Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 21 de Septiembre 2018
Economía | La Cuarta Conferencia y Exposición anual de Biocombustibles se desarrollará del 2 al 4 de abril.

Recibe México a conferencia internacional de biocombustibles

La ciudad de México será anfitriona de una conferencia internacional sobre el tema de los biocombustibles

Por: EL INFORMADOR

MEXICO.- La ciudad de México será anfitriona de una conferencia internacional sobre el tema de los biocombustibles, con el objetivo de informar, educar y conectar a la población con la industria de los biocombustibles.
La Cuarta Conferencia y Exposición anual de Biocombustibles se desarrollará del 2 al 4 de abril en el hotel Sheraton del Centro Histórico.
En la conferencia participarán ministros, embajadores, presidentes de empresas y líderes del ramo de la bioenergía, agricultura, química y finanzas, para compartir ideas y estrategias que impacten la cadena de valor para los biocombustibles en el mercado internacional.
La industria de los biocombustibles ha aumentado su producción, financiamiento y apoyo gubernamental en todo el mundo.
El gobierno de México aprobó una ley de biocombustibles que abre el mercado para el desarrollo de esta industria.
Adicionalmente, el Congreso de Estados Unidos aprobó una ley para incrementar la oferta de etanol a 36 mil millones de galones para el año 2022.
La continua expansión del etanol y otros biocombustibles requerirá una mayor expansión de instalaciones de producción e inversiones en el continente americano.
Debido al encarecimiento del petróleo, es imperativo que se realicen inversiones en combustibles renovables para garantizar la seguridad energética y reducir la dependencia de los hidrocarburos.
¿Qué son los biocombustibles?
El biocombustible es el término con el cual se denomina los combustibles que derivan de la fuentes orgánicas, como organismos recientemente vivos o sus desechos metabólicos.
Los combustibles de origen biológico pueden sustituir parte del consumo en combustibles fósiles tradicionales, como el petróleo o el carbón.
Los biocombustibles más usados y desarrollados son el bioetanol y el biodiésel.
El bioetanol, también llamado etanol de biomasa, se obtiene a partir de maíz, sorgo, caña de azúcar, remolacha o de algunos cereales como trigo o cebada.
Brasil es el principal productor de bioetanol (45% de la producción mundial), Estados Unidos representa el 44%, China el 6%, la Unión Europea el 3%, India el 1% y otros países el restante 1%.
El biodiésel, se fabrica a partir de aceites vegetales, que pueden ser ya usados o sin usar. En este último caso se suele usar canola o soja o jatrofa, los cuales son cultivados para este propósito.
El principal productor de biodiésel en el mundo es Alemania, que concentra el 63% de la producción. Le sigue Francia con el 17%, Estados Unidos con el 10%, Italia con el 7% y Austria con el 3%.
Consecuencias sobre el medio ambiente
El uso de biocombustibles tiene impactos ambientales negativos y positivos.
Los impactos negativos hacen que, a pesar de ser una energía renovable, no sea considerado por muchos expertos como una energía no contaminante y, en consecuencia, tampoco una energía verde.
Una de las causas es que, pese a que en las primeras producciones de biocombustibles sólo se usaban los restos de otras actividades agrícolas, con su generalización y fomento en los países desarrollados, muchos países subdesarrollados, especialmente del sureste asiático, están destruyendo sus espacios naturales, incluyendo selvas y bosques, para crear plantaciones para biocombustibles.
La consecuencia de esto es la contraria de lo que se desea conseguir con los biocombustibles: los bosques y selvas limpian más el aire de lo que lo hacen los cultivos que se ponen en su lugar.
Algunas fuentes afirman que el balance neto de emisiones de dióxido de carbono por el uso de biocombustibles es nulo debido a que la planta, mediante fotosíntesis, captura durante su crecimiento el CO2 que será emitido en la combustión del biocombustible.
Sin embargo, muchas operaciones realizadas para la producción de biocombustibles, como el uso de maquinaria agrícola, la fertilización o el transporte de productos y materias primas, actualmente utilizan combustibles fósiles y, en consecuencia, el balance neto de emisiones de dióxido de carbono es positivo.
Otra de las causas son los fertilizantes necesarios para los cultivos, el transporte de la biomasa, el proceso del combustible y la distribución del biocombustible hasta el consumidor.
Algunos procesos de producción de biocombustible producen muchas menos emisiones que otros; por ejemplo, el cultivo de la caña de azúcar requiere el uso de menos fertilizantes que el cultivo del maíz, por lo que el bioetanol de caña de azúcar reduce las emisiones de gases de efecto invernadero con más efectividad que el bioetanol derivado del maíz.
Sin embargo, aplicando las técnicas agrícolas y las estrategias de procesamiento apropiadas, los biocombustibles pueden ofrecer ahorros en las emisiones de al menos el 50% comparando con combustibles fósiles como el gasóleo o la gasolina.
El uso de biocombustibles de origen vegetal produce menos emisiones nocivas de azufre por unidad de energía que el uso de productos derivados del petróleo.
LAMH 25-03-08 SUN

Temas

Lee También

Comentarios