Miércoles, 22 de Enero 2020
Cultura | Los viajes son formas de encuentro con las culturas locales

Promoverá al turismo el Día Internacional de los Museos 2009

Actualmente, el ICOM (1947), asociado a la UNESCO, cuenta con más de 15 mil miembros en más de 140 países

Por: NTX

CIUDAD DE MÉXICO.- Bajo el lema "Museos y turismo", el próximo 18 de mayo se celebrará la edición 32 del Día Internacional de los Museos, como un homenaje al papel social, educativo, de divulgación y conservación del patrimonio que estos cumplen.

A esta conmemoración, que este año por caer en lunes se extiende todo el fin de semana, se unirán museos de países de los cinco continentes, mismos que ofrecerán una diversa gama de actividades didácticas y artísticas, previas a la efeméride.

Países como España, Francia, Alemania, Italia, Rusia, Portugal, Austria y Polonia realizarán la llamada "Noche de los museos", en la que se prevé abran sus puertas unos dos mil recintos.

La oferta de estos inmuebles irá desde visitas guiadas y talleres, hasta la presentación de espectáculos de danza, teatro, conferencias, proyecciones audiovisuales y conciertos, cuyo objetivo es acercar los museos a un mayor número de visitantes.

Este año, el Consejo Internacional de Museos (ICOM), por sus siglas en inglés, quiere recordar el papel civilizador y ético que dichos recintos desempeñan en el desarrollo del turismo sostenible, de ahí que haya determinado el lema de "Museos y Turismo".

Este se propone que el turista entienda el viaje como una forma de encuentro y conocimiento mutuo entre las comunidades locales y los visitantes.

Cabe recordar que los museos, cuyo antecedente se remonta a las colecciones particulares, surgen de la necesidad de cada nación de promover, resguardar y difundir su memoria colectiva y el patrimonio cultural que le otorga el reconocimiento de su identidad.

Con ese propósito es que en 1977 se instituye el Día Internacional de los Museos, en el marco de la XII Conferencia General del ICOM en la ciudad de Leningrado.

La iniciativa tuvo su antecedente en la Cruzada de los Museos, campaña informativa organizada en 1951 por la UNESCO y el ICOM para crear conciencia del relevante papel que corresponde a esos recintos en la sociedad.

Actualmente, dicha celebración busca propiciar iniciativas que intenten dirigir la atención de las instituciones gubernamentales hacia las funciones y necesidades de los museos, e incrementar el diálogo entre los profesionales y las distintas disciplinas o especialidades.

Representa además una oportunidad de que el público conozca las dificultades y los retos que enfrentan los museos en la actualidad, de los cuales existe una diversa gama de temáticas en todo el mundo que van de las diferentes artes, hasta las ciencias y técnicas, históricas y arqueológicas, por citar algunos.

Actualmente, el ICOM (1947), asociado a la UNESCO, cuenta con más de 15 mil miembros en más de 140 países. América Latina está representada por 21 naciones, entre ellas México, que ha tenido una participación activa en ese organismo a través de su Comité Nacional.

En este país, donde existen más de mil 156 museos registrados, estos han tenido una larga y rica tradición como instrumentos para conservar y divulgar el patrimonio cultural de la nación y difundir el arte universal en todas sus manifestaciones, convirtiéndose así en recintos propicios para aprender, valorar, conocer, cuidar, apreciar y atesorar el conocimiento.

Entre las múltiples tareas de difusión y vinculación de los profesionales de los museos, el ICOM-México realiza cada año un programa de actividades específico dedicado a la celebración del Día Internacional de los Museos.

La capital mexicana alberga la mayoría de los recintos catalogados como nacionales, entre ellos el de Antropología, de gran prestigio a nivel mundial; el de Culturas Populares, de Arte Popular, Cartografía, Fotografía, del Virreinato, de la Estampa y de Historia "Castillo de Chapultepec", entre muchos otros.

La amplitud temática de estos, de acuerdo con la lista de registros del Sistema de Información Cultural del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), es de más de un centenar, e incluye nombres como Casa del Agua, del Cocodrilo, de las Leyendas y de la Muerte.

Están también los comunitarios, denominados así porque sus colecciones en exhibición, los cuales se integran con aportaciones que las comunidades hacen de piezas arqueológicas, vestuarios y muebles antiguos, lo mismo que ingenios tecnológicos viejos o recientes.

En importancia numérica, después de los comunitarios, se ubican los museos de artes plásticas, como pintura y escultura de procedencia colonial, moderna o contemporánea; los museos de sitio y pequeñas áreas arqueológicas prehispánicas, así como edificios de valor histórico con bienes muebles antiguos.

También figuran los museos relacionados con figuras relevantes de la historia nacional, regional o local como Hidalgo, Morelos, Juárez, Zapata, Madero, etcétera. Los objetos en exhibición son muebles, ropa, libros, documentos y manuscritos.

Como uno de los recintos de esta última categoría de mayor atractivo por su riqueza documental figura la Casa Museo Belisario Domínguez, de Comitán, Chiapas, cuyo grueso de volumen de correspondencia bien podría servir como base para una novela o un libro biográfico. Otros más se ubican en Morelos, Zacatecas y Durango.

También existen museos de minería y mineralogía en entidades como Zacatecas, Guanajuato, Pachuca, Taxco, Querétaro, San Luis Potosí y otros centros de explotación minera de la época colonial (1521-1821).

Le siguen los museos del ferrocarril en Aguascalientes, Veracruz, San Luis, Tlaxcala y Puebla, donde tiene su sede el Museo Nacional de los Ferrocarriles Mexicanos, del Consejo Nacional para la Culturas y las Artes (Conaculta).

Hay otros más de ciencias y tecnología, de matemáticas, física, astronomía, geología, historia natural, botánica, etnobotánica, zoología, medicina tradicional, armas, agronomía, gastronomía, cinematografía, telefonía y otras telecomunicaciones.

Además, de paleontología, anatomía, patología animal, transportes, navegación, aviación y del automóvil; de éste, hay uno en Guadalupe, Zacatecas, otro en Puebla y uno más en el Distrito Federal.

Otros dedicados al jade, ámbar, vidrio, maíz, café, chile, ceiba, tequila, mezcal, cerveza, sidra, charrería, alfarería, máscaras, bomberos, acuarela, juguete, tauromaquia, calzado borceguí y del retrato hablado.

Sin olvidar el de Ripley (México y Guadalajara), de la caricatura (México), de figuras de cera (México y Guadalajara), de la botica (Zacatecas); de la marimba (Chiapas), de la guitarra (Michoacán), de la platería (Taxco) y uno de la canción yucateca (Mérida).

El Museo Soumaya, ubicado en San Angel, Distrito Federal, posee una colección de réplicas del escultor francés Augusto Rodin; en Taxco existe uno de la judería; en Cuajinicuilpa, Costa Chica de Guerrero, uno dedicado a las culturas afromestizas.

Está también una Casa de la Madera, un Museo del Sexo en el Distrito Federal; dos Casas del Agua en Tehuacán, Puebla; y Hunucm, Yucatán; varios más de momias ubicados en la capital mexicana, Guanajuato y Celaya, y un Museo de la Muerte en San Juan del Río, Querétaro.

Los hay, además, aquellos que llevan el nombre de artistas plásticos como Diego Rivera, Frida Kahlo, David Alfaro Siqueiros (entre estos el Polyforum), Rufino Tamayo, José Clemente Orozco, José Luis Cuevas, y escritores como Alfonso Reyes (Capilla Alfonsina), Elías Nandino, Ramón López Velarde, Manuel J. Othón y Sor Juan Inés de la Cruz, entre muchos otros.

Además de albergar obras de arte en todas sus expresiones, existen los museos interactivos, divertidos e ilustrativos para chicos y grandes, así como los virtuales, como herramienta educativa o de entretenimiento.

Todos ellos, como grandes ventanas del conocimiento, además de sus visitas guiadas, ofrecen conferencias, clases o talleres artísticos y otros programas paralelos, relacionados con sus colecciones o muestras temporales y permanentes, que invitan al espectador a dar un paseo por diversos rincones de la cultura del mundo.

Temas

Lee También