Domingo, 14 de Abril 2024
null
Economía

Comprar casa: el deseo de la población mexicana

El índice de intención de adquisición de vivienda en 2023 en México fue de 60.8 puntos, el segundo nivel más alto registrado desde 2021

El Informador

Tener un hogar propio y formar un patrimonio son dos importantes motivos para adquirir una vivienda. 

A pesar de las alzas registradas durante el año pasado (tanto en los precios de las mercancías como en las tasas de interés), el deseo de comprar una casa se mantuvo como una de las principales metas de la población mexicana.

Según la encuesta de Necesidades de Crédito y Vivienda, realizada por el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) y correspondiente al cuarto trimestre de 2023, el índice de intención de adquisición de vivienda en el país se ubicó en 60.8 puntos, el segundo nivel más alto registrado desde 2021, cuando empezó a publicarse dicho sondeo.

El deseo de comprar una casa se vio alimentado, en parte, a la expectativa de una situación económica familiar favorable. Y es que seis de cada 10 encuestados aseguró que su economía fue mejor a la de un año atrás, mientras que el 73% de los participantes consideró que esta prosperará a lo largo de este año.

Además de adquirir una vivienda propia (63%), los derechohabientes de esta institución buscan concretar otros propósitos mediante la utilización de un crédito. Entre ellos se encuentran el de la construcción en un terreno propio (66%), de mejoramiento o ampliación de la vivienda (60%) y de compra de un terreno propio (59%). Las cifras suman más de 100% porque los encuestados pudieron elegir una o más opciones.

El alza de precios en las propiedades, sobre todo en las grandes ciudades del país, ha llevado a muchas personas a considerar otras opciones para poder formar un patrimonio y tener un lugar para vivir. Para conseguirlo, 32% de los encuestados se mostraron interesados en unir su crédito al de un familiar, pareja o allegado para acceder a un monto mayor de financiamiento.

Desde el lanzamiento de esta alternativa, en 2020, se han otorgado más de 204 mil créditos para la compra de casa o departamento. Gracias a este producto, se pueden unir los financiamientos entre hermanos, padres, amigos o parejas sin necesidad de estar casados o aunque ambos sean del mismo sexo.

En su mayoría, los créditos dados se unieron entre parejas (93 mil 320 de ellos), amigos (52 mil 38), padres e hijos (36 mil 968), y hermanos (22 mil 330). Más del 50% de estos financiamientos se concentraron en el Estado de México, Chihuahua, Nuevo León, Baja California, Jalisco y Quintana Roo.

La población solicitó mayores créditos para adquirir una vivienda el año pasado. EL INFORMADOR/Archivo

Casas nuevas

De acuerdo con el Reporte Inmobiliario 2023 del portal Lamudi, siete Estados del país concentran cerca del 70% de los anuncios nuevos de inmuebles en renta:

  • Ciudad de México.
  • Estado de México.
  • Nuevo León.
  • Querétaro.
  • Jalisco.
  • Yucatán.
  • Puebla.

Nota: Además, en el caso del mercado en renta, se anunciaron más departamentos (60.5%), que casas (39.5%).

Los créditos hipotecarios: las herramientas más utilizadas

Los créditos hipotecarios son una de las herramientas más utilizadas para concretar el sueño de adquirir una casa, a pesar del incremento de las tasas de interés y del compromiso a futuro que representan (por lo general, el plazo para liquidar este tipo de productos va de cinco a 30 años).

El año pasado, más de 430 mil derechohabientes de Infonavit obtuvieron un financiamiento para adquisición de vivienda o terreno, construcción, ampliación o mejoramiento, así como para pago de pasivos hipotecarios. Dicho número representó un 20.5% más respecto a los créditos otorgados durante 2022. La derrama económica generada en 2023, de acuerdo con datos de la institución, representa la cifra más alta en los últimos cinco años. En este sentido, se superaron los 259 mil 791 millones de pesos utilizados en financiamientos, lo que habla del deseo de un gran número de usuarios de poseer una vivienda.

Del total de financiamientos otorgados durante el año, el 72% fueron hipotecarios, un 5.2% más en comparación con el cierre de 2022. De igual manera, se otorgaron más de 123 mil créditos para mejora, ampliación o construcción de vivienda, esto debido al lanzamiento de dos nuevos programas enfocados en cubrir estas necesidades.

Los recursos brindados por dichos productos pueden utilizarse para reparar o remodelar alguna sección de la casa en mal estado, como renovar la cocina o pintar las recámaras. De igual forma, sirven para dar mantenimiento a techos, pisos, puertas, ventanas, entre otros elementos de la vivienda.

El crédito otorgado también puede emplearse para instalar o mejorar conexiones de servicios como drenaje, agua potable y electricidad, así como para colocar elementos arquitectónicos que ayuden a la reducción del gasto de la propiedad, tales como domos, ventanales o mecanismos de captación de agua de lluvia.

Incluso, los recursos sirven para acondicionar la casa o departamento de quienes viven con alguna discapacidad o limitación física, y así mejorar su habitabilidad. El objetivo de ambos programas es apoyar a los usuarios para tener una vivienda en condiciones óptimas, en la cual puedan disfrutar una calidad de vida digna.

SUN

Los precios en las propiedades ha llevado a considerar otras opciones para vivir. EL INFORMADOR/Archivo

Rentas largas o cortas, ¿cuál es mejor opción?

Obtener ingresos a través del alquiler de un inmueble resulta una alternativa conveniente para muchos propietarios. 

Si bien por décadas el esquema tradicional para uso habitacional dominó el mercado, hoy en día el sistema de estancias cortas vive un gran momento dado los beneficios que reporta. Antes de inclinarse por uno u otro modelo, los arrendadores deben conocer a detalle cada una de estas opciones.

El esquema de rentas de larga temporada ha sido durante mucho tiempo la manera más común de alquilar una propiedad. Una de las mayores ventajas que ofrece a los dueños es, sin duda, poder disfrutar un ingreso fijo constante. Al elaborar contratos de manera anual, se tiene mayor certeza de percibir una cantidad determinada a lo largo de 12 meses. Además, cada año, el precio de la renta aumenta de acuerdo con la inflación.

Una vez que se encuentra a un inquilino, se dedica menos tiempo a la administración de la casa o departamento en cuestión, pues no hay que supervisar la entrada y salida periódica de usuarios. De hecho, el propietario puede hacerse cargo de la gestión o, bien, delegarla a una persona dedicada a ello. Si desde un principio se formula adecuadamente un contrato de arrendamiento y se cumple con la normativa, los dueños de las propiedades quedan protegidos ante posibles incidentes, ya que el servicio de alquiler está regulado por las leyes. Dicho acuerdo sirve como defensa para ambas partes (propietario e inquilino), pues quedan establecidos derechos, obligaciones y sanciones en para ambas partes.

Pero no todo es miel sobre hojuelas. Los propietarios que apuestan por este esquema enfrentan unos cuantos retos. Entre los principales está encontrar a un buen inquilino, quien no sólo pague el alquiler de manera puntual, sino también que trate el inmueble con respeto y sea considerado con los demás vecinos.

Lo anterior puede provocar que alquilar la casa o departamento conlleve más tiempo del esperado, sobre todo por la serie de trámites y requisitos que deben cubrir los arrendatarios (principalmente contar con un fiador con un bien inmueble en la zona geográfica donde se busca rentar).

Especialistas de la plataforma inmobiliaria La Haus advierten también sobre tener menos flexibilidad en cuanto a la disponibilidad de la propiedad, ya que una vez que el dueño firma el contrato de arrendamiento, no podrá hacer uso del inmueble durante dicho periodo, o de lo contrario, podría enfrentar situaciones legales.

SUN

PARA SABER

Las rentas más altas en el país

Los 10 Estados de nuestro país  con el precio de renta  más elevado, rebasan los 16 mil 300 pesos al mes:

  1. Baja California Sur.
  2. Nuevo León.
  3. Ciudad de México.
  4. Quintana Roo.
  5. Jalisco.
  6. Nayarit.
  7. Yucatán.
  8. Sonora.
  9. San Luis Potosí.
  10. Estado de México.

Fuente: Lamudi

Aunque es atractiva la ventaja de recibir ingresos en menor tiempo, también tiene desventajas esta modalidad. SUN/C. Mejía

Estancias breves incrementan en grandes ciudades

La demanda de rentas de corta estancia sigue creciendo en las grandes urbes como Ciudad de México, Guadalajara o Monterrey, debido, principalmente, al flujo tanto de nómadas digitales como de viajeros. “Cada vez más extranjeros llegan a México, por lo que se abren muchas oportunidades para el sector de arrendamiento”, indicó Caterine Castillo, especialista en tecnología para el mercado inmobiliario, quien considera que deben eficientar. los procesos de alquiler, así como quitar trabas que entorpecen la renta de propiedades.

Entre las ventajas que resultan atractivas para los arrendadores se encuentra poder cobrar precios por noche y así obtener ingresos mensuales más elevados, en comparación con el esquema tradicional. Las llamadas temporadas altas (como Semana Santa, verano o Navidad) permiten cobrar una tarifa mayor debido a la demanda. Mientras que en épocas de baja ocupación, los propietarios pueden hacer uso personal del inmueble.

Además, las plataformas especializadas en cortas estancias permiten conocer un poco a los futuros inquilinos pues, por lo general, cuentan con valoraciones por parte de otros dueños, así como con filtros de registro.

Sin embargo, este esquema también presenta inconvenientes, relacionados sobre todo con los ingresos y la gestión de las unidades. Si bien cobrar tarifas por noche representa una ventaja respecto a la renta tradicional, nadie asegura que la casa o departamento se alquilará durante todo el año.

Incluso, en temporadas de baja demanda puede ser necesario bajar el precio para atraer a más usuarios.

Los clientes que optan por esta modalidad prefieren, sobre todo, inmuebles con amenidades como terrazas, balcones, gimnasio o alberca.

De no contar con estas, el proceso de alquiler se complica. Comúnmente, en este tipo de renta son los propietarios quienes se encargan de cubrir los gastos de luz, agua, gas e internet, contrario a las de uso habitacional, en las que los arrendatarios asumen el pago de dichos servicios.

El sistema de corta estancia exige más tiempo de los propietarios. Es necesario estar al pendiente de los requerimientos o problemas de los inquilinos, así como ocuparse de la limpieza cada que ingresa alguien nuevo y llevar a cabo una revisión periódica de las condiciones del inmueble. Entre más personas hagan uso de la propiedad, hay mayor posibilidad de afectaciones.

Decidirse por uno u otro esquema depende de diferentes factores, entre ellos se consideran la ubicación del inmueble y las condiciones en que se encuentre, además de los objetivos del propietario: si busca generar más dinero por el alquiler de la vivienda destinando tiempo a su gestión o si prefiere mayor estabilidad y menos riesgo con inquilinos a largo plazo.

SUN