Domingo, 26 de Mayo 2024
null
Internacional

Argentina: Inicia decreto que contempla profundas reformas económicas

El DNU tiene 300 normas derogadas o modificadas, pero Milei sólo mencionó 30; está en potestad de diputados y senadores aprobarlo o rechazarlo 

El Informador

El presidente Javier Milei desmontó por decreto más de 300 regulaciones que pesaban sobre distintas actividades económicas para poner fin a la “intromisión” del Estado en la vida cotidiana de los argentinos, lo que según él ha sido la causa de la decadencia económica del país sudamericano.

El trabajo, la salud, el consumo, la renta de viviendas, el turismo, las comunicaciones y hasta el futbol fueron alcanzados por el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU), anunciado el miércoles por el mandatario, y que supone un cambio radical de reglas de juego en un país con una cultura de fuerte intervencionismo estatal.

“El Estado se ha vuelto una máquina de impedir el comercio, el trabajo, la producción, el ahorro, la inversión, la generación de riqueza, el crecimiento económico y, fundamentalmente, la libertad”, sostuvo el mandatario en un mensaje en cadena nacional.

A cambio, Milei propuso “un sistema económico basado en decisiones libres, adoptadas en un ámbito de libre concurrencia, con respeto a la propiedad privada y a los principios constitucionales de libre circulación de bienes, servicios y trabajo”.

A continuación, un detalle de algunas de las medidas anunciadas por Milei y qué obstáculos legales y políticos pueden afectar su implementación.

¿En qué consiste un decreto de necesidad de urgencia?

Es una facultad del Poder Ejecutivo de emitir disposiciones de carácter legislativo en “circunstancias excepcionales”.

Según el Gobierno, la gravedad de la situación económica en Argentina “no admite dilaciones y hace que sea imposible esperar el trámite normal de formación y sanción de las leyes”.

¿Qué regulaciones quedaron sin efecto?

En su discurso, Milei sólo mencionó 30. Pero en el decreto se incluyen más de 300 normas derogadas o modificadas.

En materia laboral, introdujo cambios que desafían el poder de los sindicatos e implican un cambio en una legislación que hasta ahora ha favorecido a los trabajadores.

Por un lado, restringió el derecho a huelga en actividades esenciales como servicios hospitalarios, educación y transporte. Y abrió el juego para nuevos mecanismos de indemnización que harán menos engorroso el despido de empleados.

El decreto eliminó todas las herramientas de control de precios en un contexto de inflación interanual de más de 160% que, según las previsiones de los analistas, llegará a 200% al terminar el año.

Además, derogó la ley de alquileres para que plazos y moneda se definan libremente entre partes, modificó el marco regulatorio de la medicina privada para que las empresas fijen valor de cuota sin autorización previa del Estado, liberó el mercado aeronáutico y de las telecomunicaciones satelitales y limitó controles sobre empresas emisoras de tarjetas de crédito.

¿Está vigente el decreto?

Sí, pero requiere ser convalidado por el Congreso. Según la norma, diputados y senadores no pueden modificar el texto y su potestad es aceptarlo o rechazarlo con el voto de la mitad más uno de los miembros presentes en cada cámara.

¿Es constitucional el DNU?

La mayoría de los constitucionalistas coincidieron que el decreto avanzó sobre facultades del Congreso, ya que muchas de las disposiciones no estarían justificadas dentro de un contexto de “circunstancia excepcionales”.

Desde la madrugada del jueves, los argentinos se han manifestado en las calles. AFP/L. Robayo

Fernández critica  “catastrófica situación”

A once días de haber dejado la presidencia argentina, Alberto Fernández anunció su partida a España en vuelo de Aerolíneas Argentinas y volvió a criticar el Gobierno de Javier Milei. Advirtió por “la catastrófica situación económica” tras la difusión del Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que fue presentado el miércoles por la noche a través de un video grabado y transmitido por cadena nacional.

“Estoy partiendo a España en vuelo de Aerolíneas Argentinas, nuestra línea de bandera, para reencontrarme con mi familia y pasar con ellos la Navidad y el Año Nuevo. Sigo en permanente contacto con los dirigentes de mi partido para hacer frente a los acontecimientos imperantes”, expresó el ex presidente en X.

“Prontamente estaré de regreso para seguir trabajando como un militante más junto a los compañeros y compañeras, en unidad, ante la catastrófica situación económica que resultará de las medidas adoptadas por el actual Gobierno nacional”, apuntó Fernández.

SUN

Una mujer golpea una cacerola durante una manifestación contra las medidas anunciadas el presidente Javier Milei, frente al Congreso de la Nación en Buenos Aires. EFE/J. Roncoroni

Los “cacerolazos” volvieron a las calles argentinas

Entre la medianoche y la madrugada del jueves las calles de Buenos Aires se cubrieron con el estruendo metálico que genera golpear utensilios de cocina contra cacerolas. Acompañados por bocinazos y bajo el grito de “¡El pueblo no es casta!”, centenares de personas rodearon el Congreso de la Nación para protestar contra la terapia de choque económica decretado por el presidente Javier Milei.

Armado con una cuchara de madera y una cazuela vieja, Darío, un trabajador ferroviario de 55 años, observaba con un gesto de aprobación a los manifestantes que se colgaban de las rejas del Parlamento para arengar a la multitud cercana. Su indignación como ciudadano y como trabajador lo había llevado hasta ese lugar, confesó.

“Las medidas que anunció Milei por decreto, tras cumplirse cuarenta años de democracia, es una cosa impensada en la Argentina. Sentí en mi corazón la necesidad de estar acá para mostrar mi desaprobación. Estoy lleno de alegría por ver que miles de argentinos han sentido lo mismo”, expresó.

Por la noche, Milei apareció en una cadena nacional de televisión rodeado de su gabinete en pleno para anunciar un plan de desregularización de la economía y el sector público con más de 300 medidas que desregulan leyes y normas, aunque se limitó a leer sólo treinta de ellas.

EFE