Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 21 de Noviembre 2017
Cultura | Se estrenará The Producers. Frühling für Hitler

Hitler vuelve dando brincos a su Admiralspalast

Hitler regresa el centenario teatro donde el Führer tuvo su palco en tiempos del Tercer Reich

BERLÍN, ALEMANIA.- El dictador Adolf Hitler ha regresado al escenario del Admiralspalast de Berlín, el centenario teatro donde el "Führer" tuvo su palco en tiempos del Tercer Reich, dando brincos de acuerdo a los dictados del realizador y cómico estadounidense Mel Brooks.

Los carteles de "The Producers. Frühling für Hitler" -"Los productores. Primavera para Hitler"-, el musical que Brooks lanzó en Broadway en 2001, inundan desde hace días vallas y columnas publicitarias del centro de Berlín, a la espera de su estreno, el domingo.

Para los medios berlineses, se trata del estreno imprescindible de la temporada y dará oportunidad de comprobar si es posible tomarse a risa a Hitler en la Alemania actual.

"¿Se puede uno reír con Adolf Hitler?. Mel Brooks, judío, dice: '¿de quién vamos a reírnos, si no?'", apunta en su edición de hoy el diario berlinés "Der Tagesspiegel" ante el estreno de una producción que el propio director estadounidense consideró en la línea continuadora del "To be or not to be" ("Ser o no ser", 1948) de Ernst Lubitsch.

"The Producers" se estrenó con éxito en Broadway, donde ganó 12 premios Tony y se mantuvo seis años en cartelera.

El musical está basado en la película homónima de Brooks (1968) y recaudó unos 283 millones de dólares (208 millones de euros) en sus más de 2.500 funciones en la meca neoyorquina.

El éxito siguió en Londres, pero en cambio fue acogida con buenas críticas pero menos eco de público en su estreno en alemán, en Viena, recuerda "Berliner Zeitung".

La sátira sobre el nazismo bajo la perspectiva del humor judío no fue del todo asumida en el país natal de Hitler y queda por ver cuál es la acogida que le brinda ahora "la segunda patria del Führer", cuestiona ese diario berlinés.

La tropa de actores alemanes, encabezada por Cornelius Obonya y Andreas Bieber y bajo la dirección de Susan Stroman, pondrá en escena la historia del productor Max Bialystock, experto en desastres comerciales.

Su propósito es poner en escena la peor obra teatral de todos los tiempos, con el peor actor, abocado a la bancarrota, pero en lugar de eso consigue el éxito de la temporada.

La trama es conocida, los momentos musicales, también, y la pregunta que se plantea la prensa berlinesa ante el estreno es si acabará, como en la sátira, en éxito o fracaso.

Si el público berlinés encaja o no bien el sarcasmo judío y si Berlín es buen lugar para reirse de Hitler es algo que se verá tras el estreno. De lo que no hay duda es de que el escenario elegido es más que idóneo.

El Admiralspalat fue abierto en 1873 como balneario, se convirtió en teatro de variedades en los años 20 y, durante el nazismo, por sus palcos pasaron Adolf Hitler y el resto de miembros del aparato nazi.

Con la división de Berlín quedó en el lado oriental y siguió funcionando como teatro, cabaré y sala de actos políticos, pero tras la reunificación entró en fase agónica.

En 2006 reabrió sus puertas, completamente renovado, con la "Opera de los tres peniques" -o centavos, según las traducciones-, de Bertolt Brecht, con Klaus Maria Brandauer en la dirección y el cantante Campino (protagonista de "Palermo shooting", de Wim Wenders), como "Maqui Navajas".

Desde entonces conviven ahí múltiples salas, desde el gran auditorio donde aterrizará el Hitler de Brooks, a bares de copas, espectáculos de café-teatro y sesiones semanales de tango en las llamadas salas-estudio.

Temas

Lee También

Comentarios