más de 12 mil 600 millones de dólares que obtuvo el “Chapo” con el tráfico de drogas, González Meza explicó que esa supuesta “fortuna se generó en México. El dinero no pertenece al Gobierno de Estados Unidos, pertenece al Gobierno de México”.

La Fiscalía, por su parte, aseguró que “se hizo justicia”, y que el “Chapo” ya no podrá “envenenar” a los estadounidenses. Al mismo tiempo, afirmó que la sentencia constituye una advertencia para todos aquellos que crean que pueden seguir traficando drogas, de que se les buscará y se hará justicia.

Antes de conocer su sentencia, Joaquín el “Chapo” Guzmán tildó de “corrupto” a Estados Unidos, mientras que su defensa consideró que su juicio fue un “espectáculo”. AP/E. Williams

GUÍA

Los capos mexicanos con cadena perpetua en EU 

Alfredo Beltrán Leyva, Juan García Ábrego y Dámaso López son parte de los narcos mexicanos que fueron condenados a pasar el resto de sus vidas dentro de una prisión estadounidense. Ahora se suma Joaquín Guzmán Loera.

En la década de los ochenta, el grupo de narcotraficantes colombianos liderados por Pablo Escobar, que se hacían llamar “Los Extraditables”, tenía un lema que resumía sus temores ante la posibilidad de ser juzgados por una corte estadounidense: “Preferimos una tumba en Colombia que una cárcel en Estados Unidos”.

A pesar de que Escobar murió hace más de 25 años y sus socios también fallecieron o fueron capturados, ese temor se mantuvo vivo en las entrañas de los principales cárteles de la droga.

Alfredo Beltrán Leyva

Ese es su nombre, pero es más conocido por su apodo: “El Mochomo”, como se le llama a un tipo de hormiga famosa por su picadura. Era uno de los líderes del Cártel de los Beltrán Leyva, uno de los brazos más reconocidos del Cartel de Sinaloa, que dirigía el “Chapo”. Estaba conformado por él y sus hermanos Marcos Arturo, Héctor y Carlos.

Durante años dirigió la conexión con los cárteles colombianos que proveían la droga, además de manejar también el tráfico de metanfetaminas a Estados Unidos.

En 2008 fue capturado por las autoridades mexicanas (al parecer delatado por el “Chapo”) y lo extraditaron en 2014.

En abril de 2017 fue condenado por un juzgado del distrito de Columbia a cadena perpetua y a pagar una multa de 529 millones de dólares.

Muchos analistas están de acuerdo en que la captura de “El Mochomo” fue la principal causa de la ruptura entre el Cártel de Sinaloa y los Beltrán Leyva, que causó serios enfrentamientos por el control de las rutas del narcotráfico.

Juan García Ábrego

Se le llamó el “Barón de Matamoros” y actualmente posee un registro en el libro de la historia del narcotráfico: fue el primer capo de la droga mexicano que fue incluido en la lista de los 10 más buscados del FBI.

García Ábrego, que se dice habría obtenido la nacionalidad estadounidense, logró convencer a los miembros del Cártel de Cali para que enviaran la droga a través de ellos para alcanzar el mercado de Texas y alrededores.

Con el tiempo, Ábrego se ubicó en las jerarquías más altas del grupo criminal que ejercía un control casi total de la región de Tamaulipas, en el Noreste de México. Tenía operaciones en seis países y producía 20% de la droga que entraba a Estados Unidos. Sin embargo, el 14 de febrero de 1996, las autoridades mexicanas ingresaron a su rancho en la ciudad de Villa Juárez, en Nuevo León, y lo capturaron. Al día siguiente fue enviado a Estados Unidos y allí fue juzgado.

Debido a su negativa de colaborar con la justicia estadounidense, fue condenado a 11 cadenas perpetuas.

Dámaso López 

Se lo conoce como el “Licenciado”, por ser uno de los pocos capos de la droga graduado en la universidad.

Fue funcionario del sistema penitenciario mexicano antes de unirse al Cártel de Sinaloa. Además de ser abogado, fue funcionario dentro del sistema penitenciario mexicano, donde, de acuerdo con varias investigaciones, creó una red de guardianes corruptos en varias cárceles del país.

Luego llegó a los círculos más cercanos del Cártel de Sinaloa. Se dice que gracias a su trabajo en las cárceles mexicanas fue posible la primera fuga de Guzmán de la prisión de Puente Grande, en 2001.

Tras la recaptura del “Chapo” en enero de 2016 (se había vuelto a fugar en 2014), López intentó consolidar su liderazgo dentro del Cártel de Sinaloa.

Sin embargo, en mayo de 2017 fue capturado y, de inmediato, fue enviado a Estados Unidos, donde lo condenaron a cadena perpetua por crímenes relacionados con el envío de droga y lavado de dinero.

Cronología

El narcotraficante fue condenado en Nueva York a cadena perpetua, después de que el 12 de febrero fuera declarado culpable por un jurado, poniendo punto final a la vida delictiva del poderoso líder del Cártel de Sinaloa.

Aunque se espera que la defensa del “Chapo” apele la sentencia, la condena cierra un largo capítulo de delincuencia del narcotraficante originario de La Tuna, en Sinaloa.

Estos son los hechos más relevantes de su vida y el proceso judicial en Estados Unidos contra el capo

1954. Nace Joaquín Archivaldo Guzmán Loera en la pequeña población rural de La Tuna, en Sinaloa. Tiene seis hermanos y su padre siembra opio. Vivían en la pobreza.

1969. A los 15 años comienza a sembrar mariguana y obtiene el sobrenombre de “Chapo” por su baja estatura de 1.67 metros.

1980. Trabaja para el capo de la droga Miguel Ángel Félix Gallardo, líder del Cártel de Guadalajara y el principal narcotraficante de cocaína de México.

1989. Gallardo es detenido y encarcelado. El Cártel de Guadalajara se divide y el “Chapo” se traslada a Culiacán para fundar el Cártel de Sinaloa, que tiene en el Cártel de Tijuana a su mayor rival.

1991. El “Chapo” es detenido, pero soborna al jefe de policía de la Ciudad de México con 100 mil dólares para escapar.

1993. El cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo es asesinado a tiros en el Aeropuerto de Guadalajara por un enfrentamiento entre los cárteles de Sinaloa y Tijuana. Algunas versiones apuntan a que sicarios de Tijuana confundieron al cardenal con el “Chapo”.

El 9 de junio, Guzmán es capturado en Guatemala y extraditado a México, donde es procesado por narcotráfico y encerrado en el penal del Altiplano, en el Estado de México.

1995. Es trasladado a la prisión de máxima seguridad de Puente Grande, en Jalisco.

2001. Protagoniza su primera gran fuga, al escapar de Puente Grande en un carrito de lavandería, con la ayuda de una decena de funcionarios corruptos.

2011. Tras la muerte del terrorista Osama Bin Laden, líder de Al Qaeda, Guzmán pasa a encabezar la lista de los fugitivos más buscados de Estados Unidos, según la revista Forbes. Washington ofrece cinco millones de dólares por proporcionar información valiosa que permita su captura.

2014. El capo es capturado en Mazatlán (Sinaloa) por la Marina en colaboración con la Agencia Estadounidense Antidrogas (DEA).

2015. Huye del penal de Altiplano a través de un túnel conectado con la ducha de su celda, que fue cavado por hombres que trabajaban para él.

En octubre, los actores Sean Penn y Kate del Castillo entrevistan al “Chapo” en la clandestinidad.

2016. Las autoridades mexicanas consiguen capturarlo de nuevo en Los Mochis.

2017. México extradita al “Chapo” a Estados Unidos.

2018. Comienza el proceso de selección de los miembros del jurado en el juicio contra Guzmán en una corte de Brooklyn, Nueva York.

El 13 de noviembre, el juicio contra el “Chapo” inicia con los argumentos iniciales de la Fiscalía y la defensa.

La defensa alega que el ex presidente mexicano Felipe Calderón (2006-2012) y el aún mandatario Enrique Peña Nieto (2012-2018) recibieron millones de dólares en sobornos del Cártel de Sinaloa.

2019. Los alegatos finales de la Fiscalía y la defensa cierran en Nueva York el juicio contra Guzmán.

El 12 de febrero, el jurado lo declara culpable de 10 cargos.

Ayer, condenan al “Chapo” a cadena perpetua por narcotráfico, así como otros 30 años de cárcel por el uso de armas de fuego y otros 240 meses por blanqueo de dinero. Además, debe pagar 12 mil 600 millones de dólares en compensación por traficar miles de toneladas de drogas hacia Estados Unidos.

Descartan violencia

El gobernador Quirino Ordaz Coppel descartó que la sentencia contra Guzmán tenga efectos negativos en la seguridad pública de Sinaloa.

Piden decomisar bienes

Diputados federales de distintas fuerzas políticas consideraron “justa” la sentencia que impuso Estados Unidos al narcotraficante Joaquín “Chapo” Guzmán, pero exigieron al Gobierno de México aplicar la Ley de Extinción de Dominio a sus bienes en el país, pues consideran que el vecino del Norte no podría reclamar propiedades en territorio nacional.

Sergio Gutiérrez Luna, de Morena e integrante de la Comisión de Seguridad Pública, dijo que si son bienes que están en nuestro país, México debe aplicar sus leyes de acuerdo con la comisión del delito, por lo que Estados Unidos no podría hacerse de esas propiedades.

“Si se trata de bienes que están en México, México tiene que aplicar las leyes sobre este tema, la extinción de dominio y las leyes que aplicaran, según el momento de la comisión del delito”.

Además, el exgobernador de Coahuila y diputado federal del PRI, Rubén Moreira, consideró que México tiene que echar mano de las leyes con las que cuenta para decomisar los bienes y propiedades del “Chapo”, pero también hizo un llamado a las autoridades federales para que a otros capos que se encuentran detenidos agilicen sus procesos y sean sentenciados antes de extraditarlos.

Opinó que el “Chapo” tendrá que resarcir el daño que hizo en Estados Unidos, pero también “debe hacer lo mismo acá”.

La secretaria de la Comisión de Seguridad Pública en la Cámara de Diputados, Adriana Dávila Fernández, del PAN, opinó que la sentencia de cadena perpetua a la que fue condenado Guzmán sirve de lección a las instituciones de seguridad mexicanas, pues demuestra la necesidad de implementar una política contra la criminalidad.

“En México no han cambiado las autoridades, sino que tampoco tenemos certeza de la política de criminalidad que se va a seguir. Lo que escuchamos del Presidente de la República no es, con toda fuerza, con toda certeza, qué hará con la seguridad pública”.

También lamentó que con la sentencia, aunque histórica, no se puedan devolver las vidas humanas que cobró la organización delictiva que lideró el “Chapo”, pero anotó que el Gobierno de México debe dejar claro a dónde van a ir todas las propiedades del capo.

El titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de Hacienda, Santiago Nieto Castillo, aseguró que se trabaja de manera coordinada con la embajada y las agencias de Estados Unidos para investigar las cuentas del “Chapo”.

Sigue: #DebateInformador

¿Qué opina de la sentencia que recibió el “Chapo” en Estados Unidos?

Participa en Twitter en el debate del día @informador