Martes, 21 de Enero 2020
null
Jalisco

Aumentan detenciones por escándalos en la vía pública

Este motivo llevó a la detención de ocho mil 175 personas en Guadalajara entre el 1 de enero y el 25 de noviembre de este año

El Informador

Ocho de cada 10 arrestos por faltas administrativas en Guadalajara y Zapopan son por personas que causan escándalos en la vía pública, alteran la tranquilidad y el orden.

La Policía tapatía informa que, del 1 de enero al 25 de noviembre de 2019, suman 10 mil 829 detenidos por faltas administrativas; de los cuales ocho mil 175 fueron por realizar escándalos en la vía pública. En el comparativo con 2016, la Dirección de Justicia Municipal confirma que se duplicaron este tipo de anomalías, pues en ese año se documentaron cuatro mil 559 detenidos.

Las colonias con mayor incidencia por las faltas administrativas son el Centro Histórico, el barrio de Analco, El Santuario, Las Conchas, Lomas de Polanco, El Retiro, San Juan de Dios, Chapultepec, Americana, Echeverría y La Perla.

Por su parte, los Juzgados Municipales de Zapopan registran cinco mil 653 arrestos de enero a octubre de 2019 por las mismas faltas. En comparación con el año pasado se duplicaron las sanciones, pues en 2018 se reportan solamente dos mil 396 expedientes.

Las principales sanciones documentadas entre el 1 de enero y el 25 de noviembre de este año en Guadalajara son por causar escándalo en la vía pública (ocho mil 175 faltas), ingerir bebidas embriagantes en las calles (mil 232), entorpecer el estacionamiento y tránsito de vehículos (399), proferir insultos a las autoridades (355) y por estar bajo los efectos de algún enervante (188).

David Coronado Arias, jefe del Laboratorio de Estudios sobre Violencia de la Universidad de Guadalajara (UdeG), remarca que los reglamentos de Policía y Buen Gobierno, que fijan las sanciones administrativas, pretenden mantener el orden social para que existan relaciones armónicas entre los habitantes. Por eso recomienda que se fomente una educación que apele a la igualdad de la diversidad en las colonias y los barrios, con la misión de evitar conflictos.

El centro de Guadalajara es una de las zonas con más incidencias de faltas administrativas. EL INFORMADOR/Archivo

Por escándalos, ocho de cada 10 llegan a los Juzgados Municipales

Irma Juárez relata que un grupo de hombres se sentaba en las banquetas a tomar bebidas alcohólicas y también para molestar a las mujeres que pasaban por la zona de Medrano. El problema era que los hombres comenzaban con los escándalos por la noche.

“Gritaban, pateaban botes y hasta se peleaban y se amenazaban entre ellos. Por el día no podías caminar por la zona; por la noche no podías dormir. De un tiempo para acá ya no están, quizá se movieron, aunque creemos que los reportaron ante la Policía”.

Este año, ocho de cada 10 arrestos por faltas administrativas en Guadalajara y Zapopan son por personas que causan escándalos en la vía pública, alteran la tranquilidad o provocan escándalos que molestan a los vecinos.

La Comisaría de Guadalajara informa que, del 1 de enero al 25 de noviembre de 2019, registran 10 mil 829 detenidos por faltas administrativas; de los cuales ocho mil 175 son por realizar escándalos en la vía pública.

Jorge Montiel, director de Comunicación de la Comisaría tapatía, detalla que las faltas se aplican, por ejemplo, a las personas que gritan en las calles, agreden a otros ciudadanos y originan riñas. “Cualquier indicio de escándalo que afecte a los demás es cuando nosotros procedemos, con base en las peticiones y quejas de la ciudadanía. Acudimos, se verifica que la persona esté en ese supuesto, se le hace saber que se quejaron de él y se remite al juez municipal”.

Precisa que las colonias con mayor incidencia en las faltas administrativas son el Centro Histórico, el Barrio de Analco, El Santuario, Las Conchas, Lomas de Polanco, El Retiro, San Juan de Dios, Chapultepec, Americana y La Perla.

Por su parte, Zapopan reporta que cuatro mil 676 personas fueron puestas a disposición de los Juzgados Municipales por haber cometido alguna falta administrativa señalada en el Reglamento de Policía y Buen Gobierno, de un total de cinco mil 653, lo que también representa ocho de cada 10.

Susana del Pilar, directora de la asociación civil Acortar Distancias, donde se trabaja para disminuir las conductas violentas en las familias, considera que esta situación puede reflejar que las personas no tienen opciones para vivir el ocio de manera más sana, ya sea porque viven jornadas laborales muy extensas o por condiciones de vulnerabilidad. “Hay que hacer más esfuerzos para que tengan educación de sus emociones y que esto determine sus acciones. Porque no necesariamente cometen un delito, pero sí es una disfuncionalidad social que afecta en la convivencia”.

GUÍA

Refuerzan vigilancia por quejas vecinales

  • Jorge Montiel, director de Comunicación de la Comisaría de Guadalajara, enfatiza que al inicio de la administración realizaron un análisis sobre la situación del municipio en relación a las faltas administrativas, a raíz del cual identificaron las zonas de mayor incidencia.
  • Explica que los vecinos señalaban en las reuniones a más personas que agredían a otras en la vía pública, que ingerían bebidas alcohólicas o hacían sus necesidades fisiológicas en la calle. “A partir de esas inquietudes se empezaron a tomar acciones por medio del patrullaje. Todo esto se hizo a partir de la solicitud ciudadana… sentían inseguridad en los caminos que recorrían hacia sus casas, trabajos o escuelas”.
  • Afirma que implementaron un operativo permanente para garantizar el orden público. Dice que, por ejemplo, comenzaron con la atención de reportes de la Antigua Central Camionera, debido a que personas que comenzaban a consumir bebidas alcohólicas desde temprano molestaban a los pasajeros. Sin embargo, aunque hay ciudadanos en situación de calle que suelen pernoctar en varios espacios públicos, la mayor parte de los infractores no entra en esta categoría.
  • Para la Comisaría de Guadalajara, acentúa, es muy importante que las personas reporten cualquier conducta que las haga sentir lastimadas o invadidas en su privacidad. “Hacemos un llamado a que nos den un voto de confianza, seguimos trabajando para tener un entorno más tranquilo”.

TELÓN DE FONDO

Aumentan arrestos

La Dirección de Justicia Municipal de Guadalajara reporta un aumento en las faltas administrativas. En el año 2016 se sancionaron a cuatro mil 559 personas, mientras en 2017 fueron ocho mil 437. El año pasado sumaron seis mil 629 y, en 2019, ya van 10 mil 829 detenciones.

Las principales sanciones documentadas entre el 1 de enero y el 25 de noviembre de este año son causar escándalo en la vía pública (ocho mil 175), ingerir bebidas embriagantes en la vía pública (mil 232), entorpecer el estacionamiento y tránsito de vehículos (399), proferir insultos a las autoridades (355), estar bajo los efectos de algún enervante (188), hacer necesidades fisiológicas en vía pública (66) y riñas (33), entre otros. Aunque existe la falta de impedir, obstaculizar o estorbar de cualquier forma el uso de la vía pública, esta acción no se castiga tanto como las anteriores.

Por su parte, el área de Juzgados Municipales de Zapopan registra cinco mil 653 arrestos de enero a octubre de 2019. En comparación con el año pasado, se emitieron dos mil 396 faltas administrativas; menos de la mitad.

En 2019, los principales motivos son alterar la tranquilidad o el orden público, así como causar escándalos en lugares públicos o privados que molesten a vecinos (cuatro mil 676), ingerir bebidas alcohólicas en lugares públicos no autorizados (611) y hacer necesidades fisiológicas en lugares no autorizados (178), entre otros.

De las cinco mil 653 faltas, solamente 116 fueron cometidas por mujeres.

En 2018, los principales motivos de arresto fueron causar escándalos en lugares públicos o privados que molestaron a vecinos (mil 244), alterar la tranquilidad o el orden público (409), ingerir bebidas alcohólicas en lugares públicos no autorizados (358), hacer necesidades fisiológicas en lugares no autorizados (159), quebrantar sellos (48) y entorpecer la correcta prestación de los servicios públicos (35).
De acuerdo con el Reglamento de Policía y Buen Gobierno de Zapopan, las faltas se castigan en tres rubros: amonestación con apercibimiento, multa y arresto administrativo.

El Artículo 83 describe que para la imposición de sanciones se debe tomar en cuenta la naturaleza y la gravedad de la acción u omisión, así como los medios empleados para ejecutarla; la edad, educación, ilustración, las costumbres y la conducta precedente del infractor, los motivos que lo impulsaron o determinaron a cometer la conducta, así como sus condiciones socioeconómicas.

Insultan a la autoridad

La Dirección de Juzgados Municipales de Tlajomulco informa que, entre el 1 de enero de 2018 y el 25 de noviembre de 2019, registra que dos mil 438 personas fueron remitidas por faltas administrativas.

A diferencia de Guadalajara y Zapopan, en este municipio el principal agravio es insultar a las instituciones públicas o representantes, con mil 459 sanciones. Le siguen acciones como ingerir bebidas alcohólicas en zonas prohibidas (285), consumir estupefacientes (187), molestar bajo el efecto de las drogas o sustancias (104), causar escándalos en lugares públicos o privados que molesten a vecinos (61), además de pleitos y riñas (51).

Según el Reglamento de Bando de Policía y Buen Gobierno de Tlajomulco, “se aplicará una multa por el equivalente de 10 a 50 veces la Unidad de Medida de Actualización (UMA) al ciudadano que profiera insultos a los cuerpos policiales o cualquier otra autoridad cuando actúe en ejercicio de sus funciones, o entorpezcan la labor de los órganos o agentes encargados de prestar el servicio de seguridad pública”.

En el caso del consumo de bebidas embriagantes se aplica una multa por el equivalente de 10 a 80 veces la UMA. Se entienden como sitios públicos los de uso común o de libre tránsito, como plazas, calles, avenidas, pasos a desnivel, vías terrestres de comunicación, paseos, andadores, jardines, parques y áreas verdes. Además de espacios como mercados, centros de recreo, deportivos o de espectáculos, entre otros.

De acuerdo con la reglamentación, cuando de manera pacífica se ingieran bebidas alcohólicas afuera de la vivienda particular de alguno de los presentes, “los elementos de la Policía los invitarán, hasta en dos ocasiones, a ingresar al domicilio, procediendo, en caso de negativa, en los términos del presente reglamento”.

Lo anterior no se aplica si los ciudadanos incurren en desorden, proyectan un ambiente hostil o portan armas de fuego, agentes cortantes, explosivos o cualquier objeto que pueda causar daño a la seguridad.

Los Ayuntamientos de la metrópoli reportan el incremento de las detenciones por faltas administrativas. EL INFORMADOR/Archivo

San Martín de las Flores, en la mira

Tlaquepaque reporta que en 328 días del año suman ocho mil 808 faltas administrativas. De esa cantidad, la Policía Municipal comunica que la Delegación de Martín de las Flores de Abajo encabeza las sanciones, con 748. Después están las colonias de San Pedro (555), San Pedrito (404), El Vergel (374) y Las Juntas (271).

En este año también se documentan más acciones que 2018, cuando sumaron siete mil 979 faltas.

La Policía indica que los comportamientos con mayor reincidencia son ingerir bebidas alcohólicas en lugares públicos no autorizados (dos mil 887), agresión física hacia las personas (dos mil 102), alterar la tranquilidad o el orden (mil 636), consumir estupefacientes, psicotrópicos o inhalar tóxicos en la vía pública (mil 429) y molestar a las personas bajo los efectos de sustancias (754).

En el reglamento municipal se detalla que cuando los detenidos se encuentren a disposición del juez municipal serán retenidos en las celdas del juzgado, previa valoración médica y aseguramiento de sus bienes y de los objetos que resultaren como pruebas de la detención.

Sin embargo, si los arrestados se encuentran bajo los efectos del alcohol, estupefacientes o sustancias tóxicas, se les retendrá en áreas de seguridad.

Padece por los colonos escandalosos

Omar Delgado lamenta que vecinos de la colonia El Sauz padecen contantemente por las actitudes de personas que causan escándalos, ya sea por ruido, gritos o riñas en la vía pública.

Cuenta que, al lado de donde vive, hay un espacio que frecuentemente utilizan para realizar fiestas y reuniones. El conflicto es que empiezan desde temprano y los eventos duran toda la madrugada, incluso hasta 12 horas seguidas. “Los sábados empiezan desde dos de la tarde, pero se debe terminar a una hora razonable. No tengo problema de que hagan fiestas, pero que se comporten. Hace 15  días se pelearon y no dejaron descansar, todos sus gritos se alcanzaban a escuchar en la cuadra”.

Además, a poca distancia hay un casino, por lo que es frecuente que las personas se peleen o hagan sus necesidades fisiológicas en las banquetas, lo que genera un problema de salud pública.

Los vecinos han reportado los hechos a la Policía, pero la situación no mejora.

Multan a los primeros por acoso sexual callejero

Michelle Díaz, de 21 años de edad, caminaba por la colonia Lomas de Zapopan cuando un grupo de sujetos comenzó a acosarla. Asustada, aceleró el paso y se refugió en una tienda de conveniencia.

“Vi que uno de ellos comenzó a seguirme y me dio miedo. Le llamé a mi mamá para que fuera por mí”.

La joven tapatía contesta que no sabía que el acoso sexual se puede sancionar ni tampoco ha escuchado mucho al respecto.

“Me asusté porque fue una situación diferente a las demás; es decir, es muy común que te griten cosas en la calle, pero de eso a que te sigan es distinto”.

En abril de este año, el Ayuntamiento de Guadalajara modificó su Reglamento de Policía y Buen Gobierno para clasificar el acoso callejero como una falta. La acción ya se castiga con sanciones de hasta cinco mil pesos y arrestos de 36 horas, como máximo. La reforma incluye multas de entre dos mil 500 y cinco mil pesos, además de la obligación de asistir a cursos de sensibilización en caso de reincidencia.

Vía Transparencia, la Dirección de Justicia Municipal de Guadalajara detalla que hasta el pasado 7 de noviembre se tenía el conocimiento de que la Comisaría puso a disposición a ocho personas por acoso sexual callejero.

El acoso “consiste en molestar a otra persona a través de acciones, expresiones o conductas de naturaleza o connotación sexual, que generen una situación intimidatoria, de incomodidad, degradación, humillación o un ambiente ofensivo”, describe la dependencia.

La Dirección de los Juzgados Municipales de Zapopan responde que solamente se ha sancionado a una persona por “acosar, hostigar, emitir burlas, palabras y/o piropos obscenos o de índole sexual, así como realizar actos de exhibicionismo que afecten a la dignidad y ofendan a las personas”.

Por su parte, aunque en Tlajomulco también se aprobó que el acoso sexual sea una falta administrativa, todavía no hay sancionados. Se prevé que las infracciones sean de una multa equivalente hasta 80 veces la UMA.

En Tlaquepaque no se tiene el registro de sanciones, aunque documentan tres denuncias por acoso sexual.

Atención

El número telefónico para reportar violencia contra mujeres en Guadalajara es el 1201-6507.

Los talleres, para disminuir problemas

La directora de la asociación civil Acortar Distancias, Susana del Pilar, comparte que en la organización impulsan un modelo de acompañamiento familiar para el desarrollo de la inteligencia emocional, a través de cursos en donde se trabaja para disminuir las conductas violentas. “Son talleres reactivos, lo que intentamos hacer es reaccionar ante esto dando una oportunidad a la población, con la finalidad de que la comunidad desarrolle resiliencia”.

Explica que muchas veces la violencia dentro del hogar impide el desarrollo pleno de las emociones. Describe que primero comenzaron a tratar a niños con problemas de conducta, pero como no mostraban un cambio significativo, decidieron incluir a todos los integrantes de la familia; incluso, hay un taller exclusivo para hombres.

Las personas que se inscriben reciben un acompañamiento durante dos años, tiempo en el que se les brindan talleres deportivos, artísticos y de habilidades.

Acentúa que los niños se convierten en un factor de cambio y aprenden a negociar, además de que la comunidad se vuelve más tranquila. El lugar está ubicado en la colonia Miramar, en Zapopan, conocida como una de las zonas con mayor desigualdad. “Abonamos para que la comunidad sea más tranquila, o que cuando les toque tomar decisiones de vida sean decisiones reflexivas o críticas. Tenemos testimonios de que gracias al acompañamiento han decidido no entrar en el crimen o que los ayudó a no dejar sus estudios… también  para definirse en lo laboral”.

Menciona que el objetivo es que las familias sean más funcionales y se contribuya en la eliminación del ciclo de vulnerabilidad.

Remarca que cuando no se trabaja en las emociones, se llegan a cometer crímenes por cosas nimias, como tener una mala relación con los vecinos.

Opina que, más que una política gubernamental, hay que buscar soluciones por medio de organismos de la sociedad civil. “De personas que queremos transformar realidades, que actuamos para que esto realmente se lleve a cabo”.

Apoyo

Personas o familias que tengan interés en conocer el trabajo de Acortar Distancias pueden acudir a Prolongación Guadalupe número 3185. También llamar al teléfono 3133-5568.

Ante problemas vecinales, Guadalajara ofrece los Centros de Mediación. EL INFORMADOR/Archivo

LA VOZ DEL EXPERTO

“Violencia momentánea”

David Coronado Arias (jefe del Laboratorio de Estudios sobre Violencia de la UdeG).

David Coronado Arias subraya que los reglamentos de Buen Gobierno, que fijan las sanciones administrativas, buscan mantener el orden social para que existan relaciones armónicas entre los habitantes de las poblaciones.

En ese sentido, los comportamientos que se salen de las pautas establecidas conllevan a una expresión de “violencia momentánea”. “Obedecería a que todos quieren imponer su propia visión sobre la de los demás. Quien tiene poder lo que hace es que impone su punto de vista sobre el resto. Es un acto violento y, como está normalizado, lo hacemos cotidianamente”.

Abunda en que, por ejemplo, eso se nota cuando una persona pone música a todo volumen o se estaciona en la cochera de alguien sin su permiso. “Son acciones que podrían estar reflejando la violencia cultural a nivel social. Si a nivel social hay tanta desigualdad, tan poca solidaridad, qué importa tapar una cochera o poner música a todo volumen”.

Considera que es indispensable desarrollar empatía, dialogar y establecer puntos de vista comunes.  “Podrían ser varias salidas, como la educación. Esto implicaría priorizar el respeto aunque sean situaciones en las que no pensemos igual”.

Sigue: #DebateInformador

¿Cuáles son los principales problemas en la vía pública?

Participa en Twitter en el debate del día @informador