Lunes, 27 de Mayo 2024
null
México

Colosio pide a AMLO indulto para el asesino de su padre

El alcalde de Monterrey llama a la reconciliación y pide que el asesinato de su padre no se reviva cada sexenio con intenciones políticas

El Informador

El alcalde de Monterrey, Luis Donaldo Colosio, pidió ayer al Presidente, Andrés Manuel López Obrador, indultar a Mario Aburto, el magnicida confeso de su padre asesinado en 1994.

Colosio pidió “dar carpetazo” al tema, “estoy apelando a la compasión del Presidente, yo diría que mejor indulte a Mario Aburto, que lo indulte, que ponga carpetazo final a este asunto”, dijo.

El alcalde de Monterrey añadió que eso permitiría la sanación de todos, tanto de la familia como de México.

“Iniciemos un camino hacia la reconciliación, a través del perdón, pero sobre todo a través del respeto”, indicó.

El político, quien buscará ser senador en las elecciones del 2 de junio con Movimiento Ciudadano, argumentó que las autoridades buscan reabrir cada tres o seis años el caso en cada periodo electoral para sacar ventaja política. “Yo creo que antes deberían de salir a explicar qué es lo que quieren lograr, este asunto ha estado ya muy manoseado, yo creo que no es justo para la gente, incluida la familia, estén dando falsas esperanzas, que estén reciclando el tema con tal de sacar alguna raja política”, comentó.

Mario Aburto Martínez. En este año podría determinarse si continúa en prisión u obtiene su libertad por el caso Colosio. ESPECIAL

En caso Colosio hubo segundo tirador: FGR

La Fiscalía General de la República (FGR) afirmó que existió un segundo tirador en el homicidio del candidato presidencial Luis Donaldo Colosio, el 23 de marzo de 1994, en Tijuana, Baja California, por lo que va a recurrir al procedimiento de apelación, luego de que el juez Quinto de Distrito de Procesos Penales Federales negó girar la orden aprehensión.

La dependencia señaló que hace 20 días el juez Jesús Alberto Chávez Hernández actuó con evidente parcialidad, y quebrantó los principios obligatorios de valoración y análisis de pruebas presentadas, que implican a Jorge Antonio Sánchez, agente del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN).

El agente fue asignado a cubrir al entonces candidato presidencial, posteriormente lo liberaron en un encubrimiento delictivo en el que estuvo vinculado Genaro García Luna, quien era Subdirector Operativo en el CISEN y quien lo rescató en Tijuana.

De acuerdo a la Fiscalía, las pruebas presentadas en contra del agente, demuestran su presencia en el lugar del homicidio, en el mismo momento del crimen, cuando hubo una diferencia de segundos entre ambos disparos.

“Todas las pruebas aportadas por la FGR, y en especial las de análisis de sangre, demuestran que en la ropa de dicho acusado se encontró el tipo de sangre de la víctima. Las pruebas de rodizonato señalan que el acusado, en ese lapso, disparó un arma.

“Un gran número de testimonios señalan al acusado en el lugar de los hechos, al momento de los disparos, del cual huyó; y niegan que él haya ayudado a transportar a la víctima. Un buen número de testimoniales también ratifican su detención cuando traía la ropa manchada con sangre de la víctima", refirió la Fiscalía.

Abundó, además, que no existe ningún video dirigido hacia el área donde estaba el segundo tirador, motivo por el cual esa prueba no puede favorecer, en modo alguno, al responsable de ese segundo disparo.

Su hijo, pide “dar carpetazo”

Luis Donaldo Colosio Riojas pidió “dar carpetazo” al tema, que ha cobrado relevancia porque la Fiscalía General de la República (FGR) intenta revivir el caso con el argumento de que existió un crimen de Estado desde el Gobierno de Carlos Salinas de Gortari que involucró a agentes del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen).

“Yo creo que antes deberían de salir a explicar qué es lo que quieren logar, este asunto ha estado ya muy manoseado, yo creo que no es justo”, comentó.

Afirmó que el caso debe quedar en manos de otra justicia porque la de México le quedó a deber tras el asesinato, ocurrido el 23 de marzo de 1994 en la fronteriza ciudad de Tijuana: “Hoy lo que queremos es dar vuelta a la página”.

Sobre la hipótesis de que el asesinato fue un crimen de Estado pidió que, si la FGR tiene elementos, que lo demuestre, así como aseguró que a la familia no la han buscado para plantear novedades del magnicidio.  

Luis Donaldo Colosio Riojas (centro) pidió al presidente López Obrador indultar a Mario Aburto para evitar que el caso se utilice políticamente cada tres y seis años cuando hay elecciones. SUN/ESPECIAL

Desde el día de los hechos hasta hoy

La tarde del miércoles 23 de marzo de 1994, Luis Donaldo Colosio Murrieta, fue asesinado al recibir dos disparos de arma de fuego, uno en la cabeza y otro en el abdomen por parte de Mario Aburto Martínez, quien fue aprehendido de forma inmediata por la seguridad del entonces candidato a la Presidencia por el PRI.

Esa misma noche, en su primera declaración ministerial, Aburto Martínez confesó ser el autor intelectual del asesinato.

Al día siguiente, en la mañana del 24 de marzo, acusado por los delitos de homicidio calificado y portación ilegal de arma de fuego, el asesino confeso de Luis Donaldo Colosio fue trasladado vía aérea al Centro Federal de Readaptación Social Número 1, en Almoloya de Juárez, Estado de México.

Desde 1996 hasta 2004, las investigaciones del caso tomaron diferentes rumbos en los que se discutió, aceptó y desechó nuevamente la posibilidad de que el asesinato de Colosio Murrieta fuera planeado y llevado a cabo por diferentes tiradores como parte de un complot político para sustituir al candidato debido a problemas con el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari y otros móviles que fueron descartados, quedando solamente Aburto Martínez como responsable del asesinato.

TELÓN DE FONDO

Suprema Corte revisará amparo a Mario Aburto

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) admitió a trámite el recurso de revisión de la Fiscalía General de la República (FGR) contra el amparo que un Tribunal Colegiado concedió en octubre a Mario Aburto Martínez, y que echó abajo la sentencia de 45 años de prisión que se le impuso por el asesinato del excandidato presidencial del PRI, Luis Donaldo Colosio Murrieta.

El recurso se turnó al ministro Jorge Mario Pardo Rebolledo, quien determinará si confirma o desecha el amparo a favor de Aburto Martínez, preso en el Centro Federal de Readaptación Social Número 12 “CPS Guanajuato”. La FGR impugnó la resolución para que sea la Corte la que tenga la última palabra en este asunto.

En octubre de 2023, el Primer Tribunal Colegiado de Apelación dejó sin efecto la condena de 45 años de cárcel dictada en 1994 contra  Aburto Martínez, y ordenó a un juez dictar una nueva sentencia conforme a lo que establecía el Código Penal de Baja California en esa época. Al momento del magnicidio, registrado el 23 de marzo de 1994, el delito de homicidio doloso se castigaba en dicha entidad con una pena de 15 a 30 años de prisión, por lo que la nueva sentencia contra Aburto Martínez no deberá exceder los 30 años, y en este año se daría por cumplida y saldría en libertad terminando con el caso.

Plaza de la Unidad y la Esperanza, en la colonia Lomas Taurinas, en Tijuana, donde fue asesinado el candidato del PRI. NOTIMEX/Archivo

TELÓN DE FONDO

CNDH se deslinda del abogado González Schmal

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) rechazó las declaraciones que hizo recientemente el abogado Jesús González Schmal en torno a que Mario Aburto no asesinó al excandidato presidencial del PRI, Luis Donaldo Colosio.

En un comunicado, la Comisión Nacional destacó que el referido legista no labora en el organismo como él ha señalado en diversas entrevistas.

“El señor Jesús González Schmal fue funcionario de esta Comisión Nacional por espacio de nueve meses, pero dejó de tener toda relación laboral con la CNDH el 15 de enero de 2022, por lo que cualquier declaración vertida por él en torno a este u otros casos en los que tuvo participación como funcionario, no sólo no reflejan la postura de esta Comisión Nacional, sino que son irresponsables y además contravienen nuestros Códigos de Ética y de Conducta que él se comprometió a observar y respetar al momento en que causó alta dentro de nuestra institución”, aclaró.

El organismo que dirige Rosario Piedra Ibarra calificó las declaraciones vertidas por González Schmal de “contradictorias y mentirosas”, por lo que “ponen en riesgo el seguimiento de la Recomendación 48VG/2021 emitida por esta Comisión, y las investigaciones del Caso Colosio”.

Destacó que la CNDH mantiene contacto permanente con Mario Aburto Martínez y con su familia, y también con sus abogados defensores, y González Schmal en ningún momento ha tenido información que lo acredite como se ostenta.

EL DATO

¿Chivo expiatorio o el asesino?

En el expediente del juicio, le realizaron tres estudios psicológicos con resultados distintos: en el primero le diagnosticaron rasgos narcisistas, conductas antisociales y poca tolerancia a la frustración; el segundo estudio lo define con personalidad paranoide y sociopática.

Y en el tercero se le encontró que es un paciente psiquiátrico con emociones turbulentas que en ocasiones presenta acciones impulsivas.