Jueves, 23 de Enero 2020
Cultura | La iniciativa fue ideada en 2006 por el periodista británico Tom Pattison

El arte contemporáneo chino cae a precios de saldo

Debido a la crisis financiera los precios durante la “Affordable Art Beijing” han bajado de manera drástica

Por: EFE

BEIJING, CHINA.- La crisis le está viniendo de perlas a los amantes del arte contemporáneo chino, cuyos precios desorbitados de hace sólo un año se han devaluado hasta convertir a la feria de Arte Asequible de Beijing  más concurrida de Asia.

A la feria, cuyo nombre en inglés es " Affordable Art Beijing" (AAB), acudirá este fin de semana la mayor afluencia de público de su historia, entre 10.000 y 15.000 visitantes, deseosos de hacerse con alguna de las obras de los 250 artistas que exponen este año, a menos de dos mil dólares la pieza.

"Al abrir esta mañana las puertas se produjo un caos de gente", señaló al referirse a la inauguración de la feria Nils, un residente sueco que acababa de adquirir un pequeño óleo apaisado con los rostros de cuatro marineros por dos mil (300 dólares).

La cuarta edición de la feria se celebra este año por primera vez en el corazón de la capital, en un nuevo y popular centro comercial de la calle Sanlitun y fuera del distrito artístico de Dashanzi, su hábitat natural.

La iniciativa fue ideada en 2006 por el periodista británico Tom Pattison y el empresario Tamsin Roberts: "Había muy poco arte entonces que fuera asequible para gente normal, que no fueran mega-ricos o inversores. Los precios estaban por las nubes", señaló Pattison.

Los de la AAB son mucho más asequibles que los de divos del arte contemporáneo chino, como Zhang Xiaogang, Yue Minjun o Zeng Fanzhi, quien apenas hace un año vendió su "Presidente Mao II" en una subasta en Londres por 3,1 millones de dólares.

"Los precios del arte con frecuencia son paralelos al desarrollo económico de la cultura de origen del artista", explica el profesor Mei Jianping, creador del índice de precios de arte Mei-Moses, quien cita como ejemplo cómo se disparó el valor de las obras de los artistas americanos desde la década de 1950.

En consonancia, los precios del arte chino alcanzaron su máximo el año pasado -cuando la economía creció un 13 por ciento, "de forma artificialmente alta, animados por la especulación y la creencia excesivamente optimista de que el valor de cada pieza se duplicaría en seis meses", explicó Mei en una visita a Beijing.

Sin embargo, el profesor Mei, que señala que los beneficios del arte siguen siendo de los más seguros del mundo y similares a los de los bonos del Tesoro (un 10 por ciento), se mostró optimista con respecto a la crisis, que calificó como una criba que devolverá la calidad al arte chino y animó a seguir invirtiendo.

"Por supuesto que la gente viene en tiempos de crisis", confirmó hoy Pattison. "De hecho hemos descubierto que la calidad de nuestro trabajo ha mejorado porque los precios en general han bajado, lo que significa que la calidad en nuestro abanico de precios ha subido".

Es decir, un artista chino que antes vendía por varios miles de dólares no puede mantener hoy ese precio, por lo que la devaluación ha incluido a esos artistas de mayor calidad en la feria AAB: "Tenemos muy buenas cosas, nos va mejor que nunca", agrega Pattison.

La clave, recomienda el editor coincidiendo con el profesor Mei, es que "la gente compre cosas que pueda apreciar en su casa, no porque se vayan a revaluar", como ha sucedido en ediciones anteriores con obras que se vendieron por 200 dólares y luego en las subastas alcanzaron precios de hasta decenas de miles de dólares.

En la feria pequinesa, que no tiene parangón en toda Asia por el nivel de sus precios, participan también artistas extranjeros residentes en la capital china, que en los últimos años se ha convertido, junto con Hong Kong, en la meca del arte contemporáneo en la región.



Temas

Lee También